Adicciones, un fallo cardíaco y una perforación del colon: estos son los problemas de salud que sufría Matthew Perry

Cinthya Martínez Lorenzo
Cinthya Martínez LA VOZ DE LA SALUD

EN REDES

Carlo Allegri | REUTERS

El actor, que fue hallado muerto este sábado en su residencia de Los Ángeles, había hablado en varias ocasiones sobre su enfermedad de alcoholismo y adicción

29 oct 2023 . Actualizado a las 18:28 h.

El actor estadounidense Matthew Perry, que ganó popularidad por interpretar a Chandler Bing en la serie Friends, fue encontrado muerto este sábado en su residencia de Los Ángeles, según informan medios locales. El periódico Los Ángeles Times señala, citando a fuentes policiales, que el cuerpo de Perry fue encontrado en un yacusi y que no había señales de ningún hecho delictivo. Aunque se están investigando los hechos, varios medios apuntan que ha sufrido un fallo cardíaco. Él mismo había confesado en numerosas ocasiones los episodios de adicción a las drogas y al alcohol que sufrió a lo largo de su vida. 

«Hola, mi nombre es Matthew, aunque es posible que me conozcas por otro nombre. Mis amigos me llaman Matty. Y debería estar muerto», escribió Perry al comienzo de sus memorias, Friends, Lovers, and the Big Terrible Thing. A España llegaron bajo el título Amigos, amantes y aquello tan terrible (Contraluz), hace poco más de un año. En sus páginas narra su larga lucha contra la adicción a medicamentos, como al alcohol. 

Su enfermedad de alcoholismo y adicción 

El actor se volvió adicto a la vicodina, un analgésico derivado de un opiáceo sintético, después de un accidente de moto acuática en 1997, tras completar un programa de rehabilitación de 28 días. Fue solo el principio porque a los pocos años tuvo que ingresar en una clínica de desintoxicación por su adicción a la vicodina, a la metadona, a las anfetaminas y al alcohol. 

Cuando entró en Friends tenía 24 años y bebía, pero tal como aseguró el actor, era algo que «podía manejar, más o menos». Sin embargo, diez años después, a los 34, ya había desarrollado muchas más adicciones. Sus cambios físicos empezaron a hacerse evidentes para el espectador de la pequeña pantalla, ya que cada temporada, adelgazaba o engordaba. 

Sobre esa etapa de su vida, Perry narra en sus memorias: «Hubo años en los que estuve sobrio. La novena temporada fue el año en el que estuve sobrio todo el tiempo». En las últimas etapas de la serie llegó a pesar 58 kilos y tomaba 55 pastillas de Vicodin cada día, junto con un litro de vodka. «No sabía cómo parar. No podía hacerlo, porque la enfermedad y la adicción eran progresivas. Iba empeorando cada vez que me hacía mayor».

Cuando la adicción al alcohol estaba en sus máximos, era cuanto más peso cogía. El propio Perry llegó a reconocer que era capaz de identificar, viendo su aspecto en Friends, a qué era adicto en ese momento: «Cuando tengo peso es el alcohol, cuando estoy delgado son las pastillas, cuando tengo perilla son muchas pastillas».

Su problema con las sustancias era tan grave, que llegó a contar en una entrevista a la BBC2 que hay tres temporadas enteras de la serie de las que no se acuerda: «Entre la tercera y la sexta estuve un poco ido. Fueron años difíciles». Con todo, en varias ocasiones ha recalcado el apoyo que tuvo por parte de todo el reparto de la serie en esos momentos difíciles. Él lo comparaba con la forma de ser de los pingüinos: «Cuando uno está enfermo los otros pingüinos lo rodean y le ayudan a enderezarse. Caminan a su alrededor hasta que el pingüino puede caminar por sí mismo. Eso es lo que hizo el reparto de Friends por mí».

