Cómo ha cambiado la salud de una generación a otra: «Si le decía a mi madre que estaba ansiosa, me quitaba la ansiedad de golpe»

Lois Balado Tomé
LOIS BALADO LA VOZ DE LA SALUD

VIDA SALUDABLE

Enfrentamos a dos generaciones para hablar sobre sus distintas perspectivas sobre la salud.
Enfrentamos a dos generaciones para hablar sobre sus distintas perspectivas sobre la salud. La Voz de la Salud

Salimos a buscar a padres y madres para enfrentarlos a sus hijos y discutir sobre nutrición, salud mental o hábitos saludables. Buscamos saber si la percepción sobre la salud ha cambiado entre la generación X, los millennials y los Z

17 oct 2022 . Actualizado a las 17:44 h.

Sea quien sea el lector que haya aterrizado en esta información, hay algo seguro: es hijo o hija de alguien. Si algo une a todos los habitantes del planeta Tierra es que todos hemos nacido del vientre de una persona. Esto es indiscutible. La siguiente afirmación es un poco más aventurada, pero casi tan universal como la anterior: además de una madre, todos tenemos problemas. Si esos problemas se los contarían o no a su madre o a su padre, ya es otro cantar. 

Hablamos de problemas, problemas que han cambiado en la medida que el mundo también lo hacía. Hoy, las cifras del Ministerio de Sanidad nos dicen que un 6,7 % de la población sufre trastorno de ansiedad —la prevalencia sube hasta el 10,4 % si contabilizamos los que alguna vez han padecido síntomas ansiosos—. Los casos ya se habían multiplicado por cuatro desde el 2011 antes de la llegada de la pandemia; cuando el covid llegó... Bueno, esta historia ya se la saben

Evidentemente, cuando Antonio Tejero entró a tiros en el Congreso de los Diputados —una imagen icónica de la generación X—, poco se miraba en España a la salud mental. Hoy, la generación millennial desfila hacia sus psicólogos con total naturalidad. Este es, sin duda, un cambio entre dos formas de ver la vida y la salud. ¿Pero se trata de un cambio de tendencia generacional o de que, simplemente, somos más conscientes de la importancia de cuidarnos en cuerpo y mente? Porque hablamos de salud mental, pero quién le iba a decir a la España de la transición que iba a dominar conceptos de nutrición o prever la drástica bajada de fumadores en un país en el que el cigarrillo estaba presente en los hospitales.

En La Voz de la Salud, buscábamos saber si esas distintas percepciones sobre la salud son reales enfrentando a varias generaciones. Asaltamos por la calle a familias que paseaban (padres con hijas, madres con hijos y todas las combinaciones posibles) para preguntar cómo ven unos y otros la salud, lo que es saludable o no y para saber si los hijos contarían en este 2022 a sus padres que padecen depresión. Aunque quizás la pregunta sería más interesante al revés: ¿contaría un boomer a su hijo treintañero sus problemas de salud mental? No te pierdas este vídeo.

Diferencias obvias de percepción de la salud mental: «No sé si me notaban mi depresión o no»

Una madre y una hija comparten una cerveza en una terraza. Preguntamos a la madre, que rondará los sesenta años, cuándo escuchó hablar por primera vez de ansiedad. Nos dice que cuando era joven «no existía». «Si le decía a mi madre que estaba ansiosa, me quitaba la ansiedad de golpe», nos comenta. Es reacia al uso de psicofármacos ante un posible problema de ansiedad o depresión. Su hija, en la década de los 30, escucha con atención esas palabras. Tiene una visión distinta. Ningún tabú. «Se ha normalizado el hablar sobre cómo te sientes, ir a terapia». Dice hablar abiertamente con ella sobre salud mental y acredita sentirse afortunada por poder gozar de esa naturalidad. Utiliza palabras propias de la jerga psicológica, como cuando habla de «herramientas» a la hora de afrontar situaciones difíciles. Sobre el uso de antidepresivos y ansiolíticos, también dice que prefiere trabajar primero los problemas con un psicólogo, pero no rehúsa el uso de las pastillas «si están pautadas por un profesional».