El hermetismo constante alrededor de la salud de Isabel II

LA VOZ DE LA SALUD REDACIÓN

ENFERMEDADES

La reina Isabel II.
La reina Isabel II. La Voz de la Salud

En los últimos meses, la reina británica sufrió lo que el Palacio de Buckingham denominó oficialmente «problemas de movilidad episódicos».

09 sep 2022 . Actualizado a las 11:42 h.

Un escueto y a la vez inusual comunicado es todo lo que se supo sobre la salud de la reina Isabel II durante este jueves: «Después de una evaluación esta mañana, los médicos de la reina están preocupados por la salud de Su Majestad y han recomendado que permanezca bajo supervisión médica», decían desde Buckingham. Sin más datos. Solo con el goteo de la llegada de sus familiares al castillo de Balmoral, en Escocia, residencia en la que se encontraba la monarca, hacía presagiar la gravedad. Sin embargo, a las siete y media de la tarde (hora española) llegó la noticia. Isabel II había fallecido con 96 años. 

La soberana más longeva del mundo siempre disfrutó de una salud de hierro. Una muestra de ello es que la primera vez que se la vio apoyada en un bastón fue hace menos de un año. Precisamente, desde finales del 2021, Isabel II sufría lo que el Palacio de Buckingham denominó oficialmente «problemas de movilidad episódicos». De nuevo, ningún dato más.

El hermetismo alrededor de la salud de la reina no ha hecho más que alimentar las especulaciones durante los últimos meses en los que se han sucedido las cancelaciones de actos. Aún así, hace tan solo dos días la vimos por última vez, más delgada y encorvada pero de pie, para recibir a Liz Truss, la nueva primera ministra británica tras la salida de Boris Johnson. El tono amoratado de su mano no pasó desapercibido, aunque nada hacía pensar que tan solo 48 horas después llegaría su fallecimiento. 

La Reina junto a Liz Truss
La Reina junto a Liz Truss POOL | REUTERS

Pocas veces estuvo la monarca en un hospital, al menos, que se sepa. En el año 2003 fue operada de su rodilla derecha por un esguince, lo que la obligó a usar muletas durante dos semanas. Tuvo que pasar una década para que volviera a dormir en un centro médico, en el 2013 fue tratada de un virus estomacal que no tuvo mayores consecuencias. En el 2018, se sometió a una cirugía para tratar las cataratas que tenía en uno de sus ojos.

En octubre del año 2021 se marcó un antes y un después, Isabel II apareció en público apoyada en un bastón, tenía 95 años y fue entonces cuando recibió las primeras órdenes estrictas de su equipo médico: tenía que permanecer en reposo, por lo que se cancelaron algunas de sus apariciones públicas.