Elena Martín, cirujana: «Los nuevos tratamientos de quimioterapia hacen que se haga más cirugía y que sea más segura»

Laura Inés Miyara
Laura Miyara LA VOZ DE LA SALUD

ENFERMEDADES

La Dra. Elena Martín Pérez es la primera mujer en presidir la Asociación Española de Cirujanos.
La Dra. Elena Martín Pérez es la primera mujer en presidir la Asociación Española de Cirujanos.

La primera presidenta mujer de la Asociación Española de Cirujanos explica que la cirugía agresiva se está reduciendo en favor de intervenciones mínimamente invasivas

12 ene 2023 . Actualizado a las 09:28 h.

La cirugía es una de las especialidades médicas más complejas y es fundamental para tratar numerosas enfermedades, accidentes y condiciones. Operar a un paciente requiere de una experiencia técnica y unos conocimientos muy específicos. Los pacientes están cada vez más interesados en informarse acerca de los procedimientos que se les realizarán para entender el impacto potencial del tratamiento quirúrgico en su calidad de vida. Esta es una de las principales áreas en las que está trabajando la Asociación Española de Cirujanos (AEC), de la mano de su nueva presidenta, la doctora Elena Martín Pérez.

Ella es la primera mujer en ocupar este cargo dentro de la sociedad médico-científica. Un logro que se suma a la larga trayectoria de la doctora Martín Pérez en su campo: actualmente, es Jefa de Servicio de Cirugía General y del Aparato Digestivo en el Hospital Universitario de La Princesa (Madrid), Vicepresidenta de la Junta Directiva del Grupo Español de Tumores Neuroendocrinos (GETNE) y vocal de la Junta Directiva del Capítulo Español de la International Hepato Pancreato Biliary Association (IHPBA), además es profesora de cirugía en la Universidad Autónoma de Madrid. Durante los años en los que presidirá la AEC, Martín Pérez se propone impulsar la innovación y el desarrollo de técnicas sostenibles. Encara el desafío de construir una cirugía enfocada en los pacientes.

—Tu gestión apuesta por dar respuesta a las necesidades de los pacientes. ¿Qué es lo que ellos reclaman?

—Una parte fundamental será el contacto con el paciente. Queremos abrirnos un poco a la sociedad civil y para ello hemos establecido reuniones con asociaciones de pacientes. Queremos atender a las necesidades que tienen, ajustar los consentimientos informados con lenguaje fácil, asequible, que pueda atender a las necesidades de los pacientes. Queremos adaptar a la cirugía la idea del paciente experto, la toma de decisiones compartidas. Eso hay que trabajarlo bastante, lo demandan la sociedad y los pacientes, hace falta que ellos tengan mucha participación y que nos ayuden. Entonces, eso es importante. Las asociaciones de pacientes lo vienen exigiendo desde hace tiempo, porque ahora mismo es algo muy importante y a veces es difícil acercarse al cirujano que está en la consulta. Cuando hemos hablado con pacientes específicos y asociaciones cercanas a las diferentes patologías, les parece fenomenal, porque lo que les falta como pacientes es el asesoramiento de médicos entusiasmados, implicados en su formación, que les expliquen las cosas.

—¿Cómo se trabaja sobre eso?

—La cirugía es una especialidad muy extensa y tiene subgrupos: colorrectal, páncreas y vía biliar, trasplante, cirugía bariátrica... Hay muchas especificidades, entonces, queremos adaptar todo lo que tenemos, darles conocimientos adaptados a los pacientes, filtrados por el médico, para que tengan información fiable y no recurran a internet. Trabajamos en herramientas para poder educar al paciente a través de reuniones o foros en asociaciones, por ejemplo, y que ellos estén un poco más informados. Muchas veces, firman los consentimientos diciendo: «Sí, yo acepto lo que sea», y no tiene que ser así, es importante que ellos comprendan. Estamos muy interesados en lograrlo. Ese es un punto de partida muy bueno para ir desarrollando el conocimiento del paciente y alejarnos del paternalismo de «Hacemos lo que yo diga». Esto ya se está desarrollando en otros países también y en otras disciplinas, y en ese sentido, yo creo que en cirugía esto es esencial, porque la cirugía tiene un aspecto de intervencionismo muy grande, en el que el paciente tiene que saber a qué se enfrenta y lo que se va a hacer.

