Marta de las Heras, salus: «Cuando llegas a casa y ves que tienes algo que se mueve y llora, te entra el pánico»

LA TRIBU

Marta de las Heras, ofrece sus servicios a través de B-Salus.
Marta de las Heras, ofrece sus servicios a través de B-Salus. La Voz de la Salud

La profesional abandonó la enfermería pediátrica en el hospital para acompañar a los padres en los primeros cuidados del bebé en sus domicilios

07 ago 2022 . Actualizado a las 17:28 h.

Aunque muchas veces se interprete como el final, la línea de meta a nueve meses de náuseas, incomodidades y todo tipo de contratiempos inéditos, el parto solo es el principio. El hospital es territorio seguro, zona de confort —si es que se le puede llamar confort al estado físico de una mujer tras sacar de su cuerpo una criatura de alrededor de tres kilos—, pero con el alta en la mano se inicia un viaje en solitario por terreno desconocido. Será en casa cuando surjan las dudas porque ahí va un secreto: los recién nacidos lloran, pero no suelen explicar qué les pasa. Y Google solo llega hasta donde llega.

Ante lo desconocido somos inseguros. Muchas madres y padres tendrán por primera vez una vida a su cargo. Y eso da miedo. Pocos sentimientos son más poderosos que el miedo. ¿Qué es esta mancha?, ¿es normal que el cordón umbilical esté así o 'asá'?, ¿por qué no sé dar la teta a mi hijo o hija? —un tema de actualidad ya que esta es la Semana Mundial de la Lactancia— Lamentablemente, no se puede disponer de un pediatra las 24 horas del día. De ser así, muchos padres primerizos harían desear al médico abandonar la profesión. No obstante, el sector sanitario empieza a ofrecer alternativas privadas para resolver este tipo de dudas. 

Marta de las Heras es salus, un término acuñado para referirse a profesionales del sector sanitario que ofrecen servicios de acompañamiento a madres y padres durante los primeros meses de vida de sus hijos y más allá. «Una salus es una persona con experiencia en el cuidado de recién nacidos y que tiene formación en enfermería o como auxiliar. Todavía no es una titulación oficial, no existe una formación específica que otorgue un título de salus. Se trata de profesionales sanitarias con experiencia con recién nacidos que buscan acompañar a los papis en los primeros cuidados», detalla la responsable de B-Salus, el primer grupo de trabajadoras en ofrecer este tipo de servicios tan concretos en Galicia.

—Ha pasado de ejercer como enfermera en el hospital a hacerlo en domicilios, ¿cómo se ha producido ese cambio?

—Yo trabajaba en una maternidad privada en A Coruña y observaba cómo muchas 'mamis' reclamaban un servicio de acompañamiento nocturno. Una de las familias con las que trabajé me comentó que en Madrid estaba muy instaurada esta figura, pero no en Galicia. Yo soy enfermera, trabajé en urgencias de pediatría e hice en la formación en la UCI de pediatría antes de pasar un año en la maternidad privada. Siempre estuve en contacto con los niños y siempre me ha gustado muchísimo trabajar con ellos.

—Me imagino el pavor de una madre que sale de un hospital donde estaba rodeada de médicos y que de pronto se encuentra a solas o con su pareja en casa.