Manuel Serrano, investigador: «A una persona vieja y sana no se le van a dar fármacos para que rejuvenezca»

Uxía Rodríguez Diez
Uxía Rodríguez LA VOZ DE LA SALUD

ENFERMEDADES

Manuel serrano es uno de los investigadores pioneros en el estudio del envejecimiento
Manuel serrano es uno de los investigadores pioneros en el estudio del envejecimiento Massimiliano Minocri

Es uno de los científicos más prestigiosos del mundo y pionero en estudiar el envejecimiento

22 sep 2022 . Actualizado a las 16:19 h.

Rejuvenecer. No por fuera con cremas antiarrugas, botox o cirugías. Rejuvenecer por dentro. El doctor Manuel Serrano lleva tres décadas trabajando en la senescencia celular. ¿De qué hablamos? Con el paso de los años, nuestras células también envejecen. Se acumulan en los tejidos y liberan sustancias dañinas que, finalmente, nos hacen enfermar. Este bioquímico es uno de los pioneros en el estudio del envejecimiento. Hace ya casi dos décadas realizó su descubrimiento más importante al identificar y caracterizar el gen p16, uno de los genes más importantes en la protección frente al cáncer. Desde entonces, no ha parado. Primero en Madrid, después en Barcelona y dentro de unos meses en Cambridge.

Es uno de los «fichajes estrella» de Altos Labs, una compañía sobre la que se ha escrito mucho últimamente y que podría tener detrás al multimillonario Jeff Bezos (algo que Serrano ni confirma ni desmiente). Este español trabajará con un verdadero dream team de científicos de todo el mundo. Unir la palabra envejecimiento y millonarios puede dar lugar a muchas conjeturas y películas, no es de extrañar que nos imaginemos a los más ricos pagando por retroceder unos cuantos años. Nada más lejos de la realidad. 

—Se busca entender el envejecimiento. Cada vez hay más esfuerzos dedicados a esto, pero en realidad, de lo que se trata, es de entender las enfermedades. ¿Cuál es la diferencia?

 —Las enfermedades, en su gran mayoría, ocurren cuando tenemos una edad avanzada. Cuando somos jóvenes, cuando tenemos 20, 30 o 40 años hay muy pocas, así que el envejecimiento es un factor de riesgo para desarrollar casi todas las enfermedades. Cuando se tiene una enfermedad es normal preguntarse, ¿y por qué tengo esto?, ¿qué he hecho mal?, ¿son mis genes, mi familia? Todo esto puede influir, no digo que no, pero lo que más influye, con mucha diferencia, es la edad. El envejecimiento es el principal factor de riesgo de la gran mayoría de las enfermedades. Sin embargo, no se entiende. No hay un conocimiento detallado de qué ocurre. No se sabe qué cambia de los 20 años a cuando cumplimos 60, siendo los mismos genes, probablemente los mismos hábitos de vida... La pregunta es qué ha cambiado para que con 60 tengamos predisposición a desarrollar muchas enfermedades y no cuando tenemos 20, esto es lo que se quiere entender.

—Es decir, lo que se buscan son nuevas maneras de tratar algunas enfermedades.

—Se tienen esperanzas con fundamento de que el entender el envejecimiento puede dar lugar a nuevas estrategias terapéuticas, nuevas maneras de abordar las enfermedades. Muchas de las enfermedades que se tienen con edades avanzadas no tienen curación eficaz, son enfermedades degenerativas. Las neurodegenerativas son famosas, el párkinson, el alzhéimer… Pero hay muchas otras, la arteriosclerosis es una degeneración del sistema vascular; la pérdida de función renal, la enfermedad crónica renal, son enfermedades degenerativas, pasa lo mismo con las enfermedades respiratorias. Prácticamente todas son enfermedades degenerativas que van progresando poco a poco y para las cuales no hay una buena terapia. Por eso, se tiene la esperanza de que, entendiendo el envejecimiento, se puedan encontrar nuevas dianas terapéuticas para tratarlas.