—Eres la primera presidenta mujer de la AEC. ¿Cómo valoras la visibilidad de las mujeres en este campo de la medicina?

—Hasta ahora, la cirugía tradicionalmente siempre se ha considerado como una especialidad de hombres. Ahora ya no es así. Desde hace un tiempo han aumentado las mujeres muchísimo. Entre los cirujanos júnior, superan el 60 % frente a los hombres, y vemos cómo se está feminizando porque hay más mujeres. Y no es que sean mejores ni peores, sino que hay muchísimas más mujeres. El problema que hemos tenido a lo largo de los años es que no accedíamos a puestos de más responsabilidad. Esto está estudiado y era verdad. Yo llevo treinta años en esto y antes no había tantas mujeres; ahora hay más, se están haciendo jefas de servicio, están llegando a puestos de responsabilidad, y en algunos sectores no se ha alcanzado todavía el nivel de igualdad. Este es un campo en el que yo soy la primera presidenta, ¿cómo puede ser que desde 1935 no haya habido ninguna? Pero poco a poco eso va cambiando y tenemos que incentivar a las mujeres para que entren.

—¿En qué otros aspectos ha avanzado la cirugía en los últimos años?

—En la instauración de tecnología e innovación, sobre todo en robots, que son lo que todos conocemos. Pero no solamente en eso, sino que la innovación está en la cirugía guiada por imagen, que ha mejorado mucho y tenemos nuevos métodos para la manipulación de esa imagen para saber cuándo a un paciente hay que operarle. Ese es un aspecto muy importante. El big data y la tecnología inteligente nos están ayudando mucho a hacer el diagnóstico, por una parte. Y luego, los avances en inmunología y las mejoras en el conocimiento de los tumores desde el punto de vista oncológico también nos ayudan a mejorar cada vez más. Los nuevos tratamientos de quimioterapia e inmunoterapia hacen que se haga más cirugía y que sea más segura, que los pacientes tengan una mejor supervivencia. La innovación tecnológica ha cambiado mucho el tratamiento del paciente en los últimos años. 

—¿Cómo se utiliza el big data y la inteligencia artificial en esta especialidad?

—El big data es una herramienta que tenemos para que las cosas sean más exactas, basadas en evidencia, para que podamos aplicar la mejor tecnología, en el mejor momento, y sepamos cómo actuar. Este es uno de los aspectos más importantes. Los cirujanos nuevos están formándose mucho en esto y hay que potenciarlo. Probablemente, la inteligencia artificial se siga metiendo poco a poco en este sector. Dentro del quirófano, veremos avances, tenemos el quirófano inteligente en el que vemos las estructuras en tiempo real, vemos por dónde podemos ir, por dónde hay que cortar. Probablemente, el manejo del paciente con la zona virtual, si se desarrolla, nos va a permitir trabajar más ágilmente. En la parte puramente quirúrgica, los quirófanos con tecnología avanzada van a implementarse cada vez más.

—¿Veremos, de cara al futuro, tratamientos quirúrgicos menos invasivos?

—Sí, de hecho, ahora hay cirugías mínimamente invasivas: la laparoscopia, la robótica. Tenemos una innovación que disminuye la presión al paciente en términos de recuperación más rápida y está clarísimo cómo hemos mejorado. La cirugía agresiva se está reduciendo en favor de una cirugía mínimamente invasiva en la que el paciente se recupera antes. Tenemos cirugías más conservadoras. Lo hemos visto en la mama: se puede localizar mejor dónde está el tumor, con cirugías más localizadas, ligadas a veces a técnicas de radioterapia, que nos ayudan a que no sea tan agresivo el tratamiento, cuando antes se hacían amputaciones más grandes. En eso nos están ayudando mucho las nuevas técnicas de imagen. Esto unido a programas de recuperación intensificada, de rehabilitación multimodal, logramos que el paciente empiece a comer y moverse pronto.

