Jesús García Mata, especialista en cáncer de mama: «La curación del cáncer depende de saber por dónde podemos atacar a la célula para que no se haga viajera»

Lucía Cancela
Lucía Cancela LA VOZ DE LA SALUD

ENFERMEDADES

Jesús García Mata es Jefe de Oncología del CHUO.
Jesús García Mata es Jefe de Oncología del CHUO.

El Jefe de Oncología del CHUO explica que cada vez se conocen mejor las características tumorales y eso permite saber qué diana en las células es más interesante inhibir

21 sep 2022 . Actualizado a las 13:28 h.

El cáncer de mama metastásico es un mal presente en el 90 % de las muertes por este tipo de cáncer. Cinco de cada cien pacientes presentan metástasis en el momento del diagnóstico, y 30 de cada cien evolucionarán a ello, a pesar de la detección precoz. Sin embargo, en los últimos 20 años pocas enfermedades oncológicas han mejorado tanto su pronóstico, aunque el impacto en la vida de quienes lo sufren sigue ahí. Hablamos con el doctor Jesús García Mata, Jefe del Servicio de Oncología del Complejo Hospitalario Universitario de Ourense (CHUO), especializado en el tratamiento del cáncer de mama.

—¿Qué es el cáncer de mama metastásico?

—Es la presencia de afectación en diferentes órganos más allá de la mama. Es un cáncer que se inicia en la mama, pero las células tumorales aprenden primero a infiltrar, después a invadir los tejidos, a moverse entre ellos, y al final aprenden a meterse en los vasos sanguíneos, a viajar a otros sitios y hacer el proceso contrario. Salir del vaso sanguíneo, moverse entre los tejidos, invadir, infiltrar y crear asentamientos secundarios. Esto es una metástasis. Puede aparecer en el hígado, en los huesos, en los pulmones, en los ganglios, en el cerebro o en cualquier órgano. 

—Es bastante habitual que el cáncer de mama metastatice en los huesos, ¿de dónde sale esta relación?

—Correcto. Es uno de los sitios más frecuentes, y es verdad que no todos los tumores tienen la misma apetencia por dar metástasis en los mismos órganos, pero también es verdad que algunos de los tumores más frecuentes, como el cáncer de mama, de pulmón, producen metástasis óseas con bastante frecuencia. Hay muchas teorías al respecto. Algunas son mecánicas, y explican que la sangre pasa más por ahí y así se quedan las células. Otras son un poco más románticas, y dicen que determinados cánceres encuentran en determinados órganos un nicho donde se desenvuelven mejor. En definitiva, la causa no la sabemos del todo. 

—¿Por qué ocurre? Quiero decir, ¿hay algún eslabón que todavía quede por conquistar en el terreno de la metástasis?

—Para empezar, lo que mata a los pacientes con cáncer en la mayoría de las ocasiones son las metástasis. Si los cánceres no metastatizaran, las posibilidades de curación sería inmensas con intervención o tratamientos locales. Los cánceres metastatizan porque las células tumorales son absolutamente supervivientes y egoístas, ellas lo que pretenden siempre es aprovecharse de lo que tienen alrededor para prevalecer y proliferar. Son capaces de adaptar todo lo de alrededor para conseguir el objetivo de crecer más, invadir más, y por último son unas células que aprenden a ser viajeras. Son capaces de introducirse en el torrente sanguíneo, cosa que es muy difícil, para una célula que no sea la propia es un medio muy agresivo en el que no pueden sobrevivir y se destruyen. Las células tumorales sí lo consiguen, porque aprenden y desarrollan sus capacidades para resistir al torrente sanguíneo. Muchas veces viajan incorporadas en agregados de plaquetas, engañando a las propias células, y utilizándolas como método de transporte. Y después son capaces de volver a hacer el proceso contrario. De pararse en un sitio, pegarse al vaso sanguíneo, abrirlo, meterse en ese tejido y volver a infiltrarlo. Para infiltrar un tejido tienen que ser capaces de moverse, y esto lo hacen destruyendo las células de alrededor y luchando contra las barreras naturales que tenemos. Estas barreras, que están en los tejidos, se llaman los tejidos de sostén. Todos estos procesos son biológicamente complejísimos. La curación del cáncer, o por lo menos, ser eficaces en la lucha, depende en gran medida de saber por dónde podemos atacar a la célula para que no se haga viajera. Conseguir desentrañar por qué las células se metastatizan. Ahí reside la gran lucha una vez que el cáncer se ha desarrollado. La otra gran lucha es la prevención. 

—Según la SEOM, el cáncer de mama es el más frecuente en la mujer española. ¿Qué factores de riesgo se cumplen en nosotras para que tenga tanta incidencia?