Bajas por menstruaciones dolorosas: ¿cuánto puede doler la regla?

Laura Inés Miyara
Laura Miyara LA VOZ DE LA SALUD

VIDA SALUDABLE

El dolor menstrual puede variar de leve a incapacitante según la persona y el ciclo.
El dolor menstrual puede variar de leve a incapacitante según la persona y el ciclo. La Voz de la Salud | iStock

La dismenorrea es el dolor que se asocia al sangrado menstrual y puede ir acompañado de otros síntomas incapacitantes como diarrea y vómitos

13 may 2022 . Actualizado a las 19:08 h.

La nueva ley de aborto propone la implantación de permisos o bajas laborales por menstruación dolorosa, una medida que ha sido recibida con reacciones contradictorias. Aunque se cree que la norma podría llegar a estigmatizar a las mujeres y volver reticentes a los empleadores de cara a su contratación, lo cierto es que el dolor menstrual puede alcanzar niveles que impidan a las personas desempeñarse adecuadamente en sus tareas. Más de la mitad de las mujeres en edad reproductiva en todo el mundo experimentan menstruaciones dolorosas, conocidas clínicamente bajo el término dismenorrea. Así lo afirma un estudio publicado en el 2015 en la Revista Médica de la UAS (Universidad Autónoma de Sinaloa), aunque otras investigaciones estiman que este problema podría alcanzar hasta al 90 % de las mujeres. Pero ¿cuánto duele exactamente la regla?

Un estudio del Instituto para la Salud de las Mujeres de la University College London (UCL) arrojó en el 2019 resultados que podrán impactar a quienes no menstrúan: para algunas mujeres, se descubrió, el dolor de la regla es comparable al de un infarto. Así lo afirmó el profesor John Guillebaud, a cargo de la investigación. Si bien se ha comparado el dolor con otros como el de un cólico nefrítico o una apendicitis, la medida del dolor dependerá de la persona y de cada ciclo menstrual en particular.

Por otro lado, un estudio publicado en el 2003 en Pain Medicine analizó el rol que juega la «catastrofización del dolor» en la experiencia del dolor menstrual. El concepto, explican los médicos a cargo del estudio, se refiere a una «orientación negativa hacia el dolor. Los catastrofizadores reportan más pensamientos negativos relacionados con el dolor, más malestar emocional y mayor intensidad del dolor que los no catastrofizadores, tanto en poblaciones libres de dolor como en aquellas que experimentan dolor crónico o persistente». «Los resultados sugieren que la catastrofización del dolor está relacionada con un aumento de la intensidad del dolor menstrual», concluyó el estudio. De todos modos, es difícil aplicar escalas y mediciones al dolor menstrual, ya que este varía sustancialmente de persona a persona.

Lo que sí se puede describir en términos generales es la forma que adquiere ese dolor característico de la dismenorrea. Desde la Sociedad Española de Pediatría Extrahospitalaria y Atención Primaria (Sepeap) explican que «el dolor en la dismenorrea, en general, es de tipo espasmódico, más intenso en hipogastrio y que puede irradiarse hacia atrás y a los muslos. Se inicia unas horas antes de la menstruación y alcanza su punto álgido en el primer día de la regla. El cuadro puede durar desde unas horas hasta 2-3 días y, en más de la mitad de los casos, se acompaña de náuseas o vómitos, astenia, diarrea, mareo, cefalea».

La dismenorrea se produce por contracciones del miometrio debidas a un aumento en la producción uterina de prostaglandinas, que provocan una vasoconstricción en el útero, isquemia del útero y sensibilización de las terminales nerviosas, que en conjunto provocan dolor. A esto se suma la caída de los niveles de esteroides ováricos en el momento de la menstruación, según explican desde la Sepeap.