¿Funcionan las nuevas inyecciones que usan Kendall Jenner y Hailey Bieber contra el covid-19 persistente? «Los reportes de los pacientes son muy buenos»

Laura Inés Miyara
Laura Miyara LA VOZ DE LA SALUD

EL BOTIQUÍN

Las modelos Hailey Bieber y Kendall Jenner revelaron que se someten a inyecciones periódicas de NAD, un derivado de la vitamina B3.
Las modelos Hailey Bieber y Kendall Jenner revelaron que se someten a inyecciones periódicas de NAD, un derivado de la vitamina B3. La Voz de la Salud | iStock, Reuters

La coenzima nicotinamida adenina dinucleótido (NAD) podría ser la clave para frenar el envejecimiento y el deterioro del ADN

20 may 2022 . Actualizado a las 11:44 h.

Las modelos Kendall Jenner y Hailey Bieber volvieron a ser furor estos días tras darse a conocer, a través del reality de las icónicas hermanas Kardashian, un inusual tratamiento al que ambas mujeres se habían sometido. No se trata de una cirugía complicada ni de un tratamiento cosmético de spa exclusivo, sino de algo en apariencia mucho más cotidiano e incluso accesible: inyecciones. Concretamente, las celebridades revelaron ante las cámaras que en Miami se habían aplicado NAD (nicotinamida adenina dinucleótido) por vía intravenosa. Las inyecciones que recibieron Jenner y Bieber son un tratamiento poco conocido, pero que puede traer múltiples beneficios.

Entonces, ¿qué es el NAD?

La nicotinamida adenina dinucleótido es una coenzima derivada de la vitamina B3, conocida también como niacina, niacinamida o nicotinamida. Este derivado está presente en más de 500 reacciones a nivel del organismo y juega un papel fundamental en el metabolismo, el envejecimiento celular y la expresión de genes. Es decir que es una elemento importante en el desarrollo y la función de las células.

«NAD son las siglas de nicotinamida adenina duonucleótido. Esa molécula es una coenzima fundamental para la obtención de energía dentro de nuestras células. En las mitocondrias, que son las centrales energéticas de nuestras células, ocurren una serie de procesos que hacen que transformemos la glucosa y la grasa en ATP, que es nuestra molécula energética y esas reacciones dependen por completo de que el NAD esté ahí», explica el doctor Alfonso Galán González, especialista en medicina antienvejecimiento de la clínica Neolife.

«Sabíamos eso del NAD. Pero, con los años, hemos obtenido más información. Algunas enzimas fundamentales para el proceso de envejecimiento, como las sirtuinas y las PARPS, se encargan de la reparación. El envejecimiento básicamente es acúmulo de daño en diferentes estructuras, en nuestro propio ADN. Se replica mal el ADN, eso lleva a errores que llevan a patologías como el cáncer. Por eso, antes, pensábamos que los niveles de NAD bajaban según cumplíamos años. Pero lo que ocurre es que, según acumulamos daño y tenemos que usar estas enzimas para repararlo, estamos consumiendo nuestro NAD», detalla Galán. Por esta razón, se considera al NAD como uno de los marcadores del proceso de envejecimiento.

¿Cómo podemos evitar que bajen nuestros niveles de NAD con la edad?

A decir verdad, esto es algo que todavía se está investigando. Básicamente, detalla Galán, habría en principio tres formas de lograrlo. La primera es aumentando la sintetización de NAD a partir del triptófano presente en la dieta, aunque esta no es una vía muy eficiente. La segunda sería fomentar la producción de NAD a partir de precursores que se pueden añadir en forma de suplementos, como Nicotinamida (NAM), Nicotinamida Ribósido (NR) y Nicotinamida Mononucleótido (NMN). Por último, se puede intentar bajar la actividad de los enzimas que degradan el NAD, para lo cual es útil la apigenina, un compuesto presente en el perejil seco, el apio y la manzanilla. Sin embargo, faltan estudios al respecto.