¿Qué significan los colores de tu flujo vaginal?

PATROCINADO

EL BOTIQUÍN

26 dic 2022 . Actualizado a las 05:00 h.

Conocerse a una misma y saber cómo funciona nuestro cuerpo puede ayudarnos mucho a identificar problemas y solucionarlos a tiempo. Además, también puede ser de gran ayuda para no alarmarnos ante situaciones que, en realidad, son totalmente normales.

Porque, seamos realistas, todas hemos vivido ese momento en el baño en el que hemos mirado nuestro flujo vaginal y nos hemos alarmado por su color. Aunque es cierto que el color de nuestro flujo puede ayudarnos a identificar ciertos problemas sobre nuestra salud sexual o reproductiva, es importante mantener la calma y tener en cuenta que hay muchos cambios de color que son totalmente normales.

Por ejemplo, el flujo marrón es bastante habitual durante ciertas etapas de las mujeres en edad fértil (entre los 15 y los 39 años), mientras que otras tonalidades pueden deberse a algún cambio en la dieta o medicación. Además, a la hora de analizar el color de tu flujo vaginal es muy importante que no tengamos en cuenta únicamente el tono, sino que la textura y el olor también pueden darnos alguna pista.

Para que puedas saber cuándo es necesario consultar con un médico y cuándo no, a continuación, te dejamos un listado sobre qué puede significar cada color del flujo vaginal.

Flujo vaginal blanco

Tener una secreción vaginal de tonalidades blanquecinas es algo totalmente normal, especialmente en algunos momentos del ciclo menstrual. En concreto, es durante la ovulación y justo antes del sangrado cuando más frecuentemente encontraremos un flujo más blanco de lo normal.

Si la secreción de estas tonalidades es abundante, debemos tener en cuenta que es algo natural y normal. De hecho, en muchas ocasiones, este flujo puede ser un indicativo de que nuestra salud íntima está bien. La labor de esta secreción es la de limpiar y humedecer la vagina, evitando así posibles infecciones o irritaciones. Por este motivo, no debe preocuparte.

Eso sí, si el flujo blanco viene acompañado de un olor fuerte o de una textura grumosa, podría estar indicando una infección por hongos, así que debes prestar atención a estos factores.

Flujo vaginal marrón

El flujo marrón suele aparecer los días posteriores a la regla y se debe a la presencia de sangre seca en la vagina. No obstante, también puede aparecer entre períodos o de forma irregular. En estos casos, suele deberse a algún cambio hormonal como la llegada de la premenopausia o el uso de nuevos métodos anticonceptivos.

La tonalidad del flujo marrón puede ir desde el rojo cereza hasta un marrón oxidado que roza el negro. En cualquier caso, si no se corresponde con ningún cambio hormonal, el color persiste o tenemos otros síntomas, será recomendable consultarlo con un médico, ya que podría deberse a una infección.

Flujo vaginal amarillo

Tener secreciones vaginales amarillas puede ser bastante más normal de lo que crees. Las tonalidades de este tipo de flujo son muy variadas como, por ejemplo, el flujo amarillo clarito, el amarillo narciso, el amarillo chillón o el amarillo verdoso.

Las tonalidades más claritas pueden deberse a algún cambio en la dieta o a la toma de algún suplemento alimenticio. Del mismo modo, el color amarillo del flujo vaginal también puede originarse al entrar en contacto con factores externos como, por ejemplo, la ropa interior.

Si se presentase un color amarillo más chillón, acompañado de algún otro síntoma (daños en la piel, picor vaginal, sequedad, mal olor, etc.), podría ser indicio de una infección bacteriana o, incluso, de una Infección de Transmisión Sexual (ITS).

Flujo vaginal verde

Por regla general, el flujo vaginal verde es una señal de alarma, ya que es uno de los factores en los que podemos notar si estamos sufriendo una infección. En esta ocasión, deberíamos analizar si esta secreción se presenta como un hecho aislado o si podemos tener otros síntomas. Además, habrá que prestar especial atención al olor del flujo.

En caso de no tener ningún otro síntoma y que el olor sea normal, probablemente el flujo vaginal verde sea consecuencia de algún cambio en la dieta. Algunas personas ven el color de su flujo alterado cuando toman determinados alimentos o cuando toman ciertas vitaminas o suplementos alimenticios.

Flujo vaginal rosa

Cuando estamos esperando la llegada de la menstruación, el flujo vaginal rosa puede ser el claro indicativo de que empiezan los días de sangrado. Este tipo de flujo suele ser abundante y, según la luz, se percibe como rosa o rojizo. En estos casos, no debemos alarmarnos, ya que es algo totalmente natural.

Por el contrario, si el flujo rosa aparece de forma intermitente o entre periodos, esta secreción puede estar relacionada con algún problema de salud sexual como, por ejemplo, alguna herida o desgarro vaginal. De ser este el caso, el flujo aparecería justo después de haber tenido relaciones sexuales.

Si el color fuese más rojizo, podría implicar problemas mayores. Este flujo puede ser indicativo de una infección vaginal o, incluso, un cáncer uterino, por lo que es importante acudir a un centro médico.