¿Por qué se ha confundido el cólera con una gastroenteritis?: «Técnicamente no se le puede llamar así»

Cinthya Martínez, Lucía Cancela LA VOZ DE LA SALUD

ENFERMEDADES

El cólera es una enfermedad diarreica aguda causada por la ingesta de alimentos o agua contaminados con el bacilo Vibrio cholerae.
El cólera es una enfermedad diarreica aguda causada por la ingesta de alimentos o agua contaminados con el bacilo Vibrio cholerae. La Voz de la Salud

Te explicamos cómo es posible que en cuestión de horas se haya pasado de hablar del primer caso de cólera autóctono desde el 1979 a acabar desmintiéndose

23 jun 2022 . Actualizado a las 10:21 h.

En un primer momento, se habló de un nuevo caso de cólera autóctono en España (el último había sido en el 1979). El precintado de una finca de Toledo después de que una menor bebiese agua potable de un pozo de dicha propiedad hizo saltar todas las alarmas. No obstante, el Ministerio de Sanidad no tardó en salir a desmentir esta afirmación y asegurar que estábamos ante otra enfermedad. 

«Técnicamente no se le puede llamar cólera porque han dicho que no tiene la toxina. Pero al final es vibrio cholerae y es la misma especie de bacteria», afirma Raúl Rivas, catedrático de Microbiología. Así, después de un análisis exhaustivo que realizó el Instituto de Salud Carlos III, se constató que lo que padecía la menor era una gastroenteritis por vibrio, con la presencia de la bacteria del cólera pero sin la toxina que produce la sintomatología de la enfermedad. 

Para poner luz entre tanta confusión, el microbiólogo explica: «En realidad pasa con muchos tipos de microorganismos. Dentro de una especie bacteriana, una cepa puede producir un antibiótico o no, una cepa puede tener una toxina, o no. En este grupo las más complicadas que causan cólera son vibrio cholerae 01 y el vibrio cholerae 139. Porque tienen una enterotoxina que es la que provoca los daños en las células intestinales y origina esas diarreas acuosas con la pérdida de electrolitos. Pero si la cepa no tiene la toxina, aunque la identidad sea de vibrio cholerae, no provocará ese daño en el intestino. Se dice que son no enterotoxigénicas, porque causa unas diarreas menos graves y unos síntomas menores». 

De esta forma, no se habla de la enfermedad del cólera porque la bacteria que tenía la menor no producía la toxina que, realmente, es la responsable de causar la sintomatología. «Va desde pérdida de líquidos, electrolitos, pero así como muchos otros problemas en multitud de órganos. De hecho sin tratamiento, el 60 % de las personas que tienen cólera pueden morir», apunta Rivas. 

La historia del cólera se ha caracterizado por aparecer de manera epidémica, con una amplia distribución y una incidencia que oscilaba entre los 200 y 300 casos. «Los brotes en España han sido súper frecuentes. Las últimas epidemias de cólera en la Comunidad Valenciana, en tiempos de Ramón y Cajal (1852-1934), fueron devastadoras. Nos hemos olvidado, pero las bacterias siguen ahí», insiste Raúl Rivas, catedrático de Microbiología.