Su colon estalló

En el 2018 estuvo al borde la muerte, cuando su colon estalló por un consumo excesivo de opioides. Estuvo dos semanas en coma y cinco meses en el hospital y, además, tuvo que utilizar una bolsa de colostomía durante nueve meses. «Los médicos le dijeron a mi familia que tenía un dos por ciento de posibilidades de vivir. Me conectaron a una cosa llamada máquina ECMO, que hace que funcionen tus pulmones y tu corazón. Nadie sobrevive a eso», confesaba Perry en una entrevista a la revista People, publicada el año pasado. 

Fallo cardíaco

El actor también revela cómo una grave crisis de salud lo obligó a quedarse fuera de la película No mires arriba (2021) de Netflix. Después de unos años de escaso trabajo en el cine, aquel filme le iba a permitir compartir cartel con Leonardo DiCaprio, Jennifer Lawrence y Meryl Streep, entre otros. Iba a ser la mayor película de toda su carrera.

Perry había llegado a grabar una escena con Jonah Hill en la que interpretaba a un periodista republicano, pero sufrió un fallo cardíaco asociado a su adicción a la hidrocodona. En una intervención hospitalaria, los médicos le administraron otro fármaco que, combinado con ese opioide, hizo que su corazón dejara de latir durante cinco minutos. «Me contaron que un tipo suizo muy pesado no quería que el tipo de Friends se muriera en su camilla, así que me hizo la reanimación durante cinco minutos, golpeando y machacando mi pecho», escribe. Aunque el médico le salvó la vida, le rompió ocho costillas. Cuando se recuperó de aquello, no volvió a trabajar en la película de Netflix y la escena que había grabado no se incluyó en el metraje final.

La rehabilitación

El actor declaraba a la revista estadounidense que «quería compartir todo esto cuando estuviera a salvo de volver a caer en el lado oscuro. Tuve que esperar hasta estar sobrio y lejos de la enfermedad del alcoholismo y la adicción, para poder escribirlo todo. Porque también sabía que ayudaría a la gente».

Un proceso que no fue, ni mucho menos, fácil. En total, el actor pasó por rehabilitación quince veces. En una entrevista publicada en octubre de 2022 en el New York Times, donde indicó que llevaba limpio 18 meses, añadió: «Probablemente he gastado nueve millones de dólares o algo así tratando de estar sobrio».

«Digo en el libro que, si hubiera muerto, algo que estuvo a punto de suceder, impactaría a la gente, pero no sorprendería a nadie. Y vivir con eso da mucho miedo. Así que espero que la gente se identifique con eso y sepa que esta enfermedad ataca a todos. No importa si tienes éxito o no, a la enfermedad no le importa», afirmaba en su día a la revista People.

Cinthya Martínez Lorenzo
Cinthya Martínez Lorenzo
Cinthya Martínez Lorenzo

De Noia, A Coruña (1997). Graduada en Periodismo por la Universidad de Santiago de Compostela, me especialicé en nuevas narrativas en el MPXA. Después de trabajar en la edición local de La Voz de Galicia en Santiago, me embarco en esta nueva aventura para escribir sobre nuestro bien más preciado: la salud.

De Noia, A Coruña (1997). Graduada en Periodismo por la Universidad de Santiago de Compostela, me especialicé en nuevas narrativas en el MPXA. Después de trabajar en la edición local de La Voz de Galicia en Santiago, me embarco en esta nueva aventura para escribir sobre nuestro bien más preciado: la salud.




function hideSticky(){ var element_to_hide; if (mediaQueryMobile.matches) element_to_hide = document.getElementById('2PUB_CABECEROad-megaMobile-id'); else element_to_hide = document.getElementById('ad-FaldonSuperiorDesktop') if (element_to_hide !== null) element_to_hide.parentNode.removeChild(element_to_hide); } var wdgt_outbrain = document.querySelector(".OUTBRAIN"); var outbrain_options = { root: null, rootMargin: "0px", threshold: 0 }; var outbrain_io = new IntersectionObserver(function(entries) { if (entries[0].isIntersecting) { outbrainwdgt(); hideSticky(); outbrain_io.unobserve(wdgt_outbrain); } }, outbrain_options); outbrain_io.observe(wdgt_outbrain);