«¿Por qué estoy cansado todo el tiempo?» Estos son los motivos más frecuentes

Laura Inés Miyara
Laura Miyara LA VOZ DE LA SALUD

SALUD MENTAL

El cansancio regular es frecuente también en personas sanas, desde la adolescencia hasta la vejez.
El cansancio regular es frecuente también en personas sanas, desde la adolescencia hasta la vejez. La Voz de la Salud

El cansancio es síntoma de muchas enfermedades, pero también puede deberse a malos hábitos

12 may 2022 . Actualizado a las 16:01 h.

Bostezos frecuentes, agotamiento corporal, sentirse «espeso» y fantasear todo el día con irse a dormir son manifestaciones más frecuentes de lo que te imaginas. La fatiga es un síntoma común en una lista tan larga como diversa de patologías, desde la depresión hasta la fibromialgia. Pero no solo se trata de enfermedades. El cansancio regular es frecuente también en personas sanas, desde la adolescencia hasta la vejez.

En la sociedad moderna, el estar cansado puede ser una simple manifestación del estrés que ocasiona nuestro ritmo de vida agitado. Una vida enfocada excesivamente en las preocupaciones y con poco tiempo para los afectos y las cosas que de verdad nos importan puede ser una fuente de agotamiento crónico. Pero hay mucho más allá de eso cuando se trata de estar cansados. Todos los aspectos de nuestro día a día influyen en esa sensación, empezando por la alimentación y, por supuesto, el patrón de nuestro sueño. Estos son algunos de los motivos más frecuentes por los que puedes sentirte cansado.

El ciclo de sueño

Si estás cansado con regularidad, lo primero a lo que debes prestar atención es, lógicamente, a tu descanso. ¿Cuántas horas estás durmiendo? ¿De qué calidad es tu sueño? Estas son algunas preguntas fundamentales que pueden guiarte para encontrar la respuesta a tu sensación de fatiga o agotamiento.

Como señala el doctor Javier Albares, neurofisiólogo especializado en Trastornos del Sueño, «la primera causa de somnolencia diurna no es ninguno de los 100 trastornos del sueño que existen. Es que la gente duerme menos de lo que necesita. La gran privación de sueño que existe en nuestra sociedad hace que, de media, un adulto duerma una hora menos de lo que necesitaría, y los adolescentes dos horas menos».

«Que el sueño cumpla su función y que no nos sintamos cansados durante el día depende de tres factores: la cantidad, la profundidad y la continuidad del sueño (que haya o no haya despertares). Todo esto va a hacer que el sueño sea reparador y que luego, al día siguiente, nos encontremos bien», explica Albares.