Chequeos médicos según tu edad: dime cuántos años tienes y te diré qué prueba deberías hacer

ENFERMEDADES

Las revisiones médicas aumentan a partir de los 50.
Las revisiones médicas aumentan a partir de los 50. La Voz de la Salud | iStock

A partir de los 50, los cribados de cáncer de mama, colorrectal y de cérvix se suman a las revisiones rutinarias. Los exámenes integrales de salud permiten diagnosticar patologías silentes

01 jun 2022 . Actualizado a las 14:09 h.

Con cada vela que sumamos a la tarta de cumpleaños aumentan las revisiones médicas que debemos seguir. «Existen muchas enfermedades crónicas que, una vez presentes en un individuo, tienen un período subclínico largo en el que las manifestaciones están ausentes o son muy leves», indica el doctor Jesús Santianes Patiño, especialista en Medicina Familiar y Comunitaria, y coordinador nacional del Grupo de Trabajo de Cronicidad y Dependencia de Semergen. ¿Un ejemplo? Los problemas cardiovasculares. «Un paciente hipertenso puede convivir durante mucho tiempo con su enfermedad sin que esta ocasione síntomas. Pero si no somos capaces de detectarla, la primera manifestación podría ser un síndrome coronario, un accidente cerebrovascular o una enfermedad renal establecida», advierte el doctor. Precisamente, los exámenes integrales de salud han ido adquiriendo relevancia con el paso de los años porque permiten diagnosticar las dolencias silentes. 

Y como en todo, hay clasificaciones de chequeos al gusto del consumidor. Del más general al más concreto. La diferencia más notable se da entre las revisiones al uso y los cribados poblacionales, porque si bien su objetivo es el mismo, el procedimiento difiere en edad y pacientes. «Un chequeo es un reconocimiento médico al que sometemos a una persona que no presenta síntomas de ninguna enfermedad con la finalidad de la prevención y detección precoz», explica el miembro de la Semergen. Mientras que un cribado poblacional es una actividad preventiva que se aplica a todas las personas residentes en una comunidad de manera sistemática «para distinguir a las que probablemente estén sanas, de aquellas que probablemente estén enfermas», detalla el especialista.  Además, el reconocimiento médico es individual, mientras que el cribado, colectivo. 

Los programas de salud del Ministerio de Sanidad

Actualmente, el Ministerio de Sanidad tiene en su cartera seis cribados poblacionales programados desde el nacimiento de una persona. Su alerta llega mediante un SMS o una llamada, como si de un compromiso irrefutable se tratase. Para los adultos figura el cribado de cáncer de mama, el de cáncer colorrectal y el de cérvix. Por su parte, los más pequeños se someterán a la prueba neonatal de enfermedades endocrino-metabólicas, al cribado prenatal y al neonatal de hipoacusia. Estas patologías, y no otras, tienen un porqué para el Ministerio de Sanidad, que los incluye en su cartera siguiendo una serie de factores. La enfermedad debe ser un problema de salud y con la aplicación del programa se debe demostrar la reducción del riesgo de mortalidad o morbilidad. 

Tres de estas pruebas recuerdan a los adultos que los años no se cumplen en vano, pero no son las únicas. Se les deben sumar los chequeos rutinarios. Según el doctor Jesús Santianes, «estos incluyen de forma obligada una correcta historia clínica que refleje los antecedentes personales y familiares del paciente, la existencia de hábitos tóxicos, los factores de riesgo o la exposición laboral, así como los hábitos saludables», precisa. A mayores, el chequeo vendrá acompañado de una exploración física completa y, en ocasiones, «se ampliará con la realización de estudios dirigidos», indica el especialista. 

La lista continúa casi por sentidos. Revisiones bucales, de audición, oftalmológicas, control de lunares, pruebas de esfuerzo, de salud ginecológica o cardiovascular. Papel y boli para apuntar, ¿qué pruebas médicas debo hacerme según mi edad?