Los consejos avalados por la ciencia para evitar y combatir la resaca

Laura Inés Miyara
Laura Miyara LA VOZ DE LA SALUD

EL BOTIQUÍN

Hay métodos probados para disminuir los estragos que causa el alcohol en el organismo.
Hay métodos probados para disminuir los estragos que causa el alcohol en el organismo. La Voz de la Salud | iStock

Te explicamos los factores clave para estos tres momentos: antes de beber alcohol, en la fiesta y al día siguiente

04 ene 2022 . Actualizado a las 15:23 h.

Una noche de fiesta nunca viene mal al espíritu, pero una copa de más puede ser la diferencia entre despertar de buen humor o sentirte fatal al día siguiente. La resaca, conocida en el ámbito médico como veisalgia, es el malestar que una persona experimenta tras haber consumido alcohol en exceso. Los síntomas los conocemos, en mayor o menor medida, todos: dolor de cabeza, náuseas, fatiga, sensibilidad a la luz y al sonido, e irritabilidad o angustia.

Así metaboliza el alcohol el cuerpo

Todo lo que ingerimos es procesado en el sistema digestivo, donde los nutrientes se convierten en partículas lo suficientemente pequeñas como para poder ser liberadas al torrente sanguíneo. En el caso de las bebidas alcohólicas, se estima que entre un 10 y un 20 % pasa directamente a la sangre desde el estómago, y llega a todo el cuerpo a través de esa misma sangre. En este proceso, se produce una primera fase de metabolización en la que el alcohol es convertido en acetaldehído, una sustancia altamente tóxica para el sistema. Guillermo López Lluch, Investigador en Metabolismo de la Universidad Pablo de Olavide (Sevilla), explica: «El acetaldehído es un componente que se acumula en el plasma y va afectando al organismo, especialmente al cerebro. Esa sensación de aturdimiento que tenemos con la bebida viene de allí. El cerebro está recibiendo señales y modificando su actividad».

Desde la sangre, el alcohol, o etanol, llega hasta el hígado, para ser procesado por enzimas que eliminan las toxinas, transformando el alcohol en acetato, dióxido de carbono y agua. Más del 90 % del alcohol ingerido es eliminado a través del hígado, mientras que el 10 % restante es excretado a través de la orina, el sudor o la respiración.

El alcohol puede acceder a todas las estructuras del organismo: desde el cerebro, donde su acción es depresora, hasta los pulmones, en los que se elimina a velocidad constante (este es el mecanismo que permite detectar el nivel de alcohol en sangre mediante un alcoholímetro). Cabe destacar que el alcohol se elimina del organismo a una velocidad de 120 mg por kilo de peso corporal cada hora. No hay métodos que permitan acelerar ni modificar este proceso, aun cuando vomites, hagas ejercicio o comas algo.

Por qué nos da resaca el alcohol

Las teorías sobre las causas de la resaca son múltiples. Por un lado, está la deshidratación que causa el alcohol en el organismo. Por otro, se cree que beber en exceso altera la concentración de sustancias que regulan distintos procesos a nivel corporal, como la glucosa, el sodio o el potasio, que son requeridos para una normal coordinación muscular y función cerebral adecuada. En tercer lugar, un estudio reciente ha asociado el malestar de la resaca con una respuesta inmunológica que desencadena la liberación de sustancias relacionadas con el dolor y con los procesos inflamatorios.