Hipertensión, EPOC, diabetes: «La descompensación por el calor acaba produciendo la muerte»

Laura Inés Miyara
Laura Miyara LA VOZ DE LA SALUD

ENFERMEDADES

El riesgo de complicaciones para pacientes con enfermedades crónicas se multiplica con las olas de calor.
El riesgo de complicaciones para pacientes con enfermedades crónicas se multiplica con las olas de calor. La Voz de la Salud | iStock

Las temperaturas extremas del verano ponen en riesgo a pacientes con enfermedades como diabetes, EPOC o hipertensión

10 ago 2022 . Actualizado a las 10:53 h.

El verano siempre es una época para extremar ciertos cuidados. Medidas como intentar no exponernos al sol en las horas centrales del día, hidratarnos aunque no tengamos sensación de sed o dejar el ejercicio físico para las últimas horas de la tarde son recomendaciones útiles para que nuestro cuerpo no sufra los estragos provocados por el calor.

Pero este año, con las temperaturas extremas sumadas a la crisis energética que obliga a limitar el uso de refrigeración en muchos sitios, las perspectivas para aquellas personas que son más vulnerables al calor son alarmantes. No hablamos solo de quienes, por su edad, se encuentran en mayor riesgo: muchos pacientes con patologías crónicas pueden ver su condición agravada por estas temperaturas que no dan tregua. Hace unos días, te contábamos el caso de Marc, que sufre dermatitis atópica. También te contamos cómo impacta esto en la salud mental. Hoy, repasamos cómo puede afectarte el calor extremo si sufres enfermedades cardíacas, pulmonares o metabólicas, y cómo puedes protegerte.

«Está ampliamente demostrado el aumento de la mortalidad y de los ingresos hospitalarios durante los períodos de calor extremo. Esto se explica tanto por el golpe de calor en sí mismo (consecuencia aguda de la exposición al calor extremo, que puede conllevar a la muerte), como, más frecuentemente, por la exposición al calor de pacientes con enfermedades crónicas, especialmente en mayores, que sufren una deshidratación, con cambios metabólicos y finalmente una descompensación de su enfermedad de base. Esta última es el mecanismo relacionado con el calor que mayoritariamente acaba produciendo la muerte», explica la doctora Marisol Bravo Amaro, coordinadora del área de promoción de la salud cardiovascular de la Fundación Española del Corazón (FEC).

Diabetes

La temperatura extrema de una ola de calor impacta en la calidad de vida de todo el mundo, pero, si eres diabético, podrías tener complicaciones relacionadas con la enfermedad. Así lo explica el doctor Martín López de la Torre Casares, secretario y miembro del Comité Gestor del Área de Diabetes de la Sociedad Española de Endocrinología y Nutrición (SEEN).

«Las personas con diabetes mellitus se encuentran en especial riesgo frente a temperaturas extremas por varias razones. Por un lado, la glucemia elevada en diabéticos mal controlados condiciona una mayor pérdida de líquido por la orina, y predispone a la deshidratación. Por otro lado, la diabetes de larga evolución puede afectar a la regulación nerviosa que facilita la adaptación al calor, por ejemplo, mediante una sudoración inadecuada, lo que les hace más sensibles al calor», explica López.