Estrías, las pequeñas cicatrices de nuestro cuerpo para las que no hay un tratamiento que funcione al 100 %

Cinthya Martínez Lorenzo
Cinthya Martínez LA VOZ DE LA SALUD

VIDA SALUDABLE

La Voz de la Salud

Las más frecuentes son las de distensión, que serían las que aparecen en la pubertad y en los embarazos, o por cambios de peso

13 may 2022 . Actualizado a las 15:44 h.

Se manifiestan sin previo aviso y en la mayoría de cuerpos. Estas líneas alargadas y finas, rojas o blancas, son comunes en un elevado porcentaje de población. Da igual si eres hombre o mujer, prácticamente nos acompañan a todos. Y aunque, afortunadamente, el hecho de tenerlas se ha normalizado y visibilizado (al igual que la celulitis), lo cierto es que su aparición se puede prevenir. Además, una vez que ya están instauradas en alguna zona, también se pueden tratar, aunque nunca se lleguen a eliminar por completo. 

¿Qué son? Cicatrices que afectan especialmente a la segunda capa de la piel, la dermis. Suponen un trastorno de las fibras del tejido conectivo y suelen aparecer en muslos, caderas, glúteos, pecho o barriga. ¿Por qué? Por un crecimiento corporal rápido de volumen, como por ejemplo el embarazo, o de altura, que se suele dar en la adolescencia. 

«Las causas pueden ser diversas. Las más frecuentes, las de distensión, aparecen en la pubertad y en los embarazos, o por cambios de peso. Luego tendríamos las que son de causa farmacológica o como consecuencia de enfermedad que producen un incremento del cortisol, como el Síndrome de Cushing», explica la doctora Petra Vega, doctora en medicina estética y miembro de la Sociedad Española de Medicina Estética (SEME).

El cortisol, una hormona producida por las glándulas suprarrenales, debilita las fibras elásticas de la piel.

Aunque se presentan tanto en hombres como en mujeres, existe más prevalencia en estas últimas. No obstante, su aparición, más allá del punto de vista estético que pueda preocupar o no a la persona afectada, no implica ningún tipo de gravedad y no hay por qué alarmarse. 

Tipos de estrías

Cuando hablamos de estrías, diferenciamos dos tipos: las rojas (rubra), que serían las de reciente aparición, y las blancas o plateadas (alba). «Las diferenciamos por el color pero en realidad lo que nos están indicando es el tiempo que tienen, la edad de la estría», asegura Vega. Así, independientemente de la causa de las estrías, comienzan como lesiones de un color rojo o púrpura, que indican que existe aumento de vascularización en la zona. Estas maduran dejando una cicatriz con una especie de depresión y volviéndose de color blanco.