Celia Posada, dermatóloga: «Un lunar nuevo a los 50 es excepcional y te tiene que hacer sospechar de que no es bueno»

Lucía Cancela
Lucía Cancela LA VOZ DE LA SALUD

ENFERMEDADES

Doctora Celia Posadas, coordinadora de la campaña de prevención «Euromelanoma» en Galicia.
Doctora Celia Posadas, coordinadora de la campaña de prevención «Euromelanoma» en Galicia.

La responsable de la Unidad de Melanoma del área sanitaria de Vigo recuerda que «las cremas solares son solo un factor más de la protección» y aplaude el avance que ha tenido el tratamiento de este tumor

22 jul 2022 . Actualizado a las 17:21 h.

El cáncer de piel afecta a cualquier persona, de cualquier edad, y es el más frecuente en todo el mundo. De hecho, sus números están aumentando. Falta concienciación, aun cuando es uno de los tumores más fáciles de tratar si se hace un diagnóstico precoz. El calor, y el sol, nos vuelve a todos más vulnerables. La doctora Celia Posada es la coordinadora de la Unidad de Melanoma del área sanitaria de Vigo, así como de Euromelanoma en Galicia, la campaña de prevención por excelencia. 

—¿Cómo podemos identificar un lunar peligroso?

—Es una pregunta complicada. Grosso modo, hay una regla que es la del ABCDE. A se refiere a si un lunar es asimétrico; B de bordes irregulares: C de color, es decir, si tiene varios colores (heterocrómico); D pertenece a diámetro, por si tiene seis seis milímetros o más, y finalmente, la E habla de la evolución. El hecho de que haya cambios en este sentido nos debería alertar. 

—Luego siempre hay excepciones. 

—Claro. Es decir, el tamaño, por ejemplo, se establece en seis milímetros, pero también hay melanomas pequeños. Por eso es importante la evolución, o por el contrario, saber si es nuevo y ha aparecido con cierto tamaño. En cualquier caso, que no sea redondo o monocromo es algo que nos tiene que llamar la atención. Los cambios nos dan pistas, de ahí, la importancia de conocernos y conocer nuestra piel. 

—Me habla de la evolución del lunar, ¿suele haber un tiempo medio de crecimiento?

—No. La evolución del melanoma es muy relativa. El más frecuente es el de extensión superficial, y este suele ir lento en el tiempo. Hablamos de meses, incluso a veces, años para que profundice más y el pronóstico empeore claramente. Después existen otros tipos, como el nodular, que aparecen de cero y tienen un crecimiento muy rápido. Los léntigos de la cara, por ejemplo, pueden tardar hasta años. Por eso digo que la evolución depende mucho del tipo.  

—¿Hay zonas específicas en las que suelen salir y que, por lo tanto, debamos vigilar más?

—El melanoma puede salir en cualquier sitio, tanto en piel, como en mucosas, véase ojo, genitales, boca, o incluso, intestino. Pero sí que es cierto que hay determinados melanomas como el lentigo maligno que suele aparecer en zonas que se consideran de exposición crónica, sobre todo en la cara. Evolucionan durante años, y por eso son más frecuentes en gente mayor a los que les ha dado mucho el sol. Otros melanomas, como de extensión superficial aparecen en zonas de piel con exposición intermitente al sol, a raíz de las quemaduras, especialmente, aquellas que han sucedido en espalda, brazos y piernas.  

—Entiendo que un lunar que hemos tenido de toda la vida puede volverse cancerígeno en cualquier momento. 

—Sí, no tiene por qué ser un lunar nuevo. 

—¿Hasta cuándo pueden seguir formándose los lunares? Si cada nuevo nos tiene que hacer sospechar…

—No hay un punto de corte, pero en general los lunares aparecen, algunos en el nacimiento, y sobre todo, en la infancia y adolescencia. Aproximadamente, hasta los 30 años, aunque esto es algo muy teórico. Eso sí, una aparición de un lunar nuevo a los 50 sería algo excepcional, y te tiene que hacer sospechar de que no es bueno. 

Doctora Celia Posada: «La fotoprotección no son las cremas, estas solo son un elemento más»

Doctora Celia Posadas, coordinadora de la campaña de prevención «Euromelanoma» en Galicia.
Doctora Celia Posadas, coordinadora de la campaña de prevención «Euromelanoma» en Galicia.

