¿Cómo se produce un coágulo de sangre cerebral?, ¿cuáles son sus síntomas?

Lucía Cancela
Lucía Cancela LA VOZ DE LA SALUD

ENFERMEDADES

El coágulo de sangre en el cerebro puede estar en las arterias o en las venas.
El coágulo de sangre en el cerebro puede estar en las arterias o en las venas. La Voz de la Salud | iStock

En función del lugar en el que se aloje la masa de sangre, se puede hablar de ictus o de trombosis de senos venosos | Dificultad en el habla, pérdida de fuerza en en la mitad del cuerpo o problemas de visión son algunos de sus signos de alerta

16 may 2022 . Actualizado a las 13:44 h.

La formación de coágulos por parte de nuestro organismo es algo habitual. Si te das un golpe, o te cortas al picar la verdura, las plaquetas actuarán casi de manera inmediata para paliar esa hemorragia. De esta manera, se forma un tapón y el sangrado externo se paraliza. Acto seguido, llegan los factores de coagulación, que hacen que las fibrinas se unan y sellen el interior de la herida. Por último, el vaso sanguíneo lesionado se cura y el coágulo se disuelve con el paso de los días. Sin embargo, ¿qué ocurre si no sucede lo que dicta esta teoría?, ¿es posible que un coágulo aparezca sin una agresión externa?

¿Qué es un coágulo?

Un coágulo es la acumulación de plaquetas y fibrinas que bloquean la circulación de sangre. «Es una masa que se forma cuando las plaquetas, proteínas y diferentes células de la sangre se pegan entre sí», explica la doctora Susana Arias, vocal de la Sociedad Española de Neurología (SEN). Estas formaciones son una reacción defensiva del organismo ante una herida externa. Con todo, «el problema llega cuando estos coágulos de sangre circulan por el organismo, tanto por las arterias como por las venas, sin un fin, impactando y produciendo una falta de riego en un determinado órgano», añade la profesional. Aquí ninguno queda excluido, ya que pueden llegar al cerebro, al corazón, al riñón, al intestino o a cualquier extremidad. Como consecuencia del taponamiento, llega la privación del flujo sanguíneo a los distintos órganos, con los efectos negativos de salud que provoca. 

¿Por qué se suele formar un coágulo?

Más allá de su definición como reacción ante una agresión externa, podemos diferenciar distintas causas que hacen que un coágulo viaje o bien por las arterias, o bien por las venas. Tirando de metáforas, la doctora Arias propone ver las arterias como una carretera de ida «que llevan la sangre oxigenada», y las venas como una vía de vuelta, «por la que circula la sangre sin oxigenar y los desechos». En función del lugar en el que se forme un coágulo hablaremos de un origen u otro. 

Los trombos o embolias que aparecen en las primeras pueden deberse a una fuente cardioembólica, a problemas en la estructura del corazón, en su aparato eléctrico o en su aparato valvular. «Por ejemplo, después de un infarto agudo de miocardio, la pared del corazón puede quedar débil, y que el bamboleo de este órgano no sea el adecuado en cada latido», señala la vocal de la SEN, que añade: «Eso provoca que con cada movimiento, uno de esos trombos es expulsado a la circulación general, pudiendo impactar en diferentes órganos». 

Bamboleo cardíaco: por su término en inglés swinging heart. Bamboleo cardíaco o corazón oscilante, que se da cuando el corazón tiene una movilidad libre dentro de la cavidad pericárdica.