¿Qué aprendí yo de mis alumnos?

La Voz de la Escuela insiste, como al final del curso pasado, en cómo los profesores pueden evaluar su trabajo

Llega el momento de disfrutar de las merecidas vacaciones también para los profesores, que bien pueden dedicar algún tiempo a reflexionar sobre lo que aprendieron, ellos también, de sus alumnos
Llega el momento de disfrutar de las merecidas vacaciones también para los profesores, que bien pueden dedicar algún tiempo a reflexionar sobre lo que aprendieron, ellos también, de sus alumnos

Es el mismo título que utilizamos el año pasado para presentar el último ejemplar del curso de La Voz de la Escuela. Y en el título y su contenido insistimos doblemente, porque ya son abundantes las pruebas a las que legalmente son sometidos los alumnos para medir sus capacidades de ingreso y desarrollo en diversos centros especializados en su trabajo y profesión de futuro.

¿Pero con quién medimos nuestro aprendizaje como profesores? Sin duda, se dice con cierto humor: cada cual con su propia sombra. Es la respuesta en caliente, que se convierte la mayoría de las veces en autotítulo: ¿qué aprendí yo… de yo mismo?

La solución tal vez esté en los alumnos y puede comprobarse en estos seis campos de entrenamiento que suelen brindarse en las técnicas del feed-back de profesores, sobre cuyo tema y título hemos editado un nuevo e-studio de noticias en la web de Prensa-escuela (www.prensaescuela.es).

1. Un debate en grupo de profesores sobre la autonomía de los alumnos.

Foco: ¿en qué debe centrarse la ayuda que presta el profesor a sus alumnos?

  • En que el alumno sea consciente de su tarea escolar y del producto que tiene que lograr.
  • En que el alumno conozca el proceso de autorregulación personal que lleva consigo el aprendizaje con el fin de que intente conseguirlo y que sepa ponerlo en práctica.
  • En que el alumno reflexione y se haga consciente del sentimiento que ya tiene, o no, de su capacidad de aprendizaje y adónde quiere llegar en su vida.
    • Debate. ¿Cómo han logrado mis alumnos y en qué medida cada uno de estos tres puntos clave para el aprendizaje?

2. Objetivo del tema de aprendizaje.

Cada tema tiene un objetivo que el alumno debe conocer con detalle: conocimientos, habilidades, actitudes. Si el alumno no entiende el objetivo, repetirá actividades que no llevan garantía de eficacia para mejorar el aprendizaje. Y no sabrá explicar por qué las hace ni por qué es necesario corregirlas o enfocarlas mejor para conseguir el objetivo.

  • Debate. ¿Compruebo en mis alumnos cómo han conseguido explicar los objetivos y qué actividades creen que son las mejores para conseguirlos?

3. Claridad.

El profesor tiene que ser muy claro en sus palabras o actividades sugeridas, de forma que el alumno entienda y sepa explicar qué hace para lograr mejor su aprendizaje. No buscar la repetición, sin más y sin que entienda lo que hace y por qué.

  • Debate. ¿Existen y se favorecen en clase las ideas de los alumnos que a veces inventan y nos proponen nuevas formas y recursos para conseguir de una forma más clara y rápida los objetivos y métodos que se proponen?

4. Operatividad.

El profesor indicará y buscará en el alumno acciones, respuestas y comportamientos tangibles, visibles, que manifestará externamente. Ante esos resultados tangibles, comprobados, le ayuda diciendo frases motivadoras: esto va mejor así con esta idea nueva que tuviste, quizá te resultará también fácil y seguro si…

  • Debate. Seguimos los pasos y formas que el alumno utiliza, le ayudamos a comprobar si son operativos, le sugerimos que los explique a los demás, facilitamos la inventiva…

5. Aceptación.

El alumno comunica claramente que hace su trabajo por su convencimiento personal y no porque lo dice el profesor o un compañero que le ayuda, sino por su convencimiento.

  • Debate. ¿Cómo ayudar a los alumnos a comunicar a los profesores sus ideas y las de loscompañeros y que nos expliquen cómo lograron sus resultados?

6. Posibilidad.

El profesor comprueba qué es posible para cada alumno, y anima a comunicar sus dificultades, ayudándoles después, poco a poco, y dividiendo la tarea.

  • Debate. ¿Cómo lograr que los alumnos nos expliquen qué ideas y prácticas sugieren para demostrar cómo superan las dificultades y, poco a poco, logran la difícil capacidad de autorregulación en su proceso de aprendizaje: qué hacen, cómo se las arreglan?

Conoce toda nuestra oferta de newsletters

Hemos creado para ti una selección de contenidos para que los recibas cómodamente en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
0 votos
Comentarios

¿Qué aprendí yo de mis alumnos?