¿Por qué debería levantarme una hora antes? Estos son los horarios que mejorarán tu salud

Laura Inés Miyara
Laura Miyara LA VOZ DE LA SALUD

VIDA SALUDABLE

Una rutina saludable te ayudará a tener más energía.
Una rutina saludable te ayudará a tener más energía. La Voz de la Salud | iStock

Mujeres, hombres, niños y adultos tienen diferencias fisiológicas que hacen que su rutina deba ser diferente. Te ayudamos a diseñar una perfecta para ti

02 sep 2022 . Actualizado a las 18:05 h.

Una buena rutina diaria puede ser la diferencia entre estar de buen humor y encarar el día con ánimo o sentirnos completamente desorganizados y hasta agotados. Se trata de sincronizar nuestras actividades diarias para que coincidan con nuestros momentos de mayor productividad, planificar los descansos necesarios en horarios en los que más los necesitamos y mantener unos hábitos saludables en torno a nuestra alimentación y actividad física.

En esta ecuación, los ritmos circadianos, aquellos relojes internos que regulan nuestra presión sanguínea, nuestra temperatura corporal y nuestras hormonas, son la clave. De adaptarnos a ellos, en lugar de forzarnos a ignorarlos, dependerá el éxito. La cronobiología (que estudia la organización temporal de los organismos vivos) y las ciencias cognitivas pueden ayudarnos a entender cuál es el mejor horario para levantarnos, a qué hora comer o cuándo nuestra productividad para el trabajo será óptima.

El caso es que una buena rutina no es la misma para todo el mundo. Para empezar, los ritmos circadianos varían de persona a persona. Pero más que a nivel individual, esta tendencia se observa marcadamente entre distintos grupos etarios. Estudios recientes indican que los adolescentes, por ejemplo, son más propensos por la naturaleza de su ritmo circadiano a dormirse más tarde que los adultos. Del mismo modo, lo que funciona mejor para hombres no necesariamente se aplica a las mujeres, especialmente si hablamos de ejercicio y de los mejores horarios para entrenar o hacer deporte.

Programa el despertador una hora más temprano

El momento de despertarnos es crucial, no solo porque puede determinar el resto de nuestro día, sino porque en ese despertar es cuando se ponen en marcha distintos procesos biológicos en nuestro cuerpo. En este sentido, para saber cuándo nos conviene más levantarnos, lo primero será conocer nuestro grado de matutinidad o vespertinidad.

«Estas son características determinadas genéticamente y definen cuál es el horario natural para despertar. Las personas matutinas son las que tienen una tendencia a irse a dormir temprano (por ejemplo, entre las 21 y las 22 horas) y a despertarse temprano (entre las 5 y las 6). Otras personas son de tipo vespertino: tienen una fuerte tendencia a permanecer despiertos hasta tarde (por ejemplo, hasta las 2 o 3 de la mañana) y consecuentemente duermen hasta más tarde la mañana siguiente (10 u 11 de la mañana)», explica un estudio titulado «Los ritmos biológicos y el aprendizaje», publicado en la revista Ciencia.