Engañar a la poli no es tan fácil

Un programa informático ayuda a los agentes a detectar falsas denuncias de robo

El programa de detección de denuncias falsas se basa en análisis lingüísticos
El programa de detección de denuncias falsas se basa en análisis lingüísticos

En España, la ley obliga a los testigos de un juicio a decir la verdad, pero no a los reos ni a sus familiares, lo cual puede ser clave para entender algunas noticias. Hay varios casos recientes en los que el asesino, muchas veces confeso, se intenta librar de una pena mayor cambiando varias veces su versión y negando circunstancias agravantes: lo vimos en el caso del niño Gabriel Cruz y la condenada Ana Julia Quezada o en el del sospechoso de matar a Laura Luelmo. Y en el más cercano del asesino de Diana Quer, cuyo juicio comenzó la semana pasada. Enrique Abuín Gey, el Chicle, dio tantas versiones de lo ocurrido que hasta su declaración ante el jurado contenía elementos nuevos. Estos cambios invalidan las confesiones de los criminales como prueba ante el tribunal y obligan a los investigadores a demostrar por otras vías lo que sospechan que ocurrió, para que así el acusado pague por toda su culpa.

El seguimiento del desenlace de este suceso desde que el Chicle fue detenido permite ver cómo trabajan los investigadores para, con el uso hábil de la palabra, arrancar las confesiones a partir de las cuales hacen un relato coherente de lo ocurrido. Las palabras les sirven tanto para descubrir las contradicciones y acorralar al interrogado en su propia mentira como para detectar cuándo no dice la verdad.

La mentira está presente cada día de nuestras vidas. Van desde las mentirijillas en las que resulta casi inevitable caer, pasando por las llamadas mentiras piadosas con las que se pretende evitar a alguien el sufrimiento que le produciría la verdad, hasta las que se urden con la finalidad de sacar un provecho ilícito, sea para defraudar a Hacienda, sea para timar al incauto, sea para aprobar un examen.

La ficción también se hizo eco de estas argucias: en una serie titulada Miénteme, en la que el doctor Cal Lightman (Tim Roth) es capaz de descubrir la mentira a través de microgestos que pasan inadvertidos para la mayoría; mediante uno de los doctores más famosos por su insufrible mal humor (House, papel representado por Hugh Laurie), que repite lo de «todo el mundo miente» -se refiere a ocultaciones que obstaculizan sus diagnósticos-varias veces en cada episodio; con el enrevesado argumento de El informante, en la que Matt Damon interpreta a un enfermo bipolar (Mark Whitacre) que al tiempo que colabora con el FBI defrauda nueve millones a su empresa; o a través de la historia que va improvisando en Sospechosos habituales un Roger Verbal King (Kevin Spacey), que se libra de ser detenido tras un duro interrogatorio durante el que incluso avisa que la jugada maestra del diablo (¿él mismo?) fue hacernos creer que no existe. Y podrían ponerse más ejemplos de la pequeña pantalla. ¿Recordarán los lectores más jóvenes La máquina de la verdad, uno de los primeros realities de TVE, presentado por Julián Lago?

La mentira está tan infiltrada en nuestra sociedad que son muchos los medios que se están articulando para descubrirla con la mayor rapidez posible, y de esto es de lo que venimos a hablar, porque la mentira básicamente se construye con la palabra.

MENTIR A LA POLI

Fue noticia el mes de diciembre del pasado año un programa informático al que se bautizó VeriPol, que recibió uno de los Premios de Investigación de la Fundación Policía Española. Es una herramienta que para lo que sirve es para poner más difícil a los mentirosos colarle a la poli denuncias falsas. Crearon y desarrollaron el programa varios profesores universitarios y dos miembros de la Policía Nacional, Miguel Camacho-Collados (que además es matemático) y Nicolás Romera-Juárez.

Una denuncia falsa es la que pone alguien que simula haber sido víctima de un delito. El Ministerio del Interior recuerda que es un delito, que además suele concurrir con otros, como el de estafa. Suelen presentarse falsas denuncias de robos con intimidación o violencia, explica Camacho, sobre todo de móviles caros para cobrar algún tipo de seguro. El programa procesa el lenguaje natural, en el que está redactada la denuncia, y emplea la inteligencia artificial para determinar si es falsa. En 1.122 (de las cuales solo 534 eran verdaderas) denuncias, el programa obtuvo un 91 % de efectividad, mientras que los policías de carne y hueso, en los que pesa más la subjetividad, se quedan en un 75 %.

VeriPol, al igual que el más experto investigador, se centra en la imprecisión lingüística del texto (cuando se dice «hace unos días», en lugar de «este lunes», por ejemplo), en elementos léxicos recurrentes (como «espalda», «mochila», «bolso», «tirón»…) o en descripciones de criminales que llevan casco o visten de negro. Si en la narración de los hechos el denunciante se centra en seguros, abogados, móviles, iPhones o contratos, es que está más preocupado por los objetos y su valor, que por los hechos. Que el robo haya ocurrido cerca del hogar, lo que lo hace más creíble, también es analizado por el programa.

Pero VeriPol no se queda en el léxico, sino que analiza también recursos gramaticales como el uso de pronombres personales y demostrativos, la frecuencia de los verbos ser y estar, si hay un alto número de negaciones, si abundan los adverbios que introducen vaguedad (apenas, casi…). La concreción al describir al agresor y la especificidad al contar lo ocurrido acompañan a las denuncias verdaderas, pero las falsas suelen ser más vagas y cortas.

No hay, claro, un único dato que dé la clave, sino la combinación y frecuencia estadística de varios de estos datos lingüísticos, que el programa utiliza para ayudar al investigador y para, de paso, disuadir al mentiroso, porque, recuerda, solo uno de cada diez consigue engañar a VeriPol.

actividades 

A1. En estas noticias sobre el asesinato de Diana Quer se trata de que encontréis los pasajes donde creáis que lo que dicen los interrogados o la habilidad de los interrogadores son claves para avanzar en la investigación.

  • «Todas las mentiras del Chicle»: https://bit.ly/2OqZiL0
  • «La experiencia del caso Alcácer fue clave en el interrogatorio al Chicle»: https://bit.ly/2FFUQnV
  • «Caso Diana Quer, las claves de la confesión del Chicle»: https://bit.ly/2Fzzh9n
  • «El equipo que hizo confesar al Chicle también lo logró con Ana Julia»: https://bit.ly/2OtsjG6
  • «El Chicle: “Mi intención no era matarla”»: https://bit.ly/32JofGZ

A2. Buscad distintas definiciones de mentira y diversas formas de mentir.

Conoce toda nuestra oferta de newsletters

Hemos creado para ti una selección de contenidos para que los recibas cómodamente en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
0 votos
Comentarios

Engañar a la poli no es tan fácil