CONTENIDO PATROCINADO

El doctor apunta que «los pilares de cualquier deportista son cuatro: entrenamiento, descanso reparador, una buena nutrición y que las lesiones deportivas sean diagnosticadas lo mejor y antes posible. Con todo ello conseguiremos esa mejor versión que todo deportista quiere alcanzar»

Cinthya Martínez

Enero suele considerarse un punto de inflexión. Hacemos balance de los últimos meses y buscamos incorporar nuevos hábitos a nuestra vida. Uno de ellos suele ser el deporte. Aquellas personas que no lo practican, empiezan a plantearse si apuntarse al gimnasio u otro tipo de práctica deportiva. Sin embargo, no todos estamos preparados para las mismas actividades y ser conscientes de ello, junto con otros factores, son vitales para prevenir lesiones. Las abordamos en profundidad con Carlos Lariño, médico con amplia experiencia en medicina deportiva y coordinador del Centro Médico Quirónsalud A Coruña, situado en los bajos del estadio de Riazor. Con más de veinte años de experiencia, el doctor Lariño es médico de referencia en varios clubes deportivos de la ciudad: Real Club Deportivo de A Coruña, Básquet Coruña, Hockey Liceo y OAR de Balonmano.

—¿Cuáles son las lesiones más frecuentes en personas que practican deporte o hacen ejercicio con frecuencia?

—Sin duda las musculares junto a las tendinosas, suponen casi dos tercios de todas las lesiones que nos encontramos en consulta. 

—Ante una lesión, ¿cómo se debe actuar?

—Lo primero es tener un buen diagnóstico, para ello es necesario que un médico realice una historia clínica, te explore y pida las pruebas complementarias necesarias para confirmar el diagnóstico. Después hay que aplicar el tratamiento adecuado, en el que una parte muy importante está en la fisioterapia. Pero lo que no es recomendable, es invertir este proceso e ir primero al fisioterapeuta. La medicina está en constante avance y hoy en día se aplican tratamientos muy novedosos que antes no conocíamos, de la misma manera sabemos que cuanto antes podamos movilizar con seguridad una zona lesionada tendremos un mejor pronóstico para el paciente. 

 —¿Es correcto mantener reposo ante una lesión muscular o de tendón?

—En realidad, no. Lo que lleva la medicina de hoy en día es todo lo contrario. Cuanto antes podamos movilizar, respetando los tiempos de reparación de la lesión, mejor. Además un deportista no puede perder su capacidad aeróbica en el transcurso de esta, debe seguir trabajando en el gimnasio con su entrenamiento, pero de una forma controlada. En ocasiones, por ejemplo, la piscina nos permite entrenar a deportistas sin impacto, hay que adaptar e individualizar la tarea a cada lesión y a cada deportista. 

—¿Las lesiones en niños pequeños son diferentes a las de los adultos?

—Las lesiones musculares y tendinosas son similares a cualquier edad, aunque es cierto que cuanto más joven se suelen recuperar antes de ellas porque tienen mejor capacidad regenerativa. Los niños tienen una peculiaridad, y es que en su proceso de crecimiento, puede darse un tipo de lesión muy característica que se denomina apofisitis, más frecuentes en la rodilla y en el talón y que suelen evolucionar bien con terapias antiinflamatorias y reposo deportivo en la zona.

—En cuanto al proceso de recuperación, ¿es el mismo también?

—No, los niños se recuperan mucho antes porque tienen mucha más capacidad regenerativa para poder reparar las lesiones. En realidad, las lesiones óseas y tendinosas nosotras no las reparamos, las repara el propio cuerpo. Si tienes 15 años posees una capacidad regenerativa mucho mayor que la puede tener una persona de 60 años. Por eso en consulta utilizamos algunas terapias como los factores de crecimiento para este tipo de lesiones. Hay pacientes a los que le hacen falta que lleguen una serie de sustancias que ya no tienen en gran medida y colocarlas en el sitio adecuado para que puedan regenerar lo antes posible y con mejor calidad en esa cicatriz. 

—¿Se puede prevenir una lesión? Y en el casó de que sí, la gran pregunta sería cómo conseguirlo. 

—Podemos intentarlo, pero como es evidente no lo conseguimos siempre. Sabemos que es importante realizar un buen calentamiento que incluya movilidad articular de las zonas que vamos a entrenar pero, a pesar de tod,  no podemos garantizar su prevención.

—¿Y a la hora de sufrir una lesión, esta puede ser menos grave si ha existido un calentamiento previo?

—La gravedad de las lesiones musculares depende de muchos factores. Hay factores externos como la temperatura, el calzado, la superficie donde se practica y otros internos que dependen de nosotros como puede ser el calentamiento previo o el estado de forma en que nos encontramos. Hay muchas personas que se están metiendo a hacer actividad deportiva y sí, es muy sana y la recomendamos a todo el mundo, pero igual no se está preparado para esa actividad que se va a realizar. Vemos muchas lesiones a consecuencia de eso, de que estás haciendo un ejercicio al que no estás adaptado.