—¿Esas dianas terapéuticas ayudarán a retrasar esas enfermedades y, a su vez, así se lograría retrasar el envejecimiento?

—Sí, correcto. Lo que pasa es que esto de retrasar el envejecimiento genera unas ideas y unas expectativas que a veces los científicos no las explicamos correctamente. Enseguida se piensa que estamos trabajando para rejuvenecer a personas sanas, o para vivir no sé cuantos cientos de años…  La gran mayoría de los científicos que trabajamos en el envejecimiento y de las empresas farmacéuticas, la gran mayoría, no todas, no tienen esto como objetivo. Esto de alargar la vida de la población y demás, se consideran cosas casi de ciencia ficción, muy lejanas en el tiempo. No digo que sean imposibles, porque esto no lo puedo decir, pero no es algo que vaya a ocurrir en los próximos veinte años, es algo muy lejano.

—¿Y de qué estamos más cerca?

—Cuando se está empezando a entender el envejecimiento y se está encontrando en qué consiste envejecer, se están descubriendo una serie de características. Cuando uno va a las enfermedades que ocurren en las personas mayores y se busca, por ejemplo, qué ha pasado en una persona que tiene fibrosis pulmonar, se encuentra que están todas esas marcas del envejecimiento ahí exacerbadas. Es como si esa enfermedad concreta consistiera en un envejecimiento acelerado de ese órgano.

Hay muchos investigadores, entre los que me incluyo, que estamos interpretando enfermedades concretas como un proceso de envejecimiento acelerado de ese órgano. Voy a poner un ejemplo que ha sido, por desgracia, muy ilustrativo: el covid. Cuando una persona tiene covid y se cura, ya no tiene el virus, sin embargo, se ha observado que el pulmón de esas personas está como si hubiera envejecido diez, quince o veinte años. Ese covid ha producido un envejecimiento acelerado del pulmón. ¿Cómo se trata ese pulmón que ya no tiene virus, pero que ha envejecido prematuramente? No hay nada que hacer. Por eso estamos estudiando cómo algunas de las terapias que se están haciendo como resultado de entender el envejecimiento, pueden funcionar en esos pulmones prematuramente envejecidos.

Lamento ser un jarro de agua fría para muchas personas o para algunos medios de comunicación, que siempre que se habla de investigación sobre el envejecimiento imaginan que se está intentando hacer algo extraordinario, que de repente se va a vivir no sé cuántos años más. No, si tú ahora me preguntas si se va a vivir más con estos tratamientos, la respuesta es sí, pero también con mejores antibióticos, con mejor quimioterapia, con mejores fármacos que regulen la hipertensión… Toda la medicina está pensada para que vivamos mejor y más tiempo. El estudio sobre el envejecimiento es para poder tratar enfermedades y que podamos vivir mejor más tiempo.

—Pero nada de la eterna juventud, la inmortalidad y esas cosas que quedan tan bonitas.

—Eso aparece en los titulares y yo no sé qué hacer para que no se transmita esa idea, pero no hay manera. Tengo que insistir en que yo no trabajo para la eterna juventud, ni para la inmortalidad, ni para que hombres blancos, ricos y viejos sean más jóvenes. No trabajamos para eso. Es que la gente me lo dice, ¿esto es para que unos cuántos hombres ricos vivan más? No. Me acusan de que son investigaciones para una élite y nada más lejos de la realidad. Estamos trabajando para que una persona con fibrosis pulmonar, que no se puede levantar de la silla porque no puede respirar bien, mejore. Si esa persona pudiera levantarse e ir a hacer la compra, su vida mejoraría infinitamente. A lo mejor no le hemos curado, pero ese es el objetivo. Es un objetivo mucho más humilde, pero también mucho más realista.

—Ahora sí que me lo ha dejado a tiro. Le tengo que preguntar por Altos Labs. Mucho se ha escrito sobre este nuevo laboratorio que ha fichado a los mejores científicos en envejecimiento del mundo. Usted es uno de ellos, ¿ya se ha mudado a Cambridge?

