Como decíamos ayer?

El ayer se evalúa y evoca casi siempre en clave subjetiva


ice la tradición que, tras cumplir casi cinco años de cárcel en Valladolid acusado ante la Inquisición, fray Luis de León comenzó su lección en la Universidad de Salamanca, el 26 de enero de 1577, con las palabras que sirven de título a esta página. Probablemente lo hubiera dicho en latín: «Dicebamus hesterna die…». Y es que hay veces que lo mejor es borrar el pasado, olvidar y perdonar. El fraile agustino Luis de León Varela había sido acusado por algunos dominicos con diversos motivos, como traducir sin permiso a lengua vulgar y a partir del texto hebreo el bíblico Cantar de los Cantares; recordemos que el reciente Concilio de Trento había optado en exclusiva por la versión latina de la Vulgata. En realidad, también era un tema de celos personales y de clásicas rencillas entre órdenes religiosas; así lo dejará entrever cuando declara dichoso a quien se encuentra retirado en el campo y «a solas su vida pasa / ni envidiado ni envidioso». Al agustino le molaba la vida retirada, que consideró una senda a la sabiduría.

A lo largo de la versión del Cantar de Cantares que hizo fray Luis queda evidente un explícito diálogo de amor humano. Era una traducción literal, directa del hebreo al castellano, fiel al espíritu erótico del original. Al principio mantuvo aquel texto en secreto, pero alguno de sus discípulos lo difundió. Tras salir de la cárcel escribió un comentario en latín, In Cantica Canticorum Salomonis explanatio, ofreciendo una triple interpretación: además de la literal, otra mística y otra alegórica.

El término ayer también permite varias interpretaciones. Puede ser un adverbio demostrativo, como en la frase del titular, pero sin necesidad de significar en exclusiva el día precedente al de hoy, sino que también puede ser un genérico pasado, ese mismo que convertimos en sustantivo cuando hablamos del ayer. Las citas recogidas se refieren a este concepto. Es la parte del tiempo que ha transcurrido hasta el día de hoy; el conjunto de todos esos momentos que pasan y van integrándose en la memoria, donde los recuerdos se van comprimiendo más y más y también descartando algunos en el olvido. En general, el ayer es bonito, y por ello ofrece lugar para tantas añoranzas. Por ejemplo, en las Coplas por la muerte de su padre, Jorge Manrique reconoce que «a nuestro parecer, cualquiera tiempo pasado fue mejor». Seguramente es una consecuencia lógica de ese proceso de higiene mental al que acudió Luis de León y que consiste en desprenderse de los malos recuerdos.

Encontramos la misma idea, pero dotada de nostalgia, en la balada Yesterday, grabada en 1965 para el álbum Help, de los Beatles, donde se dice que en ese ayer todos los problemas parecían lejanos. Otra vez a nuestro parecer. El ayer se evalúa y evoca casi siempre en clave subjetiva, pero muchos estamos de acuerdo. Yesterday es la canción que tiene más versiones en toda la historia de la música popular, pues existen más de 2.200 interpretaciones distintas de este tema original de Paul McCartney. También fue votada como la mejor canción del siglo XX, en una encuesta realizada en 1999 por BBC Radio 2. Por algo será. I believe in yesterday.

 ipse dixit

No hay mañana que deje de convertirse en ayer

Proverbio persa

El progreso no consiste en aniquilar hoy el ayer, sino, al revés, en conservar aquella esencia del ayer que tuvo la virtud de crear ese hoy mejor

José Ortega y Gasset (1883-1955)

El anciano propende a enjuiciar el hoy con el criterio del ayer

Santiago Ramón y Cajal (1852-1934)

¡Qué importa un día! Está el ayer alerto / de mañana, mañana al infinito, / hombres de España, ni el pasado ha muerto, / ni está el mañana -ni el ayer- escrito

Antonio Machado (1875-1939)

Acuérdate de que el tiempo no espera a nadie. El ayer es historia. El mañana es un misterio. El hoy es un regalo. Por eso se llama presente

Marco Aurelio (121-180)

Ayer amé / hoy sufro / mañana moriré: / pero aún confío / en un hoy y un mañana / como el ayer

Gottlieg Ephraim Lessing (1729-1781)

actividades

1Entre los siguientes personajes, señala los que son contemporáneos de fray Luis de León: Leonardo da Vinci, Francis Drake, María Pita, Erasmo de Róterdam, Felipe II, el Greco, Isaac Newton, Garcilaso de la Vega, Antonio Vivaldi, Alonso Mudarra.

2 Alonso Mudarra fue un compositor e intérprete de vihuela del Renacimiento español. Haz una lista de los instrumentos de cuerda que conozcas, y señala los que existían en tiempos del Renacimiento. Escucha esta «Fantasía para vihuela»: https://www.youtube.com/watch?v=uInIW0GcJew

3 Repasa la obra poética de fray Luis de León y lee su «Oda a la vida retirada». ¿Cuál es la estrofa que más te gusta? ¿Qué valores crees que se ensalzan en ese texto?

4 Durante el Renacimiento se realizó una exaltación de la vida bucólica, en contraste con la vida en las villas y ciudades, donde por cierto en la Edad Media se corrían mayores peligros. La «Oda a la vida retirada» de fray Luis se inspira en el «Beatus ille» de Horacio, donde este poeta romano hace referencia elogiosa de la vida sencilla del campo:

«Dichoso aquél que lejos de los negocios, / como la antigua raza de los hombres, / dedica su tiempo a trabajar los campos paternos con sus propios bueyes, / libre de toda deuda».

Haz una tabla comparativa de las ventajas e inconvenientes que tiene hoy el vivir en el campo o vivir en la ciudad.

5. Aquí puedes escuchar el «Beatus ille» de Mudarra: https://www.youtube.com/watch?v=U51HaecSJgw

actividades

Conoce toda nuestra oferta de newsletters

Hemos creado para ti una selección de contenidos para que los recibas cómodamente en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
0 votos
Comentarios

Como decíamos ayer?