La guía definitiva sobre la protección solar: ¿hay cremas que son mejores que otras?, ¿cómo elegir la más adecuada para nuestra piel?

Cinthya Martínez Lorenzo
Cinthya Martínez LA VOZ DE LA SALUD

VIDA SALUDABLE

La Voz de la Salud

Manchas, fotoenvejecimiento e incluso la aparición de un melanoma son algunos de los daños en nuestra piel que se pueden evitar con el simple hecho de aplicarse protector | Tan solo hacen falta de 15 a 30 minutos de exposición solar para sufrir la aparición de una quemadura

12 jul 2022 . Actualizado a las 11:42 h.

Llega un fin de semana de buen tiempo en toda España y como no, los planes para disfrutar del sol. Ya sea la práctica de deporte al aire libre, comidas en el exterior o una buena jornada de playa. Todas tienen un enemigo común: la radiación solar. El daño más inmediato lo hemos conocido la mayor parte de la población, las quemaduras, pero estas son solo la base de una alta pirámide de lesiones que a medio y largo plazo, sufrirá nuestra piel. ¿La buena noticia? Que todas son evitables con una acción tan fácil como echarse protector solar. Pero, ¿hay unas cremas mejores que otras?, ¿cómo elegirla?, ¿cuánta debemos aplicarnos?, ¿cuándo se recomienda aplicársela a los niños pequeños?, ¿en qué consisten los nuevos protectores en formato cápsula?

Empecemos por el principio: todas las cremas solares que se encuentran en un supermercado, farmacia, parafarmacia o perfumería, han pasado los controles de seguridad y calidad correspondiente. Es decir, todas son seguras. No obstante, a todos nos surgen dudas de si hay algunas mejores que otras. Existen varios organismos u empresas a través de aplicaciones móviles (por ejemplo, Yuka) que analizan protectores solares disponibles en el mercado. Sin embargo, los criterios son diversos, y en ningún caso esto quiere decir que la «mejor» o «peor» crema de sus clasificaciones sean las más deficientes del mercado.

La Organización de Consumidores y Usuarios (OCU) saca todos los años un estudio comparativo de diferentes cremas solares con diferente factor de protección. En concreto en el informe de este año, analiza 40 disponibles en farmacia, parafarmacia, supermercados y perfumerías. Para la comparación y valoración de cada producto, se tienen en cuenta aspectos como la facilidad de aplicación, rapidez de absorción, su textura, el formato, precio o el nivel de protección que ofrece. Todos estos criterios son los que han llevado a reconocer el protector solar Biotherm Waterlover Sun Milk SPF30 como el más completo de todos los productos analizados, considerado como de «muy buena calidad». En cambio, la Hawaiin Tropic Satin Protection con un factor de protección 30, ha recibido la peor valoración catalogándola como «media».

¿Quiere decir esto que estas serían la mejor y la peor alternativa del mercado? No, simplemente que teniendo en cuenta los criterios de la OCU, esas fueron las puntuaciones. «Todos las cremas solares han pasado su control de calidad, han estado testadas. El factor de protección que ponen tiene que ser lo que marcan. Hay algunas cremas que pueden ser más deficientes al tener ingredientes que pueden ser más irritantes, que tengan peor calidad- precio, que la composición sea un poquito menos cosmética o que de más problemas porque hay alguna partícula que fácilmente nosotros relacionamos con reacciones alérgicas. Es decir, partículas que si las aplica la gente, pueden dar más reacción alérgica. Pero todas son seguras», explica la doctora Nuria Blázquez, miembro del Grupo Español de Dermatología Estética y Terapéutica de la Academia Española de Dermatología y Venereología (AEDV). 

¿Cómo elegir un buen protector solar?

El factor de protección solar (más conocido por las siglas FPS o SPF) indica el número de veces por el que se multiplica el tiempo que se puede permanecer al sol sin que nuestra piel se queme. Es importante recalcar que se queme o no, nuestra piel sufre igualmente a la exposición solar y que incluso las cremas que ofrecen un índice de protección solar más elevado, más de 50, no bloquean el paso de las radiaciones ultravioletas y por lo tanto, no protegen al 100 %.