Colocan dos «stents» a Pedro Puy: así funciona el pequeño dispositivo que salva vidas

Cinthya Martínez Lorenzo
Cinthya Martínez LA VOZ DE LA SALUD

EL BOTIQUÍN

El stent es dispositivo metálico con forma de malla.
El stent es dispositivo metálico con forma de malla. La Voz de la Salud

Te explicamos en qué consiste, cómo se implanta y qué diferentes tipos existen

15 jul 2022 . Actualizado a las 10:18 h.

Cada día en España se ponen alrededor de 270 pequeños dispositivos, con forma de muelle, que consiguen que la sangre de ese paciente siga fluyendo, según datos de la Fundación Española del Corazón. Así podríamos resumir la importancia de los stents. «Es una prótesis que se pone dentro de una arteria coronaria que está muy estrecha en una zona para permitir que la sangre circule y pueda irrigar un trozo del corazón al que no le llega sangre suficiente», explica el doctor José Antonio Baz, cardiólogo y jefe de la Unidad de Hemodinámica del Hospital Álvaro Cunqueiro de Vigo.

Las razones por las que se implanta este dispositivo pueden ser diversas. La acumulación de lípidos o grasas y de células inflamatorias en las paredes de las arterias produce estrechamientos en las mismas que impiden que la sangre fluya correctamente. Esto puede causar una angina de pecho, que es un tipo de dolor en el mismo causado por la reducción del flujo de sangre al corazón, o un infarto de miocardio, que existe cuando se lleva a cabo una oclusión, una estrechez muy importante, en una arteria coronaria. Este último fue el que sufrió este miércoles el portavoz parlamentario del PPdeG, Pedro Puy, en la sesión de investidura de Alfonso Rueda. Le han puesto dos stents y está ingresado en la uci, pero su pronóstico es bueno. 

¿Cómo se implanta un «stent»?

Se trata de un proceso de máxima precisión. «Se implanta mediante un procedimiento de cardiología intervencionista. Es decir, un cateterismo carótido. Los cardiólogos intervencionistas llegan a las coronarias a través de catéteres, inyectan contrastes y ven la arteria coronaria que tiene una obstrucción. En este sentido, también hay ciertos datos clínicos que nos permiten saber o suponer que arterias están causando el problema, porque a veces puede haber varias obstrucciones. Con este procedimiento  lo que se intenta es arreglar o restaurar el flujo en esa obstrucción», señala Eduardo Barge, cardiólogo del Hospital Universitario da Coruña (CHUAC) y presidente de la Sociedad Gallega de Cardiología. 

«Para conseguirlo, se utilizan técnicas basadas en catéteres, con los que consiguen pasar una guía, que es una estructura metálica muy fina, a través de la obstrucción. Una vez la atraviesan, a nivel de la obstrucción se pueden llevar a cabo diferentes técnicas para dilatar esa obstrucción. El primer paso, que es el más habitual, es inflar un balón de alta presión que va montado sobre la guía metálica. Gracias al balón se puede aplastar la plaza de aterosclerosis contra la pared de la coronaria. Después, el segundo tiempo habitual (aunque hay muchas variantes) es liberar una malla, que es un stent, que lo que hace es asegurar que la obstrucción no vuelva a formarse», precisa Barge. 

Aunque es posible realizar solo esta dilatación de la arteria con balón (angioplastia) sin llegar a colocar un stent, actualmente se lleva a cabo en un reducido número de casos por el elevado número de pacientes en los que, al poco tiempo, vuelve a cerrarse la vía circulatoria. Además, es una intervención rápida, ya que en la mayor parte de los casos, el paciente recibe el alta a las 24 o 48 horas posteriores al procedimiento.