El lado chino de la Luna

El pasado 3 de enero la Administración Espacial Nacional China logró alunizar por primera vez una nave en la cara oculta de nuestro satélite

La sonda Chang’e 4 se posó en el cráter lunar Von Kármán, de más de 180 kilómetros de diámetro
La sonda Chang’e 4 se posó en el cráter lunar Von Kármán, de más de 180 kilómetros de diámetro

El año en que se cumple medio siglo de que el astronauta estadounidense Neil Armstrong puso un pie en la Luna, la sonda espacial china Chang’e 4 ha vuelto a hacer historia al conseguir alunizar por primera vez en la cara oculta de nuestro satélite. La Administración Espacial Nacional China (CNSA, por sus siglas en inglés) logra así un hito tecnológico, al superar el desafío de la falta de comunicación directa entre la Tierra y el lado de la Luna que no vemos. Para salvar ese importante obstáculo, los ingenieros aeroespaciales chinos situaron previamente en la órbita lunar al satélite Queqiao, que sirve de enlace comunicativo entre la Tierra y la Chang’e 4.

La sonda china, compuesta por un módulo de aterrizaje y el vehículo de exploración rover Yutu 2, se posó el pasado 3 de enero en el cráter Von Kármán, de más de 180 kilómetros de diámetro, situado en el hemisferio sur lunar. La nave no tripulada Chang’e 4 orbitaba alrededor de la Luna desde hacía días, pero los ingenieros chinos esperaron el mejor momento para que tomase tierra: mientras la luz del Sol iluminaba la superficie del satélite, ya que la Chang’e 4 funciona con energía solar.

UN PAISAJE MUY DISTINTO

El exitoso alunizaje, que no se conoció hasta dos horas después de producirse, supuso un paso más en el ambicioso programa espacial chino. Tras tomar tierra, el rover Yutu 2 empezó a recorrer el ignoto paisaje lunar, del que enviará datos. La cara oculta de la Luna es muy distinta de la que vemos: el lado visible muestra mares planos de basalto y pocos cráteres, mientras que el escondido está lleno de oquedades y su composición parece diferente.

El principal objetivo de la Chang’e 4 es analizar el terreno y el relieve de la zona de alunizaje, lo que podría proporcionar interesantes datos sobre el origen y evolución de nuestro satélite. Además de estudiar la superficie, la misión también incluye experimentos científicos. El primero ya se puso en marcha a los pocos días de la llegada de la sonda, tras conseguir que una planta de algodón germinase en la Luna, aunque no sobrevivió a la llegada de la noche con sus bajísimas temperaturas. La Chang’e 4 también lleva a bordo huevos de insectos y semillas de plantas (de gusano de seda o de patata, por ejemplo) con el fin de estudiar su crecimiento y respiración en condiciones de poca gravedad (la Luna tiene una capacidad de atracción seis veces menor que la de la Tierra).

OBJETIVO A LARGO PLAZO

Nombrada en honor de Chang’e, la diosa que según la mitología china habita en la Luna, esta misión espacial continuará con el envío de la Chang’e 5, que recogerá muestras del suelo lunar y los traerá a la Tierra. El objetivo a largo plazo de la CNSA es enviar una misión tripulada para que se instale de forma permanente en el satélite, aunque todavía no hay ninguna fecha prevista para esa posible colonización. Mientras tanto, las banderas estadounidense y china parecerán ondear cada una en su lado de la Luna.

 

Una docena de astronautas únicos

La misión Apollo 11 de la NASA puso los primeros astronautas sobre la superficie de la Luna el 21 de julio de 1969. Desde entonces, solo cinco misiones más han llevado a otros: las del Apollo 12 (1969), 14 (1971), 15 (1971), 16 (1972) y 17 (1972). En total, doce hombres han pisado el satélite de la Tierra, tras un largo viaje espacial de entre cuatro y cinco días. Fueron Neil Armstrong, Buzz Aldrin, Pete Conrad, Alan Bean, Alan Shepard, Edgar Mitchell, David Scott, Jim Irwin, John Young, Charlie Duke, Harrison Schmitt y Eugene Cernan. Una docena de hombres únicos de los que en la actualidad sobreviven cuatro: Aldrin, Scott, Duke y Schmitt tienen más de 80 años.

Gracias a las descripciones que estos astronautas todavía hacen hoy en entrevistas y declaraciones, podemos saber de primera mano lo que se siente sobre la superficie lunar. Aldrin asegura que nuestro satélite parece estar cubierto de polvo de talco gris y que la sensación de falta de gravedad es una de las experiencias más divertidas que ha vivido, como estar en un trampolín pero sin el rebote.

¿QUIÉN SERÁ EL PRÓXIMO?

Scott fue el primero en conducir un vehículo sobre la Luna. También cuenta que probó a esconder la Tierra detrás de su pulgar: con un pequeño gesto hizo desaparecer el mundo. Duke se arrepiente de no haber tomado más fotografías en las que apareciesen sus compañeros de misión, pero pasó mucho tiempo ensimismado mirando el terreno ondulado de la superficie de la Luna. Puede que por eso dejase allí una instantánea de su familia. Schmitt, integrante de la última tripulación que fue a la Luna, describe un valle magnífico, más profundo que el Gran Cañón del Colorado, con montañas de casi 2.000 metros a cada lado.

Desde diciembre de 1972 ningún ser humano ha vuelto a estar en nuestro satélite, aunque con la expedición china Chang’e 4 parece que volvemos a estar más cerca. ¿Quién será la próxima persona en llegar a la Luna? ¿Quizás tú?

Las fases de la Luna

Fases de la luna
Fases de la luna

Cada mes lunar, nuestro satélite pasa por las fases de luna nueva, creciente, llena y menguante. Hay un viejo truco para diferenciar las fases más equívocas, creciente y menguante: debes pensar que la Luna es mentirosa y que cuando tiene forma de C, que podría indicar fase creciente, en realidad está menguando. A la inversa también sucede: cuando tiene forma de D, está creciendo. Prueba a observar la Luna varias noches. ¿En qué fase crees que está?

Lunáticos

¿A dónde puedes ir una vez que has estado en la Luna? Descubre la historia de aquellos que visitaron nuestro satélite en el libro «Lunáticos. Qué fue de los hombres que pisaron la Luna».

Conoce toda nuestra oferta de newsletters

Hemos creado para ti una selección de contenidos para que los recibas cómodamente en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
0 votos
Comentarios

El lado chino de la Luna