Los significados del orden

El orden constitucional garantiza la normalidad y es base del Estado de derecho

«Bodegón con cacharros» (c. 1650), Francisco de Zurbarán. Museo del Prado
«Bodegón con cacharros» (c. 1650), Francisco de Zurbarán. Museo del Prado

Este lienzo de Zurbarán rezuma orden. Una copa metálica y tres vasijas de barro, con dos bandejas de otro metal forman una admirable composición que cede su protagonismo a la luz. La neutralidad del fondo y de la repisa, la ausencia de sombras sobre los recipientes, las simetrías, las parejas, las alternancias en colores y volúmenes, todo ayuda a reflejar la idea de equilibrio, serenidad y armonía. Y, sin embargo, alguien podría afirmar que esos seis objetos no están ordenados. De izquierda a derecha, o viceversa, no figuran en orden alfabético, ni de valor económico, ni de capacidad, ni de altura, ni de año de fabricación, ni de nada que se me ocurra.

A veces el orden es invisible. Quiero decir que el criterio de ordenación no es apreciable a primera vista. Valga ello como justificación a tantas veces que se nos ha reprochado el desorden de nuestra habitación o de nuestra mesa de trabajo, cuando nosotros sabíamos perfectamente dónde estaba cada cosa. Ese razonamiento puede valer cuando es solamente una persona quien ha de manejar el sistema. En otro caso los objetos han de estar «en su sitio», o «donde debe ser» de manera que en definitiva exista un orden «como Dios manda», es decir que responda a una norma generalmente aceptada, que puede explicitarse, y que suele facilitar el uso de las cosas. Las personas que han tenido que compartir un espacio o unos utensilios saben bien de la importancia de ello.

Es quizás por esa razón que por orden entendemos también el estado de normalidad o funcionamiento correcto de algo, en especial la armonía en las relaciones humanas dentro de una colectividad. A esta acepción corresponden expresiones como «poner orden» o «las fuerzas de orden público» y también cuando hablamos del orden constitucional, expresando con ello el criterio que garantiza la normalidad. Por cierto que en estas fechas, y siempre, es bueno recordar que el orden constitucional es base del Estado de derecho, o sea que todos los ciudadanos y los poderes públicos están sujetos a la Constitución y al resto del ordenamiento jurídico. Derivados de esta idea los encontramos en las órdenes religiosas, militares y civiles, que caracterizan a conjuntos de personas que aceptan además otras normas adicionales.

El orden está presente en todos los aspectos de la vida y la cultura. La colección de citas de hoy, por ejemplo, está en orden cronológico, lo que suele ser de interés, por ejemplo, para ver cómo se podrían heredar las ideas. Otras veces optamos por el orden alfabético, el orden temático o cualquier otro. En ciencia el orden, o el desorden, es un concepto muy importante, sobre todo en termodinámica, porque muchas veces nos sirve para predecir sucesos espontáneos. Sabemos que en la naturaleza existe una tendencia espontánea al desorden, y por ello un azucarillo se disuelve por sí solo, cuando estaría más ordenado el azúcar a un lado y el café por otro. También, cuando barajamos unas cartas sabemos que es improbable que salgan juntas y ordenaditas todas las de un mismo palo. De estos hechos los científicos hablan de estadística y de entropía, una medida del desorden.

 Ipse dixit

El orden es el más hermoso ornamento de una casa

Pitágoras (569-475 antes de Cristo)

Cuidado con el hombre que habla de poner las cosas en orden. Poner las cosas en orden siempre significa poner las cosas bajo su control

Denis Diderot (1713-1784)

Que la ley sea terrible y todo volverá al orden

Georges Danton (1759-1794)

La esencia del clasicismo consiste en venir después. El orden supone un cierto desorden que acaba remitiendo

Paul Valéry (1871-1945)

El firmamento es un hermoso prodigio de orden. El orden público, por el contrario, no es más cosa, con harta frecuencia que un caos silencioso

Camilo José Cela (1916-2002)

Admiro a los hombres que buscan el orden social ideal, pero temo a los que lo han encontrado

Ephraim Kishón (1924-2005)

El orden de los factores no altera el producto, mientras esta orden no venga de arriba

Jaume Perich (1941-1995)

actividades 

1 En el bodegón de cacharros podemos ver, de izquierda a derecha, un bernegal sobre una salvilla de peltre, una alcarraza, un búcaro de Indias y una segunda alcarraza que reposa sobre otra salvilla. Recorta la imagen y separa cada uno de los cacharros. Ordénalos de otro modo. ¿Qué disposición te gusta más?

2 Las alcarrazas son recipientes de barro poroso, como los botijos, que permiten que parte del agua salga a través de las paredes y se evapore espontáneamente, con lo que ha de absorber calor, lo que contribuye a enfriar el agua del interior. Indica otros procesos espontáneos que tengan lugar absorbiendo calor.

3 Imagina que quieres que cada uno de los cacharros represente uno de los cuatro partidos políticos más votados. ¿Qué cacharro escogerías para cada uno? Indica dos razones en cada caso para tu elección.

4 Dada la siguiente relación de números 5, 4, 2, 9, 8, 6, 7, 3, 1: indicar el criterio que se ha seguido para ordenarlos.

5 La palabra griega cosmos significa orden, y en esta imagen podemos ver una representación del universo según Ptolomeo, donde la Tierra ocupa el centro. Fíjate el orden en que se encuentran los planetas que veían en el cielo. ¿Cómo ordenarías hoy los astros que nos rodean siguiendo el criterio de menor a mayor distancia a la Tierra?

Conoce toda nuestra oferta de newsletters

Hemos creado para ti una selección de contenidos para que los recibas cómodamente en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
0 votos
Comentarios

Los significados del orden