¿Por qué no ha llegado a triunfar el preservativo femenino?

Cinthya Martínez Lorenzo
Cinthya Martínez LA VOZ DE LA SALUD

VIDA SALUDABLE

La Voz de la Salud

Se trata de unos de los métodos anticonceptivos menos conocidos aunque previene del contagio de VIH y otras ITS

26 sep 2022 . Actualizado a las 10:07 h.

La Voz de Galicia titulaba el 2 de febrero de 1992: «Estados Unidos estudia aprobar la venta del primer preservativo femenino». En sus líneas, podía leerse que en Europa, el nuevo anticonceptivo ya se comercializaba en países como Suiza, y que otros como Francia y Reino Unido empezarían a tenerlo disponible en sus farmacias en los próximos meses. Para que llegase a España no hubo que esperar mucho más, ya que en la edición del periódico del 29 de agosto de ese mismo año podía leerse: «El preservativo femenino se venderá en España a finales de año».

Sin embargo, unas décadas después, parece que el preservativo femenino nunca ha llegado a hacerse un hueco en el mercado de los métodos anticonceptivos, siendo a día de hoy, uno de los menos utilizados. Pero, ¿por qué?

La Voz de la Salud - Archivo La Voz de Galicia

Debemos partir de la base: el preservativo femenino, condón femenino o vaginal es un anticonceptivo de barrera. Se compone de una funda transparente formada por dos anillos, uno en cada extremo. «Está hecho con un poliuretano, no es látex como tal. Es un material flexible y un poco más rígido. Tiene dos anillos, uno interno que es el que se introduce porque está cerrado, y otro externo, que queda por fuera de la vagina», explica Carol Strate, ginecóloga y sexóloga en A Coruña. 

Además de brindar protección contra el embarazo, también lo hace contra las infecciones que se propagan durante el contacto sexual, como el VIH y otras ITS. Disponible sin receta médica, el precio por unidad ronda los 2 euros. 

Cómo se utiliza

Aquellas parejas que quieran utilizarlo deben abrir el envoltorio con cuidado, para no dañarlo. Posteriormente, buscar el anillo cerrado de uno de los extremos del preservativo, que es el que debe introducirse en la vagina. Al cogerlo, se debe apretar entro los dedos pulgar e índice y debe quedar con una forma larga y estrecha.