La enfermedad del sueño supera el arsénico y el anticongelante como tratamiento

Lois Balado Tomé
lois balado LA VOZ DE LA SALUD

ENFERMEDADES

La mosca tse-tse es el vector de transmisión de la enfermedad del sueño.
La mosca tse-tse es el vector de transmisión de la enfermedad del sueño. La Voz de la Salud

El parásito transmitido por la mosca tse-tse ha rebajado su incidencia en África y la OMS tiene en mente acabar con la patología gracias al fexinidazol, un fármaco que lo cambia todo

12 sep 2022 . Actualizado a las 11:28 h.

Aunque su nombre real es tripanosomiasis humana africana, ha sido su apodo, la enfermedad del sueño, el que ha hecho mundialmente conocida a esta patología tropical. «Se llama así porque las personas afectadas están aparentemente dormidas, pero realmente no lo están. Están letárgicos, en definitiva, muy mal. Cuando en la enfermedad se desarrollan los síntomas neurológicos y psiquiátricos se invierte el ciclo del sueño, los ritmos circadianos. Los afectados pasan a estar muy activos por la noche y tirados por el suelo durante el día». Si la enfermedad es famosa, no lo es menos la responsable de expandir el parásito que la causa, la mosca tse-tse, quizás uno de los insectos más célebres del planeta. 

Sin embargo, y pese a ese nombre tan llamativo, la somnolencia no es ni mucho menos el primer síntoma de esta enfermedad, sino una de las señales últimas de su evolución; una enfermedad del sueño no tratada derivará en un estado de coma y, finalmente, en la muerte. «El parásito, en la primera fase de la enfermedad, está solo circulando en la sangre. Si no se trata, llega un momento en el que logra traspasar la barrera hematoencefálica, que es la que protege el cerebro y el sistema nervioso central. Se mete en el cerebro y empieza a causar daños severos neurológicos y psiquiátricos. La gente cambia su comportamiento, se vuelve impredecible, no logran controlar muy bien lo que hacen. Si no se trata, es la fase previa al coma. Finalmente, el paciente muere», explica Christophe Dardonville, investigador principal del grupo de quimioterapia antiparasitaria del Instituto de Química Médica del CSIC.

La agenda de la OMS marcaba el año 2020 como objetivo para lograr erradicar la enfermedad. No se ha conseguido. La pobreza del continente africano está siendo un problema y esa meta se ha pospuesto otros diez años, para el 2030. No obstante se ha avanzado de manera decisiva en la incidencia de la enfermedad en humanos, uno de los reservorios principales de este parásito llamado trypanosoma brucei, en parte gracias al descubrimiento de nuevos fármacos que han venido a sustituir a los clásicos derivados del arsénico que se utilizan contra esta enfermedad desde hace 70 años.

Existe una forma crónica de la enfermedad del sueño en la que algunas personas son portadoras del parásito, pero no desarrollan apenas síntomas y muchas veces no son conscientes de estar infectados. Esto complica la detección de reservorios humanos a la hora de luchar contra la enfermedad.

La mosca tse-tse, más cerca del tábano que de la mosca que conoces

En Europa, es raro hablar de una mosca que pica. ¿Qué es este insecto, encargado de transportar el parásito de un huésped a otro? Cristophe aclara que la mosca tse-tse y la mosca doméstica tan habitual en España no tienen nada que ver. «Son otro tipo de moscas, del género glossina, más similar a los tábanos que son moscas que sí que pican. La mosca tse-tse se nutre de la sangre de los mamíferos y transmite la enfermedad en las zonas que habita, que no es Galicia ni Europa, sino el África subsahariana», comenta. No obstante, el riesgo de contraer la infección no está solo en la picadura del insecto: «La enfermedad se puede transmitir de otras maneras, lo más probable es que sea con la picadura de la mosca, pero también se ha observado transmisión por vía sexual y por la sangre, mediante una transfusión».