Trastorno bipolar: síntomas, dificultades en el diagnóstico y tratamiento

Cinthya Martínez Lorenzo
Cinthya Martínez LA VOZ DE LA SALUD

ENFERMEDADES

El trastorno bipolar es una enfermedad mental caracterizada por la existencia de una alteración en los mecanismos cerebrales de regulación del ánimo.
El trastorno bipolar es una enfermedad mental caracterizada por la existencia de una alteración en los mecanismos cerebrales de regulación del ánimo. La Voz de la Salud

Los síntomas de esta enfermedad mental oscilan entre la euforia a la depresión. Te explicamos cuáles son, qué dificultades existen a la hora de realizar un diagnóstico preciso y cómo se puede tratar

01 abr 2022 . Actualizado a las 12:57 h.

Anteriormente conocido como enfermedad maníaco-depresiva, el trastorno bipolar es un problema de salud mental grave en el que se produce una alteración en los mecanismos cerebrales de regulación del estado de ánimo. Las personas que lo sufren pasan de ciclos de manía a fases de depresión. Carina Fernández, psicóloga y coordinadora de Servicios y Programas de Feafes Galicia explica que «se trata de una enfermedad crónica en la que se produce una alteración de los mecanismos que regulan las emociones y el humor que tiene una persona». 

Lo primero que se debe tener en cuenta a la hora de hablar de este problema de salud mental es que no es un término para describir fluctuaciones del estado de ánimo. Aunque es frecuente escuchar «eres bipolar» ante cambios de actitud, el trastorno bipolar es una enfermedad, y por lo tanto, presenta un cuadro mucho más complejo que un cambio de humor que sufrimos todos en algún momento. 

La guía de práctica clínica del trastorno bipolar apunta a que la presentación clínica de cada caso es muy heterogénea. «Es una enfermedad en la que hay períodos de depresiones mayores, con tristeza, ansiedad, problemas para dormir, desesperanza y pocas ganas de vivir. Pero estos se alternan con otros, que llamamos de manía o hipomanía, de euforia, desinhibición de la conducta, hiperactividad o no necesitar casi dormir», indica Ana González-Pinto, presidenta de la Fundación Española de Psiquiatría y Salud Mental (FEPSM). «Todos podemos tener pequeñas fluctuaciones en el estado de ánimo, pero más o menos mantienen una línea de base. En este caso hay unos picos muy importantes hacia un polo y otro», añade. 

¿Cuáles son sus síntomas?

Para conocer cómo es el proceso de cambio de ánimo y comportamiento de una persona con trastorno bipolar debemos saber que existen tres tipos. «En el trastorno bipolar tipo I, la persona tiene episodios de manía y de depresión. Cuando hablamos de los primeros, la persona se encuentra en un estado de ánimo eufórico, inquieto, habla más deprisa, está más hiperactivo y su conducta está acelerada», señala Fernández. Los episodios de depresión suelen ser más conocidos por la población e incluyen la incapacidad para disfrutar, tristeza extrema sin causas justificadas, aumento de las preocupaciones, fatiga, dificultades para dormir o disminución de las relaciones sociales. 

En el trastorno bipolar tipo II el paciente alterna episodios de hipomanía -que sería una manía de menor grado- y depresión. ¿Cuál sería la principal diferencia entre este y el trastorno bipolar tipo uno? Fernández responde que «en el primero también pueden aparecer síntomas psicóticos como alucinaciones o delirios -por lo que la enfermedad es más grave-, mientras que en el tipo II predominan las depresiones».