Píldora para hombres: «En cuanto hay efectos adversos, la contribución masculina a la anticoncepción tiene poco recorrido»

Laura Inés Miyara
Laura Miyara LA VOZ DE LA SALUD

LA TRIBU

La píldora anticonceptiva masculina aún está muy lejos de materializarse.
La píldora anticonceptiva masculina aún está muy lejos de materializarse. La Voz de la Salud | iStock

Un fármaco que frena la creación de espermatozoides se estudiará en humanos, pero para que llegue al mercado deberá ser mejor que la píldora femenina

04 abr 2022 . Actualizado a las 18:15 h.

La píldora anticonceptiva ha marcado un antes y un después en la vida sexual de las mujeres. Desde su lanzamiento y popularización, se ha convertido en un símbolo del control sobre la propia vida reproductiva y ha permitido a las personas tomar decisiones sobre la planificación familiar como nunca antes había sido posible a lo largo de la historia. Pero la píldora tiene sus detractores. Para empezar, porque se trata de un tratamiento hormonal sintético que puede provocar efectos adversos en el organismo, especialmente con su uso a largo plazo. Y también, en cierta medida, porque la anticoncepción oral femenina ha relegado el rol de los hombres en este tema. Ahora, todo eso podría estar a punto de cambiar.

Un equipo de investigadores de la Universidad de Minnesota ha desarrollado una píldora anticonceptiva para hombres que se ha probado en ratones con un 99 % de efectividad. El fármaco, que, al contrario de lo que ocurre con la píldora femenina, no contiene hormonas, entrará en fase de ensayos clínicos en humanos a finales de este año. Y aunque aún queda un largo camino por recorrer hasta que la píldora masculina se convierta en una realidad, este es un gran avance con respecto a intentos anteriores.

En las pruebas en animales, la nueva píldora masculina ha demostrado un potente efecto inhibidor de la espermatogénesis. Ahora, queda ver qué ocurre en los ensayos en humanos. En este sentido, también se busca evaluar los efectos adversos que pueda generar el fármaco en las personas. «La fase de experimentación animal ha demostrado muy poquitos efectos adversos, son ratones que han salido sanos del experimento y han recuperado la fertilidad 4 o 6 semanas después de abandonarlo», observa José Gutiérrez Alés, Presidente de la Sociedad Española de Contracepción.

Lo que distingue a este nuevo fármaco es su composición química no hormonal. «Es un anticonceptivo que está basado químicamente en una proteína. Tiene la cualidad de unirse al receptor alfa del ácido retinoico, que es el que más nos interesa desde el punto de vista de la producción de espermatozoides. Y como se une a ese ácido, impide que esa unión se establezca con la testosterona, que estimula la producción de estos espermatozoides. Si el lugar que debería ocupar la testosterona lo ocupa este preparado, se convierte en un competidor, no se estimula la síntesis de espermatozoides y, por tanto, no se producen. Sería un competidor de la hormona masculina que es la que, a nivel del testículo, facilita la formación y maduración de los espermatozoides», explica Gutiérrez.

Esto es lo que diferencia, a su vez, a este producto de las píldoras anticonceptivas para mujeres: la proteína que está en su base química no afecta al resto de las estructuras en las que está involucrada la testosterona. En cambio, al ser imitadoras de la hormona femenina, las píldoras femeninas combinadas, que incluyen gestágenos y estrógenos, provocan efectos adversos en el organismo. «Es una hormona sintética, levemente distinta a la hormona natural. Esto es lo que causa esos efectos secundarios», explica Gutiérrez.