Francisco Villarejo, neurocirujano: «No conocemos el origen de la mayoría de tumores cerebrales»

Lucía Cancela
Lucía Cancela LA VOZ DE LA SALUD

ENFERMEDADES

El doctor Francisco Villarejo es el jefe del Servicio de Neurocirugía del Hospital La Luz.
El doctor Francisco Villarejo es el jefe del Servicio de Neurocirugía del Hospital La Luz.

Es miembro de las sociedades más importantes de Neurología, Neurocirugía y Pediatría a nivel mundial, y reconoce que los robots pueden ser de gran ayuda en los lesionados medulares

08 sep 2022 . Actualizado a las 13:56 h.

El doctor Francisco Villarejo (Málaga) es el jefe del Servicio de Neurocirugía del Hospital La Luz (Madrid), así como miembro de algunas de las sociedades más importantes de Neurología, Neurocirugía y Pediatría, entre ellas la American Association of Neurological Surgeons y la American Epilepsy Society. Reconoce que su especialidad está entre las más complicadas. Se reparte, el título, con la cardiocirugía. Eso sí, «desde el punto de vista quirúrgico». Sabe navegar a la perfección en el cerebro, en la columna vertebral y en el sistema nervioso. Se los conoce al dedillo desde que comenzó su carrera en el año 1975, después de licenciarse en Medicina y Cirugía por la Universidad Complutense de Madrid.

—¿El cerebro es el órgano más importante, ya no solo del humano, sino de las especies? O más que importante, complejo. 

—Con diferencia es el más importante porque ahí tenemos todo el control del cuerpo humano. Se fabrican las hormonas que funcionan a nivel de la hipófisis, la movilidad, el pensamiento, la memoria, el habla o el oído. Está todo en el cerebro. 

—¿Cuánto se conoce sobre este órgano? Siempre se ha pensado que es una parte muy pequeña. 

—No, no estoy de acuerdo. Yo creo que sobre el cerebro conocemos muchísimo, y cada vez conocemos más. Nos faltan cosas a nivel de bioquímica, de productos que hay en el cerebro y que todavía no sabemos. Pero en cuanto al funcionamiento, y a la localización de estas funciones, creo que hemos progresado muchísimo en los últimos años. Pienso que es la especialidad que más ha avanzado de todas las que existen en medicina, aunque también es verdad que hay cosas que se nos escapan. Una de ellas es la enfermedad del alzhéimer, que de todas las patologías que hay en el cerebro, es de la que menos sabemos. Eso sí, creo que a corto plazo se van a encontrar productos que eviten que vaya adelante. 

—¿Hay forma de cuidar el cerebro tal y como se haría con el corazón?

—Hay cosas que se pueden hacer, pero es importante ponerlas en práctica desde la juventud, porque luego, cuando una persona tenga 60 o 70 años ya no valdrán. Por un lado, es fundamental la alimentación, aunque parezca mentira. Si tomas demasiada grasa, o tienes el colesterol muy alto y se deposita en las arterias que van al corazón, y al cerebro, estas se pueden obstruir. Después, hay productos que son tóxicos para el cerebro, como el tabaco. También hay que hacer ejercicio, tanto físico como mental. Pero hay que empezar a cuidarlo pronto, desde que uno tiene 25 o 30 años.