El tabú de la incontinencia urinaria entre los hombres: causas y tratamiento

Lucía Cancela
Lucía Cancela LA VOZ DE LA SALUD

ENFERMEDADES

La incontinencia urinaria tiene una mayor prevalencia entre mujeres, aunque los varones también se ven afectados.
La incontinencia urinaria tiene una mayor prevalencia entre mujeres, aunque los varones también se ven afectados. La Voz de la Salud | iStock

Afecta a uno de cada cuatro varones mayores de 40 años en España, que tienden a esconderla por vergüenza.

14 mar 2022 . Actualizado a las 12:36 h.

Pérdidas de orina, también llamada incontinencia urinaria, parece un mal del futuro para los menores de 40 años. Más si cabe, cuando eres un hombre. Nada podría estar más lejos de la realidad. La incontinencia urinaria no solo tiene nombre femenino, ya que también afecta a la población masculina. Eso sí, con menor prevalencia. Es de tal importancia, que el 14 de marzo se celebra el Día Internacional de la Incontinencia Urinaria. 

Un trastorno del que se sospecha que lo sufren más de 6,5 millones de personas en España. Números que superan a los de otras patologías como la osteoporosis. «Uno de cada cuatro hombres a partir de los 40 años muestra incontinencia urinaria o algún resquicio», detalla Carlos Lorenzo, enfermero y consultor clínico en cuidados de este trastorno, quien precisa que el índice en mujeres es mayor: «En torno al 24 %». 

Un porcentaje que se va equilibrando con el paso de las décadas: «La asiduidad de la incontinencia depende de los grupos de edad. Hasta los 65 es más común en las mujeres, pero a partir de este momento, sus estadísticas se igualan con las de los hombres», señala el doctor José Luis Álvarez-Ossorio, presidente de la Asociación Española de Urología y jefe de servicio en el Hospital Puerta del Mar (Cádiz). 

Esta condición trae problemas acarreados por diferencia de sexo más allá de los anatómicos. Los hombres sienten más vergüenza: «En general, hacerse pis es una conducta inaceptable desde que somos pequeños, por lo que la pérdida de orina ya comienza siendo un tabú. A mayores, todo lo relacionado con el aparato genito-urinario se tiende a esconder», destaca Lorenzo. Por el contrario, las mujeres tienen en cuenta su salud ginecológica desde que son adolescentes «y pasan a la adultez realizando consultas con el especialista de manera rutinaria. No ocurre lo mismo entre los varones», detalla. Lo que provoca que se suela detectar el problema en un estado avanzado

No solo esto, pues un problema físico como es la incontinencia puede derivar en un problema mental: «Es curioso pero hay mas estigma entre las mujeres, que siempre lo han considerado “normal” y algo secreto, que entre los hombres que, generalmente, lo llevan mucho peor, y sienten un mayor deterioro de su calidad de vida», detalla el jefe de servicio del hospital gaditano. Por ello: «Los varones reclaman mas atención sobre su problema y son más exigentes en cuanto a los resultados de los tratamientos».