—¿Qué aspectos son clave para una recuperación rápida del paciente tras una cirugía?

—Ahora tenemos prehabilitación: preparamos a los pacientes mejor desde el punto de vista nutricional, de ejercicio físico y psicológico. Y el cirujano no es solamente un operador en este proceso, sino que participa en todo ese circuito, preparando mejor al paciente, operándolo de forma mínimamente invasiva, y ayudando a que se recupere rápido. Haciendo ejercicio, comiendo pronto y activándose rápido, el paciente puede pasar menos tiempo en el hospital y estar en su entorno más rápidamente.

—La innovación sostenible es otro pilar de tu gestión. ¿Qué impacto tiene en el medio ambiente la cirugía?

—Eso es lo que estamos empezando a investigar. No solamente hay que hablar de innovación, de futuro, de inteligencia artificial, de big data, sino también valorar lo que hace la huella de carbono en nuestro ambiente. Tal y como estamos ahora mismo, en todos los ámbitos hay que hacer estudios para ver en qué es lo que estamos haciendo para incidir en esa huella de carbono que dejamos con toda la maquinaria que tenemos y cómo se reduce eso, cuándo empleamos demasiadas máquinas o qué tipo de instrumentos y máquinas empleamos. Vamos a plantear un grupo de trabajo en el que estudiemos cómo puede contribuir el cirujano para disminuir esa huella que está haciendo menos sostenible todo, y que podamos dar recomendaciones en este sentido. Cada vez tenemos más innovación y tecnología y eso deja su huella y repercute en el medio ambiente.

El doctor Martín Ulloa, cirujano plástico en A Coruña, recibió el premio Top Doctors 2022.

Martín Ulloa, cirujano plástico: «Digo que "no" a mis pacientes todo el tiempo»

Lucía Cancela

El doctor Martín Ulloa, jefe de Microcirugía y Cirugía reconstructiva del grupo HM en Galicia, ha sido elegido como uno de los mejores doctores por la plataforma Top Doctors. Es un destacado cirujano plástico, experto en Senología y Patología, afincado en A Coruña. Pasó por algunos de los hospitales de mayor prestigio en el mundo, como el Jackson Memorial o el Hospital Mount Sinai. La unidad que dirige ha sido pionera en la introducción en Galicia de técnicas sumamente novedosas. 

Se licenció en Medicina por la Universidad de Santiago de Compostela, y después, pasó un tiempo trabajando en un pueblo mientras preparaba su oposición. «Es algo que tienen que hacer todos los médicos, porque te enseña el contacto real y del día a día con los pacientes», dice. Después, tuvo la primera plaza de España en cirugía plástica, y comenzó su carrera ejerciendo en el Chuac. Continuó en Oporto, Miami o México, entre otros, y pasó varios años de su carrera especializándose en valoración de secuelas  en patología mamaria y cáncer de mama

Seguir leyendo

Laura Inés Miyara
Laura Inés Miyara
Laura Inés Miyara

Redactora de La Voz de La Salud, periodista y escritora de Rosario, Argentina. Estudié Licenciatura en Comunicación Social en la Universidad Nacional de Rosario y en el 2019 me trasladé a España gracias a una beca para realizar el Máster en Produción Xornalística e Audiovisual de La Voz de Galicia. Mi misión es difundir y promover la salud mental, luchando contra la estigmatización de los trastornos y la psicoterapia, y creando recursos de fácil acceso para aliviar a las personas en momentos difíciles.

Redactora de La Voz de La Salud, periodista y escritora de Rosario, Argentina. Estudié Licenciatura en Comunicación Social en la Universidad Nacional de Rosario y en el 2019 me trasladé a España gracias a una beca para realizar el Máster en Produción Xornalística e Audiovisual de La Voz de Galicia. Mi misión es difundir y promover la salud mental, luchando contra la estigmatización de los trastornos y la psicoterapia, y creando recursos de fácil acceso para aliviar a las personas en momentos difíciles.