—Aún no, me mudo y paso a ser empleado oficialmente de Altos en enero. 

—¿Qué busca Altos Labs?

—Me gustaría decir que no hay ningún secretismo alrededor de esta empresa. Tiene su página web donde están todos los investigadores, y ahora se va a sacar una web mucho más detallada. Hay notas de prensa explicando en qué se va a trabajar, no hay ningún secretismo. Lo que pasa es que, como genera morbo, se ha filtrado la información a los medios de comunicación antes de estar preparados, cuando estábamos en pañales. Para que te hagas una idea, se filtró la existencia antes de que hubiera un logotipo. Pero al revés, tenemos el objetivo de ser absolutamente transparentes porque no hay secretos ni nada que esconder. 

 —Sí que es cierto que llaman la atención estos fichajes de los mejores científicos del mundo. Es muy llamativo.

—También se hace para tratar el cáncer o para investigar sobre enfermedades neurodegenerativas. Aquí lo que pasa es que se añade el morbo del envejecimiento y la mala comunicación que hacemos los científicos de por qué se investiga el envejecimiento.

Si yo te dijera que esto es parecido a la inflamación, durante muchos años se ha estudiado la inflamación porque muchas enfermedades tienen procesos inflamatorios y se quiere entender cómo conseguir buenos antiinflamatorios. Pues bien, esto es lo mismo en el envejecimiento porque forma parte de muchas enfermedades. Se quiere entender en qué consiste para poder tratar esas enfermedades. Es cierto que hay una inversión importante y se está imitando lo que se hace en las universidades y en el entorno académico, que es tener buenos científicos que hagan su investigación de una forma libre y que la hagan juntos. El reunir talento no es ningún descubrimiento. Quieren tener personas que ellos consideran con talento y con interés en el envejecimiento, las quieren tener juntas para multiplicar las opciones de conseguir innovación, originalidad y la posibilidad de hacer hallazgos importantes. Estos descubrimientos se encargará de capitalizarlos la empresa, de conseguir que se trasladen a medicinas. 

Hay que recordar que el proceso del laboratorio al hospital es muy largo y muy complicado y requiere mucho dinero. A mí me han pedido que siga haciendo en Altos lo mismo que hago en el IRB de Barcelona, les parece fantástico lo que hago aquí y me dicen, sigue haciendo lo mismo,  pero en Altos y, además, lo harás junto con otros como tú.

—Para juntar todo este talento descomunal se necesita mucho dinero. De eso no hay duda. La sombra de Jeff Bezos planea sobre la iniciativa. ¿Qué nos puede decir de esto?

—Se habla de que hay unos determinados inversores, pero son rumores ni confirmados ni desmentidos por la empresa. Se ha hecho público a un inversor, que es Arch Venture, un fondo de inversión súper prestigioso de Estados Unidos. Cuando Arch Venture invierte en una empresa farmacéutica es como un sello de calidad. Esto ha pasado desapercibido porque no tiene morbo.   

—Volviendo a la ciencia, se busca entender el envejecimiento para entender las enfermedades. Me gustaría que hablásemos de la senescencia celular. 

—Hay muchas claves del envejecimiento, la senescencia celular es una de ellas. Tiene una cosa especial  porque es la que está más avanzada desde el punto de vista terapéutico. Hay fármacos experimentales, y la palabra experimental es muy importante. Algunos de esos fármacos están en ensayos clínicos, incluso uno ha superado la fase 2. Muchas veces la gente no se entiende que para que un fármaco pase de los ratones y de los animales de experimentación a las personas tiene que pasar una serie de fases, de filtros, que llevan años y años. Pues bien, hay fármacos experimentales que ya se han probado en pacientes que han superado con éxito la fase 2,  todavía tienen que pasar la fase 3. Es el campo de la investigación en el envejecimiento que está más avanzado.

