La reina Letizia y su metatarsalgia crónica: «El tratamiento fundamental es disminuir el uso del tacón»

Laura Inés Miyara
Laura Miyara LA VOZ DE LA SALUD

ENFERMEDADES

La reina Letizia ha llevado más zapatos planos últimamente para cuidar sus pies.
La reina Letizia ha llevado más zapatos planos últimamente para cuidar sus pies. Raúl Terrel

Se trata de un dolor que afecta a las mujeres y que es casi tan frecuente como la lumbalgia

31 ago 2022 . Actualizado a las 13:41 h.

¿A quién no le gustaría ponerse los zapatos de una reina? Aunque a simple vista esto parezca un sueño, la realidad es que sus zapatos no son tan cómodos como parecen. No es casual que la reina Letizia no se suba a los tacones altos tanto como antes. Este verano, se la ha visto con calzado plano en distintos eventos. El cambio no tiene que ver con una cuestión de moda: este fin de semana, se ha revelado que, a causa del uso frecuente de los zapatos con tacón, Letizia sufre una metatarsalgia crónica. Una afección que en las mujeres es casi tan común como la lumbalgia y que, si bien se caracteriza por el dolor en la parte delantera del pie, tiene su origen más atrás, en el tendón de Aquiles.

La metatarsalgia crónica es un dolor localizado en la parte anterior del pie, en la planta. Concretamente, afecta a la región delantera del pie, ubicada justo antes de los dedos: la zona del hueso metatarsiano. «Es uno de los dolores osteomusculares más frecuentes que tenemos. Yo digo que es casi tan frecuente como las lumbalgias», señala el doctor Francisco Baixauli García, cirujano ortopédico de la Sociedad Española Cirugía Ortopédica y Traumatología (SECOT).

Causas y factores de riesgo

La metatarsalgia es más frecuente en mujeres, pero eso no quiere decir que la única causa de esta dolencia sea el uso de calzado con tacón. «La metatarsalgia fundamentalmente tiene dos tipos. Está el dolor crónico de la metatarsalgia por un motivo congénito, de nacimiento, es decir, aquellas personas que nacen con una estructura del pie que llamaríamos pie cavo, con un aumento del arco plantar, por ejemplo, o aquellas personas con alguna alteración neurológica que tienen un acortamiento del Aquiles, y caminan con el pie en equino, como si caminaran un poco en puntillas», explica Baixauli.

«Uno de los problemas congénitos frecuentes es que el primer dedo sea más corto, lo que llamamos un pie griego. En esos casos el peso se transmite más a la cabeza de los metatarsianos y entonces se produce dolor. Pero por mucho, lo más frecuente es que sea a causa del calzado en mujeres. Es el dolor crónico de la metatarsalgia que podríamos llamar adquirido. Ese dolor suele ser por culpa de que usamos zapatos de tacón con demasiada frecuencia y esto equivale a andar de puntillas. Entonces, lo que estamos haciendo es sobrecargar la parte anterior de la planta del pie. Esto se asocia muy frecuentemente con el juanete, que también es muy común en mujeres, como consecuencia de ese mismo calzado con tacón, con punta estrecha adelante», observa el cirujano.

Zapatito de cristal

En casos como el de Letizia y el de muchas mujeres que visten a diario con zapatos de tacón, el problema está no solo en el ángulo del calzado (que es demasiado pronunciado y genera una postura similar a la que tendríamos al caminar en puntillas) sino también de manera fundamental en la horma. Los tacones suelen ajustarse más al pie que los zapatos planos y esto implica suelas más estrechas y rígidas. Todo esto es perjudicial para la salud y el bienestar de nuestros pies.