Laura de Paz, jefa de oncología del Chuf: «La idea de ''tengo un cáncer, ¿me voy a morir?" es lo primero que se les pasa por la cabeza»

Lucía Cancela
Lucía Cancela LA VOZ DE LA SALUD

ENFERMEDADES

Laura de Paz, jefa de Oncología en el Complejo Hospitalario Universitario de Ferrol (CHUF).
Laura de Paz, jefa de Oncología en el Complejo Hospitalario Universitario de Ferrol (CHUF). CESAR TOIMIL

La profesional recuerda que se trata de una enfermedad «asociada fundamentalmente a la edad. Ahora ganamos en supervivencia, lo que hace que los tumores tengan más tiempo para desarrollarse»

04 feb 2022 . Actualizado a las 09:50 h.

Laura de Paz es la jefa de sección de Oncología del Complejo Hospitalario Universitario de Ferrol (CHUF). Carga con casi 30 años de experiencia a sus espaldas, en los que mezcla dosis de estudio y dosis de realidad a la par que responsabilidad. Dos premisas reinan en su consulta: «Siempre digo la verdad y nunca miro el reloj», señala. Recibe cada 4 de febrero con una enorme carga simbólica, es el Día Mundial contra el Cáncer, y este año lo aprovecha para reivindicar: «Siempre insisto en que la gente participe en los sistemas de diagnóstico precoz. Hay un porcentaje de mujeres, no desdeñable, que no acuden a la campaña de screening del cáncer de mama, o que cuando les llega la participación para el programa de screening para el de colon, no lo hacen. Hay que perder el miedo y usar el sistema sanitario y las posibilidades de diagnóstico a las que da acceso», precisa la doctora. 

—Usted ha sido una de las autoras de la guía Seis razones para hablar con tu oncólogo, ¿cómo de importante es la comunicación entre este especialista y su paciente?

—Tan importante como vital. El paciente es muy dependiente de su oncólogo por todas las situaciones vitales complejas que atravesará. En la medida que esa comunicación sea buena y fluida, será mejor para nosotros, pues estaremos más cómodos para manejar el caso, y sobre todo para el paciente, que se encontrará mejor atendido, conocido y controlado. 

—Una buena relación permite que la atención sea más precisa y personalizada en todos los sentidos. 

—Más precisa y más personal. Como jefa de servicios siempre he luchado porque los pacientes tengan un oncólogo asignado. Es más, tal y como está el mundo de la oncología, nadie puede saber de todo y por ello, cada uno de los miembros de nuestro servicio está más dedicado a un tipo de tumor. 

—Entiendo que tener un oncólogo de referencia puede facilitar el proceso de la enfermedad. 

—Siempre intentamos que sea así, que haya un profesional que se encargue del mismo caso, y que sea a este experto a quién se visite en la mayoría de veces. De esta forma, el paciente sabe en todo momento quién es su responsable, quién toma las decisiones, y sobre todo con quién tiene esa relación para que no tenga que contar cada vez la historia a una persona diferente. El oncólogo conoce su situación personal y familiar, más allá de la enfermedad. Todo esto importa. No es lo mismo una persona que está sola, que una que tiene buen apoyo familiar, que una persona que vive lejos o más cerca. Son cosas que se van conociendo con el paso de las consultas y que evitan que el paciente vuelva a repetir una situación violenta o difícil de verbalizar.