Marta Casado, hepatóloga: «Hay que estar, como mínimo, tres días seguidos sin probar el alcohol a la semana»

ENFERMEDADES

Marta Casado es presidenta de la Fundación Española del Aparato Digestivo.
Marta Casado es presidenta de la Fundación Española del Aparato Digestivo. La Voz de la Salud

La presidenta de la Fundación Española del Aparato Digestivo insiste en que el único consumo saludable es cero y que «el alcohol se vuelve más tóxico con la edad»

04 oct 2022 . Actualizado a las 11:57 h.

El alcohol es la sustancia psicoactiva más consumida y la edad de inicio se sitúa en 14 años, tanto en hombres como en mujeres. Entre el 2010 y el 2017 se estima que en España se produjeron una media de 15.489 muertes atribuibles a su ingesta anual, de las que el 55,7 % fueron prematuras. Su consumo supone un importante factor de riesgo ya no solo para la enfermedad, sino para la mortalidad. Para conocer la cantidad saludable, cómo recuperar el hígado y los efectos de esta bebida en el organismo hablamos con Marta Casado, presidenta de la Fundación Española del Aparato Digestivo (FEAD) y hepatóloga en el Hospital Universitario Torrecárdenas (Almería). En la actualidad, está involucrada en varios ensayos clínicos internacionales como investigadora principal, y realiza proyectos de investigación en temas como la hepatitis C y la enfermedad por hígado graso no alcohólico (EHGNA)

—¿De qué forma daña el alcohol la salud digestiva?

—El alcohol es un potente tóxico para nuestro hígado, cuyo uso continuado condiciona un daño hepático progresivo que puede evolucionar a fibrosis hepática. Esa fibrosis hepática puede llevar, a su vez, a una pérdida de función del hígado, así como la muerte o la necesidad de un trasplante. Incluso a la aparición de un cáncer de hígado. El mayor daño del alcohol en nuestro organismo se produce en este órgano, pero además, produce gastritis, que es una inflamación del estómago, y aumenta el riesgo de cáncer de esófago, de estómago y de colon, entre otros.

—Varios documentos del Ministerio de Sanidad muestran que la práctica de binge drinking está cada vez más asentada, especialmente en los jóvenes que consumen combinados. ¿Qué perjuicio tiene esta conducta?

—Este tipo de práctica de consumo de alcohol, también conocida como consumo por atracón, consiste en ingerir la mayor cantidad de alcohol en el menor tiempo posible, cuyo objetivo es conseguir la embriaguez de forma más rápida. Se trata de una conducta que en la actualidad está favorecida por el fenómeno del botellón, muy extendido entre los jóvenes y adolescentes. Esta ingesta tiene consecuencias y problemas. En primer lugar, la elevada ingesta de alcohol en poco tiempo puede causar lesiones gástricas, hepáticas, vasculares y además es un factor de riesgo para el desarrollo de problemas futuros con la bebida. Esto tiene efectos a corto y a largo plazo. Es indudable que el alcohol es una droga, al principio podemos sentir euforia, pero luego poco a poco, nuestro organismo va más despacio y al final puede causar un coma etílico y una parada cardiorrespiratoria. Pero además, este tipo de consumo favorece que se den comportamientos de riesgo como son los relacionados con accidentes de tráfico, abusos sexuales, conductas violentas, la mezcla con otras sustancias o incluso relaciones sexuales de riesgo sin la protección adecuada. A mayores, puede afectar directamente a la salud a largo plazo en cuanto a su desarrollo cerebral o daño hepático. 

—Digamos que una persona consume alcohol pero no se le diagnostica alcoholismo, aunque tiene un consumo elevado. ¿Qué cambios se producen a medida que pasan los días en su organismo?