Mononucleosis, el virus que infecta a más del 90 % de la población

Laura Inés Miyara
Laura Miyara LA VOZ DE LA SALUD

ENFERMEDADES

La mononucleosis es una enfermedad sumamente prevalente que ha sido vinculada con la esclerosis múltiple.
La mononucleosis es una enfermedad sumamente prevalente que ha sido vinculada con la esclerosis múltiple. La Voz de la Salud | iStock

Un macroestudio acaba de señalar a la llamada «enfermedad del beso» como una de las causas principales en el desarrollo de esclerosis múltiple

17 ene 2022 . Actualizado a las 17:13 h.

El virus de Epstein-Barr (virus herpes humano tipo 4) es el responsable de la mononucleosis, una enfermedad que ha sido relacionada con el desarrollo de esclerosis múltiple. Conocida como la enfermedad del beso, ya que se transmite por la saliva, la mononucleosis provoca fatiga, un dolor de garganta que no mejora con antibióticos, fiebre, inflamación de los ganglios linfáticos en el cuello y las axilas, dolor de cabeza, sarpullido en la piel y una inflamación del bazo. 

A pesar de que estos síntomas se dan en un número reducido de casos, la transmisión del virus es sumamente frecuente. De hecho, más del 90 % de los adultos son seropositivos para el virus Epstein-Barr, y el 50 % de los niños contraen la infección antes de los cinco años de edad, según el doctor Fernando Pérez Escanilla, miembro del Grupo de Enfermedades Infecciosas de la Sociedad Española de Médicos Generales y de Familia (SEMG).

Qué pasa si tengo mononucleosis

El virus tiene un período de incubación de entre cuatro y seis semanas. Este es el tiempo que transcurre entre la exposición y la aparición de los síntomas. Algunos de estos síntomas desaparecen al pasar unas semanas, pero el cansancio y la inflamación de los ganglios linfáticos y el bazo pueden prolongarse por más tiempo.

Aunque la mononucleosis se asocia popularmente al beso, la infección se puede transmitir al compartir vasos u otros utensilios con una persona que tiene la enfermedad. También se transmite por la tos y los estornudos; sin embargo, no es una enfermedad tan contagiosa si se la compara con otras infecciones, como los virus que causan el resfriado. Pese a esto, «en España es bastante frecuente, pueden aparecer casos durante todo el año», señala Pérez.

Lo más común es que el virus se transmita en la juventud o durante la infancia. «Existe un pico de incidencia en la adolescencia por la proximidad de las personas a esta edad, y es menos frecuente en la edad adulta. Cuanto más tardía es la infección, suele ser más sintomática, excepcionalmente puede ser grave. Se resuelve generalmente en un periodo de entre tres y cuatro semanas», detalla Pérez.