—En esta época del año precisamente mucha gente empieza a hacer deporte como propósito de nuevo año. ¿Qué consejos darías a estos principiantes?

—Hacer ejercicio es nuestro mejor medicamento. Todas las guías lo indican, y es que cuanto más ejercicio y más intenso, mejor. Pero hay que prescribir, darle las pautas al medicamento que necesitas. Alguien que no hace ejercicio no puede empezar corriendo la maratón de Nueva York. Lo ideal es ser aconsejado en qué ejercicio hacer y cómo empezar a hacerlo. Eso sería lo ideal para prevenir todas esas lesiones. Adecuar la prescripción de ejercicio. 

—¿Sería bueno hacer una especie de chequeo antes de empezar a hacer ejercicio?

—Es muy importante. Deberíamos realizar tanto un chequeo cardiovascular para garantizar que no vamos a tener ningún problema cuando sometamos a nuestro corazón a un estrés importante, así como una exploración de nuestro aparato locomotor y así poder recomendar el mejor ejercicio para cada paciente.

—¿Cuáles son los deportes que provocan más lesiones, que más veis en consulta ahora mismo?

—Eso va un poco con la frecuencia del deporte. Lo que más vemos es fútbol porque,  como también hay un mayor número de practicantes, mayor número de lesiones. Con el pádel también estamos viendo muchas lesiones en codos, muñecas y tren inferior que no veíamos antes porque hay muchas personas que está empezando a jugar y que todavía no están preparadas para practicarlo. 

—¿Las agujetas se consideran una lesión?

—Las agujetas son microlesiones musculares, y se producen al hacer ejercicio intenso y no quiere decir que sean perjudiciales para nuestra salud en su justa medida. Son frecuentes cuando reiniciamos una actividad después de un período de descanso. En la actualidad y con los avances en las pruebas de imagen, con una resonancia magnética podemos objetivarlas.

—Se habla de muchos remedios para estas agujetas. ¿Cuáles tienen evidencia?

—Como todas las lesiones musculares, el propio cuerpo se encarga de repararlas, simplemente tenemos que garantizar los aportes energéticos y de nutrientes necesarios, así como el descanso suficiente. Un buen remedio para paliarlas es intentar, al acabar la práctica deportiva estirar bien los músculos y alternar días de ejercicio regenerativo con el entrenamiento intenso.

—Sobre la natación, ¿cuáles son sus grandes fortalezas?

—Llegados a cierta edad es muy buen deporte y el motivo es que no tiene impacto. En muchas lesiones articulares y tendinosas empezamos a movilizar en agua porque no haces impacto, el agua te amortigua. La gente con problemas de artrosis severa o problemas articulares que le cuesta volver a correr o movilizar esa articulación, en el agua es más fácil de hacer. Además es un deporte muy completo a cualquier edad al ejercitar los grandes grupos musculares del cuerpo tanto del tren superior como del inferior.

—A esas personas mayores que necesitan moverse por salud pero que no han hecho deporte antes, ¿qué se les aconseja?

—Es otro de los grandes cambios que estamos implantando en medicina deportiva. A la gente mayor siempre se le ha aconsejado que hiciera deporte sin mucho impacto, como caminar o andar en bicicleta. Es decir, deporte cardiovascular. A partir de los 30 años se pierde un 5% de masa muscular por cada década de vida, y que se relaciona con múltiples enfermedades. Hay estudios y evidencia científica para afirmar que la fuerza muscular es clave para la salud.  Estamos viendo que la gente de edad avanzada necesita complementar caminar e ir a la piscina, con otros ejercicios de fuerza que les darán cantidad y calidad de vida.

—Siguiendo con avances en materia, ¿cuál cree que es el futuro de la medicina deportiva?

—Hemos tenido un desarrollo abismal en lo que son las pruebas complementarias, en cuanto a imagen muscular y tendinosa. Ahora los diagnósticos son más certeros porque hemos ganado en tecnología. Las resonancias de ahora no tienen nada que ver con las de hace años. También hemos ganado en terapia con factores de crecimiento y células madre. Se sabe que funcionan muy bien con el músculo, el tendón y cartílago articular. Creo que el campo de la medicina deportiva va a ir caminando por ahí, intentando individualizar las lesiones y aplicar las nuevas terapias bioquímicas que tenemos, con factores de crecimiento y células madre.

Cinthya Martínez Lorenzo
Cinthya Martínez Lorenzo
Cinthya Martínez Lorenzo

De Noia, A Coruña (1997). Graduada en Periodismo por la Universidad de Santiago de Compostela, me especialicé en nuevas narrativas en el MPXA. Después de trabajar en la edición local de La Voz de Galicia en Santiago, me embarco en esta nueva aventura para escribir sobre nuestro bien más preciado: la salud.

De Noia, A Coruña (1997). Graduada en Periodismo por la Universidad de Santiago de Compostela, me especialicé en nuevas narrativas en el MPXA. Después de trabajar en la edición local de La Voz de Galicia en Santiago, me embarco en esta nueva aventura para escribir sobre nuestro bien más preciado: la salud.