Mundial de Catar: ¿Qué es el síndrome respiratorio de Oriente Medio o MERS?

Cinthya Martínez Lorenzo
Cinthya Martínez LA VOZ DE LA SALUD

ENFERMEDADES

Turistas montan en camello en Catar
Turistas montan en camello en Catar JUANJO MARTIN | EFE

El MERS-CoV pertenece a la extensa familia de los coronavirus, ¿es más peligroso que el covid-19?

18 dic 2022 . Actualizado a las 20:40 h.

Estos días, con la celebración del Mundial de Qatar, empieza (mejor dicho, vuelve) a hablarse mucho del MERS. Se apunta a posibles casos en la selección francesa, si bien hasta ahora, todo son sospechas y no hay ninguna confirmación. Su nombre científico es el síndrome respiratorio de Oriente Medio y está causado por un coronavirus, el MERS-CoV. Pero, ¿en qué consiste este virus? ¿es cierto que es más «peligroso» que el covid-19?

¿Qué es el MERS?

Según indican de la Organización Mundial de la Salud (OMS), el síndrome respiratorio de Oriente Medio (MERS) es una enfermedad respiratoria vírica que se detectó por primera vez en Arabia Saudí en el 2012. Está provocada por la infección del MERS-CoV, un virus que pertenece a la extensa familia de los coronavirus. Esta característica lo hace relacionarlo con el covid-19 y, aunque sí tiene algunos comportamientos similares, también difiere en varios aspectos como su vía de transmisión o sus posibles síntomas. 

Hay quien lo denomina «el virus del camello» o «gripe del camello», pero el término no es del todo preciso. 

¿Cuáles son sus síntomas?

La infección por MERS-CoV puede no presentar síntomas (es decir, una infección asintomática), que se den síntomas respiratorios leves, o incluso enfermedades respiratorias agudas o graves. La OMS señala que el cuadro típico del MERS consiste en fiebre, tos y dificultad respiratoria. Aunque no tiene por qué darse siempre, la neumonía también es una manifestación habitual. 

En los cuadros graves, la enfermedad puede conllevar una insuficiencia respiratoria y por lo tanto, se requiere de ventilación mecánica o soporte vital en una unidad de cuidados intensivos. Como cualquier otro virus, su cuadro puede ser más grave si la persona infectada es mayor, tiene un sistema inmunitario debilitado o padece alguna enfermedad crónica como hipertensión arterial, enfermedades cardiovasculares, diabetes, nefropatías, etc. 

Los síntomas típicos del MERS

  • Fiebre
  • Tos
  • Dificultad respiratoria
  • Síntomas gastrointestinales como la diarrea (no se dan siempre)

¿Cómo se transmite?

El MERS-CoV es un virus zoonótico, es decir, se puede transmitir de animales a personas. «Los estudios han demostrado que los seres humanos se infectan a través del contacto directo o indirecto con dromedarios infectados, aunque aún no se conoce bien la vía de transmisión exacta», dice la OMS. Se ha detectado en dromedarios en varios Estados Miembros de Oriente Medio, África y Asia Meridional.

También es posible la transmisión de persona a persona. Esta tiene lugar, sobre todo, entre contactos directos y entornos de atención de salud. La OMS recalca que fuera de esos entornos, la transmisión ha sido limitada. A diferencia de la gripe o el resfriado común, el MERS-CoV no parece propagarse fácilmente entre las personas en comunidades.

El 80 % de los casos de infección en seres humanos han sido notificados por Arabia Saudí, en gran parte como consecuencia de un contacto directo o indirecto con dromedarios infectados o con personas infectadas en establecimientos de salud. Los casos detectados fuera de Oriente Medio suelen corresponder a personas que parecen haberse infectado en esa región y posteriormente han viajado fuera. Además, a día de hoy, solo se ha producido un escaso número de brotes fuera de Oriente Medio. 

El 35 % de los casos notificados a la OMS han muerto, pero el propio organismo precisa que esto puede ser una sobreestimación de la verdadera tasa de mortalidad provocada por el virus, ya que los sistemas de vigilancia existentes pueden pasar por alto los casos leves que pueden llegar a darse de MERS. 

¿Existe una vacuna o un tratamiento específico?

En la actualidad no se dispone ni de un tratamiento específico ni de una vacuna para el virus, aunque ambas opciones están en proceso de desarrollo clínico. De esta forma, el tratamiento se centra en aliviar los síntomas que puede provocar el síndrome, como el reposo, tomar suficientes líquidos, la ingesta de algún analgésico y, en casos graves, oxigenoterapia.

Podría decirse que la estrategia se centra en la prevención. La OMS recomienda precaución a cualquier persona que visite granjas, mercados, establos u otros lugares donde existan dromedarios u otros animales. En el caso de hacerlo, lavar bien las manos antes y después de tocar los animales y evitar el contacto con aquellos que estén enfermos. 

Además, la organización advierte que el consumo de productos animales crudos o poco cocinados, como la leche o la carne, conlleva un alto riesgo de infección por diversos patógenos que pueden causar diversas enfermedades en el ser humano. Los productos de origen animal que se procesan adecuadamente mediante cocción o pasteurización son seguros para el consumo, pero también deben manipularse con cuidado para evitar la contaminación cruzada con alimentos crudos.

Algunos datos sobre el MERS: 

  • En total, 27 países han notificado casos desde 2012. En Europa, ocho países han informado de casos confirmados, todos con conexiones directas o indirectas con el Medio Oriente.
  • Se han detectado 2.400 casos de infección desde que se detectó en 2012 y hasta 2019 (aunque la OMS dice que pudo haber más y que al ser leves, no detectarse). 
  • Ha provocado alrededor de 800 muertes
  • La vigilancia proactiva del MERS-CoV durante y después del Mundial resulta esencial, ya que las infecciones no detectadas podrían causar brotes globales. Un caso notable fue el gran brote de MERS-CoV de 2015 en Corea del Sur, donde una persona de Corea del Sur visitó cuatro países en el Medio Oriente y enfermó después de regresar a Seúl. Mientras esperaba en la sala de emergencias de un hospital abarrotado, la infección se propagó a otros, y los eventos de superpropagación de MERS-CoV resultaron en 184 infecciones con 36 muertes.

Cinthya Martínez Lorenzo
Cinthya Martínez Lorenzo
Cinthya Martínez Lorenzo

De Noia, A Coruña (1997). Graduada en Periodismo por la Universidad de Santiago de Compostela, me especialicé en nuevas narrativas en el MPXA. Después de trabajar en la edición local de La Voz de Galicia en Santiago, me embarco en esta nueva aventura para escribir sobre nuestro bien más preciado: la salud.

De Noia, A Coruña (1997). Graduada en Periodismo por la Universidad de Santiago de Compostela, me especialicé en nuevas narrativas en el MPXA. Después de trabajar en la edición local de La Voz de Galicia en Santiago, me embarco en esta nueva aventura para escribir sobre nuestro bien más preciado: la salud.