—Vamos a repasar la teoría. Para evitarlo, ¿la crema solar debe ser lo primero?

—La única medida abordable que tenemos, y con la que sí se ha relacionado el aumento de la incidencia, es la exposición al sol. Quiero decir, la genética no la podemos cambiar, pero dentro de los factores ambientales y modificables, el riesgo más importante lo supone la radiación ultravioleta. Entonces, la forma con la que podemos evitar un melanoma es tener una fotoexposición con sentido común. Sobre todo, evitando quemaduras solares durante la infancia y la adolescencia. A estas edades se adquiere el mayor riesgo de desarrollar el melanoma en la edad adulta. 

—Solo con echarnos crema no nos protegemos, ¿no?

—No. En primer lugar, la fotoprotección no son las cremas, porque estas son un elemento más. La fotoprotección son muchas variables a aunar. Desde evitar horas centrales del día, no abusar mucho de la exposición, llevar ropa como camisetas y sombreros, buscar sombras y echar la crema.

—¿El índice de fotoprotección debe ser de 50 sí o sí? 

—Tampoco, muchas veces eso es cuestión de márketing. Teóricamente, el índice de protección de las cremas a partir del 30 es prácticamente el mismo, porque cubre casi igual que una de 50. El problema de las cremas es que casi nadie las aplica bien, porque es muy difícil. Los estudios están hechos en base a una cantidad concreta por centímetros cuadrados. Es mucha cantidad y algo que poca gente se aplica, así que el factor de protección real que utilicemos siempre será menor. Pero teóricamente, si las aplicamos bien, a partir de un 30 estaríamos igual de cubiertas que con un 50. Hay que hacerlo media hora antes de exponernos, y reaplicarla cada dos horas, y cada vez que se salga del agua. 

—El melanoma tiene un riesgo de metástasis elevado, ¿en qué punto estamos del tratamiento?

—En los últimos 20 años, los tratamientos han avanzado muchísimo, y con ello, ha mejorado la supervivencia del melanoma metastásico. A día de hoy hay mucha más esperanza para esa gente de la que había hace 20 años, cuando apenas contábamos con tratamientos. Ahora con la inmunoterapia y la terapia dirigida se ha avanzado mucho. Pero lo más importante del melanoma es cogerlo a tiempo, porque con una cirugía muy sencilla y local tiene un pronóstico excelente. La probabilidad de metástasis depende del momento en el que se coja.

La científica gallega Marisol Soengas promovió la iniciativa Conócelas para difundir la investigación sobre el cáncer en colegios

Marisol Soengas, experta en melanoma: «Hay que hacer seguimiento a los lunares porque son células con alteraciones que están durmientes»

Lucía Cancela

Marisol Soengas (Agolada, 1968) es una de las gallegas que pone la ciencia por todo lo alto. Es experta en melanoma, una líder en su investigación, y además, lucha por visibilizar a todas las marisoles que como ella dedican su carrera al estudio de este y otros tumores. Primero trabajó con Margarita Salas, y después, decidió continuar en Nueva York y en Míchigan. Ahora, es directora del grupo de Melanoma en el Centro Nacional de Investigaciones Oncológicas (CNIO) y vicepresidenta de la Asociación Española de Investigación contra el Cáncer (Aseica).

—La primera pregunta, ¿por qué es tan peligroso el melanoma?

Seguir leyendo

Lucía Cancela
Lucía Cancela
Lucía Cancela

Graduada en Periodismo y CAV. Me especialicé en nuevos formatos en el MPXA. Antes, pasé por Sociedad y después, por la delegación de A Coruña de La Voz de Galicia. Ahora, como redactora en La Voz de la Salud, es momento de contar y seguir aprendiendo sobre una de mis pasiones, la nutrición.

Graduada en Periodismo y CAV. Me especialicé en nuevos formatos en el MPXA. Antes, pasé por Sociedad y después, por la delegación de A Coruña de La Voz de Galicia. Ahora, como redactora en La Voz de la Salud, es momento de contar y seguir aprendiendo sobre una de mis pasiones, la nutrición.