El peligro de la gordofobia: «Muchas niñas hacen su primera dieta a los 9,10 o 12 años»

Laura Inés Miyara
Laura Miyara LA VOZ DE LA SALUD

SALUD MENTAL

La gordofobia influye negativamente en la calidad de vida de las personas.
La gordofobia influye negativamente en la calidad de vida de las personas. La Voz de la Salud | iStock

La «cultura de la dieta» es una forma de ver el mundo que discrimina a las personas con sobrepeso y les impide desarrollar una vida plena

07 mar 2022 . Actualizado a las 10:10 h.

¿Alguna vez has usado la palabra «gordo» como insulto? ¿Piensas que adelgazar te haría feliz? Cuando ves a una persona gorda, ¿crees que tiene una mala salud? Responder con un sí a estas preguntas es un signo de que tu forma de pensar está sesgada por la gordofobia. Esto quiere decir que el peso o el aspecto físico de las personas condiciona, al menos en cierta medida, tu manera de verlas. Pero la gordofobia no es un problema individual, sino una serie de creencias extendidas a nivel de la sociedad que, lejos de ayudar a las personas con obesidad a mejorar su condición de salud, les afectan de manera negativa.

La gordofobia se define como «una discriminación que está cimentada sobre prejuicios respecto a los hábitos, costumbres y salud de las personas gordas, los cuales se nutren de la creencia de que el cuerpo gordo responde a una falta de voluntad o de autocuidado, de no hacer el esfuerzo suficiente para ser delgado, motivo por el cual merece “castigo” o rechazo. Esta perspectiva, que piensa que el cuerpo gordo es producto de pereza o vagancia, no atiende a los contextos que producen o afectan a los cuerpos, ni a todos los factores que inciden en que una persona sea gorda o flaca, enferma o sana. Las condiciones económicas, culturales, genéticas, educativas y sociales son invisibilizadas u obviadas, así como la propia condición de enfermedad y tratamiento médico que pueden tener efectos en los cuerpos y en su peso», explica la Guía básica sobre gordofobia elaborada por el Instituto Canario de Igualdad.

«Los prejuicios vienen de un sistema económico. Lo que hay detrás de la estigmatización de los cuerpos gordos es un negocio increíble, que es la cultura de la dieta. La cultura de la dieta está sostenida por el índice de masa corporal, que clasifica los cuerpos en infrapeso, normopeso, sobrepeso, etcétera. Y desde ahí se dan pautas de lo que se considera salud que están basadas en el peso. Esto no es válido, porque prejuzgar que un cuerpo solamente por no estar dentro de unos parámetros, no es saludable, la ciencia dice muy claramente que no es correcto», señala Mireia Hurtado, psicóloga y dietista especialista en la psicología de la alimentación.

«La salud se puede dar en todos los cuerpos. Sobre todo, si ampliamos el enfoque de la salud. Porque si la salud está puesta solo en el peso, nos basamos en algo totalmente limitado que no tiene en cuenta un montón de otros factores que están influenciando la salud, como el estrés, el contexto socioeconómico, el ambiente. Tiene mucho más impacto en la salud, por ejemplo, la soledad que el estar gordo», asegura Hurtado.

El acceso a una atención médica de calidad puede estar obstaculizado, en muchos casos, por la gordofobia: según Hurtado, es frecuente el relato de pacientes cuyos síntomas son adjudicados por los profesionales al sobrepeso sin que se realicen pruebas o exámenes que permitan descartar otras causas, lo que deriva en complicaciones por las demoras en la atención a los verdaderos problemas.