—Vamos a tratar de explicarlo, ¿qué es la senescencia celular?

—Cuando se ha estudiado el envejecimiento celular, se ha visto que las células tienen también marcas de envejecimiento, van envejeciendo. Nosotros hablamos en el laboratorio de que unas células son más jóvenes, otras son un poco más viejas, otras son bastante viejas y, cuando la cantidad de envejecimiento llega a un umbral determinado, las células cambian y las llamamos senescentes. Son células, por así decirlo, súper súper viejas, que tienen una característica que las hace patológicas y es que dejan de cumplir su función habitual y pasan a convertirse en células muy inflamatorias. Son células que deberían haber sido eliminadas, pero que por razones que todavía no se entienden, el sistema inmune no logra acabar con ellas. Hay que matizar una cosa, no es que en una persona de 70 u 80 años todas sus células sean senescentes, como mucho, lo son un 5 % o un 3 %. Pero eso es mucho porque tener un 3% de las células de tu hígado senescentes, es una señal de alarma. Estas células tienen un efecto deteriorante en todo el órgano. 

—Y de aquí nacen los fármacos senescentes en desarrollo. 

—Hace unos siete años, se empezaron a descubrir fármacos experimentales que son capaces de matar a estas células senescentes y no matar a las que no son senescentes. Estos fármacos experimentales tienen un efecto terapéutico bastante llamativo en animales de experimentación en muchas enfermedades como la fibrosis pulmonar, la aterosclerosis, el párkinson, el alzhéimer. En general, todas estas enfermedades se pueden simular hasta cierto punto, aunque con muchas limitaciones, en ratones. Y estos fármacos experimentales han tenido un efecto terapéutico, no es que los cure del todo, no es que el ratón de repente se haga joven, pero tiene un efecto terapéutico. Así que, considerando que no hay nada para tratar el alzhéimer, es lógico que muchos investigadores clínicos hayan dicho «oye, esto hay que probarlo en personas». Por eso ahora mismo hay 15 ensayos clínicos probando estos fármacos para enfermedades concretas. Hay un ensayo clínico para alzhéimer, otro para el párkinson, otro para fibrosis pulmonar, para fallo renal, para las personas que han tenido covid…

Todo esto llevará unos años, algunos han fallado, lo que es normal. Yo estoy convencido de que en diez años habrá nuevos fármacos que han emergido de esta investigación que se inició para tratar el envejecimiento y que del envejecimiento se ha pasado a tratar enfermedades concretas.

 —Estos fármacos experimentales de los que estamos hablando, por decirlo de una forma muy sencilla, tratan de eliminar esas células senescentes.

—Efectivamente. Antes he dicho que, a lo mejor, en una persona de 70 años el 3 % de sus células son senescentes. Pero, por ejemplo, en una persona de 50 o 60 años que ha tenido covid, en el pulmón que ha sido prematuramente envejecido pueden ser el 20 o el 30 % de las células. Es una acumulación exagerada de células senescentes, por eso pensamos en el pulmón post covid como un pulmón prematuramente envejecido. No todo el mundo está de acuerdo con esto que estoy diciendo. 

—Entonces tenemos, por un lado, esos fármacos experimentales para eliminar esas células senescentes. Pero hay otra línea que es rejuvenecer las células que son más viejas, pero que no son senescentes.

—Sí, correcto. Esto es entrar en otro tema que es la reprogramación celular. Altos Labs tiene mucho interés en esto. La reprogramación es algo que se ha descubierto recientemente y que es capaz de rejuvenecer el ADN, simplificando. Se pueden encontrar marcas y aspectos que indican que la célula va envejeciendo y con estos factores de reprogramación, el núcleo de la célula se puede rejuvenecer y rejuveneciendo el ADN, el núcleo, se piensa que se puede rejuvenecer toda la célula y, por lo tanto, todos los tejidos, etcétera...

