Guillermo M. Melgar: «A los antivacunas les debo un favor»

ENFERMEDADES

Guillermo M. Melgar, también conocido como Farmacia Enfurecida o Farmacéutico Guille, acumula medio millón de seguidores que siguen su día a día en la farmacia
Guillermo M. Melgar, también conocido como Farmacia Enfurecida o Farmacéutico Guille, acumula medio millón de seguidores que siguen su día a día en la farmacia

Conocido en redes sociales como Farmacia Enfurecida o Farmacéutico Guille, este profesional de la salud, que habla abiertamente de su vida con TDAH, se convirtió en el azote del negacionismo durante la pandemia

13 mar 2022 . Actualizado a las 17:00 h.

Unas décadas atrás «el farmacéutico» era siempre el de tu barrio. Ahora «el farmacéutico», el primero en el que piensas, puede vivir a varios cientos de kilómetros y, aún así, que le visites a diario. Ya no le das la receta que te prescribieron en el centro de salud, ahora le dejas un like y la pequeña charla (que ya no es obligada por pura cortesía protocolaria entre vecinos) se produce en la sección de comentarios. De esta farmacia del siglo XXI no te vas a llevar paracetamil de un gramo, pero al menos no haces cola, es gratis y te lo pasas bien. Por supuesto, el farmacéutico del barrio sigue existiendo, pero su cara es tan familiar como la de Guillermo Martín Melgar (Salamanca, 1990). Ese es su nombre real, bastante menos conocido que sus alter ego en las redes sociales: Farmacia Enfurecida (en Twitter e Instagram) y Farmacéutico Guille (algo más conciliador) en TikTok. Entre las tres plataformas suma medio millón de «clientes». 

«Empecé en esto de la manera menos pensada, porque me aburría en las prácticas durante la carrera y me puse a tontear con Twitter», confiesa. Esto fue «en el 2012 o el 2013» y su audiencia se disparó, y con ella su salto a otras plataformas, con distintas fórmulas pero la misma idea: «Acercar los contenidos científico-sanitarios desde el humor y compartiendo las escenas surrealistas que se viven a diario en una farmacia». Porque, ¿quién no ha tenido alguna vez un momento embarazoso delante del farmacéutico?

La pandemia le ayudó a crecer en redes. Gracias a los que buscaban información de la boca de un sanitario desde las nuevas plataformas de comunicación (TikTok, además de entretener, también puede informar), pero también por convertirse en la diana de los negacionistas, del covid primero y de los antivacunas después. No se corta en responderles de manera irónica y sin tomárselos demasiado en serio. «Siempre he dicho que a los antivacunas les debo un favor», admite entre risas.

¿Cómo lo hace? Un pequeño ejemplo. Farmacéutico Guille recibe en TikTok un comentario que le dice: «¿Cuánto te han pagado las farmacéuticas por promover las vacunas». Y él contesta: «¿Y cuánto te pagan a ti las funerarias para promocionar lo contrario?». Así se las gasta. 

-Últimamente, y a raíz de la pandemia, ha recibido muchísimo hate (literalmente «odio» en inglés, se usa el adjetivo hater para definir a aquellos que se dedican a insultar por Internet).