Las apuestas y los jóvenes, nuevo reto para el educador

Este reciente e-studio publicado en la web www.prensaescuela.es se centra en los problemas que genera, también entre menores de edad, la adicción a los juegos de azar

El anonimato y la fácil accesibilidad son algunos de los factores que provocan el desarrollo de ludopatías entre los jóvenes
El anonimato y la fácil accesibilidad son algunos de los factores que provocan el desarrollo de ludopatías entre los jóvenes

Las apuestas empiezan a ser un problema social en España. Y la educación tiene mucho que decir ahí. En el nuevo e-studio Juegos de azar y menores de edad, cuya versión completa se puede descargar de www.prensaescuela.es, Ana Torres Jack explica las claves de esta adicción y sugiere cómo afrontarla, en un lenguaje óptimo para los alumnos de la ESO. Los enlaces ayudan a ampliar la información.

INTRODUCCIÓN

Las nuevas tecnologías facilitan el acceso a multitud de servicios de ocio en línea. En el caso de las apuestas a través de Internet se observa un aumento progresivo de jugadores cada vez más jóvenes. Casi el 5 % de estos menores acabarán desarrollando una ludopatía.

El 86 % de los que apuestan en línea también lo hacen de forma presencial. Y lo tienen bien fácil: cada vez hay más casas de apuestas y cada vez están más próximas a los centros escolares. Lo curioso es que, a pesar de que dos de cada tres padres saben que sus hijos apuestan, no hacen nada por evitarlo. Quizá porque creen que solo es un juego.

NOTICIAS

Ludopatía en Galicia: de la deuda de tres millones de euros jugando al póker al niño de 11 años adicto a videojuegos (t.ly/drmWD)

  • t.ly/e3wPn

Redada para controlar la entrada de menores en las casas de apuestas (27/9/2019)

  • t.ly/drmWD

CONTENIDO

Estas noticias, y muchas otras que casi cada día podemos leer en la prensa ponen en evidencia que los menores de edad son el colectivo más vulnerable ante la potente maquinaria de la publicidad y la facilidad de acceso que tienen a los juegos de azar a través de Internet o de forma presencial.

En octubre del año pasado la Dirección General de Ordenación del Juego, organismo dependiente del Ministerio de Hacienda, arrojaba el siguiente dato: en el primer semestre del 2018 los españoles gastaron en juegos en línea más que durante todo el 2016. Y esta tendencia sigue al alza.

La facilidad de acceder desde el anonimato, la posibilidad de hacerlo durante las 24 horas del día desde cualquier punto y la popularidad cada vez mayor de las apuestas deportivas son tres de las causas de este auge.

Según datos aportados por el mismo organismo, entre el 66 y el 75 % de los chicos de entre 14 y 17 años afirman haber hecho apuestas alguna vez.

Más de un tercio de los jugadores patológicos desarrollan ese problema antes de los 18 años. Y en España el 4,6 % de la población adolescente presenta conductas de riesgo que favorecen el desarrollo de una ludopatía. Los datos son de los más altos de Europa.

  • Desde el enlace t.ly/lrdg6 se puede acceder a los datos del Informe sobre apuestas on-line realizado el pasado año por Sondaxe respecto a la población gallega. En esa misma información se habla de dos de los recursos habituales para captar clientes: utilizar rostros conocidos del deporte que publicitan el producto y bonos de bienvenida como gancho.
  •  El profesor de Psicología de la USC Antonio Rial Boubeta aporta los siguientes datos, que nos dan un perfil aproximado acerca de la adicción a los juegos de azar de los menores gallegos:

1. Afecta a más adolescentes de los que pensamos (más de 10.000 menores gallegos, el 8,4 %, reconocen haber apostado en juegos de azar en línea o en webs de apuestas).

2. El promedio aumenta: 1,5 % en el 2010, 4,2 en el 2014, 6,4 en el 2016).

3. Traza un perfil del jugador.

4. No es un problema aislado, advierte: t.ly/wqyG0

Conoce toda nuestra oferta de newsletters

Hemos creado para ti una selección de contenidos para que los recibas cómodamente en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
0 votos
Comentarios

Las apuestas y los jóvenes, nuevo reto para el educador