Pero aquí tenemos que dejar claro que la reprogramación celular se hace experimentalmente en el laboratorio de una manera que no es realista utilizarla con personas porque se hace introduciendo genes en las células. Introducir genes es lo que se llama la terapia génica, que es algo que solo se usa para casos muy muy muy concretos, enfermedades muy raras genéticas que no tienen ninguna curación. Solo para esas muy pocas enfermedades que cumplen esos requisitos se utiliza la terapia génica. ¿Por qué? Porque también se sabe que la terapia génica tiene muchos peligros. No es realista pensar que para tratar una enfermedad, como las que estamos hablando de personas en edad avanzada, se vaya a utilizar la reprogramación utilizando terapia génica. Así que esto de la reprogramación está todavía muy lejos de llegar a tener fármacos y hacer ensayos clínicos. Está muy lejos, estamos a muchos años de distancia de eso. 

 —Pero se está trabajando en eso. 

—Este tipo de investigación es la que quiere acelerar Altos Labs. El encontrar fármacos que imiten la reprogramación. Es decir, en lugar de utilizar terapia génica, utilizar fármacos. Tengo que matizar también una cosa, hay algunos científicos que creen que se podría utilizar terapia génica para reprogramar las células y rejuvenecerlas. No tengo ninguna cosa en contra, pero en general no es la aproximación terapéutica ideal.

—Pero, como dice, avanzar hacia esa reprogramación celular a través fármacos es una de las líneas prioritarias de Altos Labs. ¿Cuál es el objetivo final de esa reprogramación celular a través de fármacos?

—Es el mismo en el fondo. Personas que están en riesgo de desarrollar enfermedades, ver si se les puede disminuir ese riesgo. A una persona que tiene niveles altos de glucosa, no está enferma pero tiene un alto riesgo de desarrollar diabetes, se le da un fármaco todos los días para que tengan los niveles de glucosa un poco más bajos. Es el mismo objetivo. También te digo que este tipo de terapias preventivas requieren muchísimos estudios para asegurarse de que no hay ninguna toxicidad. Hacer terapias para personas viejas sanas no es realista. A una persona vieja y sana no se le van a dar fármacos para que rejuvenezca. Eso no va a pasar en las próximas décadas. Eso nadie lo ve de manera realista a corto plazo.

Uxía Rodríguez Diez
Uxía Rodríguez Diez
Uxía Rodríguez Diez

A Rúa, Ourense (1986). Coordinadora de La Voz de la Salud con una misión, que todos nos cuidemos más y mejor. La pandemia de covid-19 no solo la viví, también la conté en La Voz de Galicia. Mucho antes de todo esto trabajé en Vtelevisión durante casi una década como redactora, reportera y presentadora. Allí dirigí y presenté el programa Sana sana, sobre sanidad, bienestar y nutrición.

A Rúa, Ourense (1986). Coordinadora de La Voz de la Salud con una misión, que todos nos cuidemos más y mejor. La pandemia de covid-19 no solo la viví, también la conté en La Voz de Galicia. Mucho antes de todo esto trabajé en Vtelevisión durante casi una década como redactora, reportera y presentadora. Allí dirigí y presenté el programa Sana sana, sobre sanidad, bienestar y nutrición.




function hideSticky(){ var element_to_hide; if (mediaQueryMobile.matches) element_to_hide = document.getElementById('2PUB_CABECEROad-megaMobile-id'); else element_to_hide = document.getElementById('ad-FaldonSuperiorDesktop') if (element_to_hide !== null) element_to_hide.parentNode.removeChild(element_to_hide); } var wdgt_outbrain = document.querySelector(".OUTBRAIN"); var outbrain_options = { root: null, rootMargin: "0px", threshold: 0 }; var outbrain_io = new IntersectionObserver(function(entries) { if (entries[0].isIntersecting) { outbrainwdgt(); hideSticky(); outbrain_io.unobserve(wdgt_outbrain); } }, outbrain_options); outbrain_io.observe(wdgt_outbrain);