Borja del Pozo, investigador: «Caminar rápido reduce todavía más el riesgo de padecer demencia o cáncer»

Uxía Rodríguez Diez
UXÍA RODRÍGUEZ LA VOZ DE LA SALUD

VIDA SALUDABLE

Borja del Pozo, especialista del Centro para el Envejecimiento Activo y Saludable de la Universidad del Sur de Dinamarca y uno de los autores principales de la publicación de JAMA
Borja del Pozo, especialista del Centro para el Envejecimiento Activo y Saludable de la Universidad del Sur de Dinamarca y uno de los autores principales de la publicación de JAMA LA VOZ DE LA SALUD

10.000 pasos diarios se asocian con un 50 % menos de riesgo de demencias, un 30 % menos de cáncer y un 60 % menos de riesgo de enfermedades cardiovasculares. Hablamos con el autor principal del estudio más grande realizado hasta la fecha

20 sep 2022 . Actualizado a las 15:46 h.

Una campaña publicitaria de los años 60 de un podómetro japonés llamado Manpoo-kei, es el origen de la recomendación de los famosos 10.000 pasos diarios para cuidar la salud. Manpoo-kei significa «medida de los 10.000 pasos», la letra japonesa que representaba este número parecía un señor caminando por lo que, al trasladarse a otros países, la cifra se mantuvo. Ahora, muchos años después, el mayor estudio realizado hasta la fecha sobre este tema concluye que, efectivamente, 10.000 pasos es la medida «mágica» para la reducción del riesgo de padecer demencia, cáncer y enfermedades cardiovasculares. La investigación, publicada en JAMA Internal Medicine y JAMA Neurology, tiene a un español como autor principal. Borja del Pozo Cruz es especialista del Centro para el Envejecimiento Activo y Saludable de la Universidad del Sur de Dinamarca e investigador principal en salud en la Universidad de Cádiz.

—Es uno de los autores principales del mayor estudio realizado hasta la fecha que demuestra los beneficios para la salud de andar 10.000 pasos al día. En resumen, reduce el riesgo de padecer demencia, enfermedades cardíacas y cáncer, así como la posibilidad de morir por alguna de estas causas. ¿Cómo se llevó a cabo?

—Nosotros tuvimos acceso a una base de datos que se llama UK Biobank, en el que participan unas 500.000 personas. 80.000 de ellos, de entre 40 y 79 años de Inglaterra, Escocia y Gales, llevaron un acelerómetro, que es un dispositivo pequeño de muñeca, como un reloj, que lo que hace es cuantificar el movimiento. Es decir, llevaron un acelerómetro durante 24 horas durante siete años. De este modo, tuvimos acceso a los datos de los dispositivos de esas 80.000 personas, a las métricas de número de pasos, de cómo de rápido caminaban etc. Después, durante esos siete años, seguimos su salud a través de sus historiales hospitalarios, de atención primaria. Y lo que estudiamos es quién había tenido demencia, cáncer o alguna enfermedad cardiovascular. También quién había fallecido y por qué. Así, pudimos establecer la relación entre el número de pasos y cómo de rápidos eran esos pasos y el riesgo de demencia, enfermedades cardiovasculares y cáncer. 

—¿Cuáles son las principales conclusiones?

—Básicamente las principales conclusiones para la salud, en general, es que cada paso de los participantes reducía el riesgo de las enfermedades que estudiamos y la mortalidad. Además, ese riesgo se reducía a un nivel de 10.000 pasos para las tres enfermedades, a partir de los de 10.000 pasos no pudimos observar una disminución mayor. En resumen, en números, 10.000 pasos diarios se asocian con un 50 % menos de riesgo de demencias, un 30 % menos de cáncer y un 60 % menos de riesgo de enfermedades cardiovasculares. 

Por otro lado, lo que vimos para para los tres tipos de medidas de salud que estudiamos es que, los pasos que se hicieron más rápido, aumentaban ese nivel de decrecimiento del riesgo de enfermedad un 10 % extra. Con lo cual, y esto es relevante, no solo es importante andar, sino andar rápido, al menos, una parte de esos pasos.