Con deseos de buena suerte

En más de dos siglos, el gordo de la lotería de Navidad no terminó nunca en 13, pero eso les pasa a 16 terminaciones

«Abundancia» (1630), de Pedro Pablo Rubens. Tokyo Gallery. The National Museum of Western Art
«Abundancia» (1630), de Pedro Pablo Rubens. Tokyo Gallery. The National Museum of Western Art

Todos saben que Rubens fue un pintor amigo de exuberancias y plétoras, pero en esta ocasión quiso representar la abundancia en sí, el icono clásico que satisface todos los deseos. Aunque en la mitología romana Fortuna era la diosa de la suerte, tanto de la buena como de la mala, la verdad es que lo más frecuente era asociarla a lo positivo, y por ello se la representa muchas veces con una cornucopia, o cuerno de la abundancia, del que brotan incesantemente flores y frutos. Según la mitología griega, ese cuerno procedía de la cabra Amaltea, famosa por ser la que crio con su leche al mismo Zeus, y tenía la virtud de otorgar bienes a quienes lo tuvieran.

Para los romanos, que sabían que la suerte podía cambiar de modo impredecible, Fortuna era la diosa más caprichosa del Olimpo, y por ello otra alegoría para representarla era la rueda o ruleta que evocaba el azar. Las imágenes medievales de la rueda de la fortuna, como la que se incluye como ilustración de las actividades en esta página, incorporan con frecuencia cuatro figuras humanas; la de la izquierda, que asciende y coronada, lleva la leyenda regnabo (reinaré), la superior ya sedente, afirma regno (reino), la de la derecha cae de cabeza diciendo regnavit (reiné) y la inferior lamenta aplastada sum sine regno (estoy sin reino). La diosa Fortuna es quien hace girar esa rueda que lleva al hombre a lo alto del trono, pero que también lo hunde. Son las vueltas que da la vida.

En pocos días girarán también los bombos que reparten alguna suerte en Navidad. Se han puesto en juego 100.000 números de cinco cifras, del 00000 al 99999. Cada uno de ellos está grabado en una bolita de madera de boj, cuidando de que sea igual el peso de todas ellas. Para los amantes de las estadísticas recordemos que, en los 208 sorteos celebrados, el gordo fue numero par en 111 ocasiones, y que 32 veces terminó en 5, mientras que en 1 solo lo hizo 8 años. Hilando más fino, si comparamos la frecuencia de las dos últimas cifras vemos que la terminación en 13 no salió nunca, pero eso les pasa a 16 terminaciones. Es curioso que tres de esas que nunca salieron sean consecutivas: 41, 42 y 43. Pero no tomen nota. Supongo que ya saben que lo que haya salido en el pasado no tiene ninguna influencia en lo que vaya a salir en el futuro.

Como muy bien se deduce de las citas seleccionadas, son muchas las cosas de nuestra vida que dependen de la suerte. Lo cual no quiere decir que no dependan también, y en mayor medida, de nosotros mismos. Pero es necesario controlar la percepción que tenemos de la suerte; quizás no pasa nada si sentimos que hemos tenido un momento o un día de mala suerte, tal vez incluso una racha, pero nada más. Ante la incertidumbre del azar hay una respuesta racional, que simplemente busca explicaciones estadísticas, y otra irracional que se refugia en múltiples variantes, desde los amuletos a la oración. No escojan el número de una fecha, ni recen para que salga. Es inútil. El azar es el azar. Que haya (buena) suerte.

 ipse dixit

La suerte es una flecha lanzada que hace blanco en el que menos la espera

Konrad Adenauer (1876-1967)

La gente tiene miedo de enfrentarse al hecho de que gran parte de la vida depende de la suerte. Da miedo pensar que hay tantas cosas fuera de nuestro control

Woody Allen (1935)

La suerte favorece solo a la mente preparada

Isaac Asimov (1920-1992)

Nunca convencerás a un ratón de que un gato negro trae buena suerte

Graham Greene (1904-1991)

La esperanza es un estimulante vital muy superior a la suerte

Friedrich W. Nietzsche (1844-1900)

Piensa siempre que eres hombre, esto es, el viviente más sujeto a los caprichos de la suerte

Menandro (342-292 a. de C.)

Y dijeron cada uno a su compañero: Venid, y echemos suertes, para saber por quién nos ha venido este mal. Y echaron suertes, y la suerte cayó sobre Jonás Libro de Jonás 1:7

actividades 

1. Organiza un debate para ver cuáles de las siguientes afirmaciones sobre la lotería pueden ser verdaderas:

? Como este número ya tocó el año pasado, es menos probable que vuelva a tocar este año

? Cuanto más tarde en salir el gordo durante el sorteo es más fácil que me toque

? Los números primos y los capicúas tocan menos

? Es mejor cambiar de número cada año que jugar siempre el mismo número

2. Haz una lista de las ocasiones en que sueles desear buena suerte a tus amigos. ¿Cómo crees que influyen en cada una de ellas las variables que no dependen de ellos?

3. Trata de recordar una situación en la que creas haber tenido mala suerte. Analízala. ¿Cambiarías alguna cosa en aquello que dependía de ti?

4. Haz una relación de palabras relacionadas etimológicamente con la suerte o la fortuna: sorteo, sortija, infortunio…

Alegoría medieval de la rueda de la fortuna

5. A la izquierda de la imagen se representa a la diosa Fortuna, como dueña de esa rueda que hace subir a unos mientras otros descienden. En 1966 Manuel Summers hizo una película titulada «Juguetes rotos» donde presentaba la idea de que personas que tuvieron la gloria pueden verse olvidadas. ¿Le ha sucedido eso a alguno de tus héroes? Y tú, ¿cuántas veces has subido y bajado en esa rueda de la fortuna?

actividades

Conoce toda nuestra oferta de newsletters

Hemos creado para ti una selección de contenidos para que los recibas cómodamente en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
0 votos
Comentarios

Con deseos de buena suerte