La información periodística

En el 40.º aniversario de la Constitución trabajaremos en clase cómo reconocer la información objetiva y veraz

En la imagen, alumnos del CEIP de Outes analizan, en su particular quiosco, varios periódicos
En la imagen, alumnos del CEIP de Outes analizan, en su particular quiosco, varios periódicos

El Libro de estilo de La Voz de Galicia dice que «la información es un texto destinado a proveer al lector de datos para que conozca la actualidad y la entienda. Su principal característica es la objetividad. Ni se opina ni se interpreta la realidad. Eso lo hará el lector con la información que se le ofrezca».

Hace 40 años la Constitución recogía en el artículo 20 el derecho que tienen todos los españoles a «comunicar o recibir libremente información veraz por cualquier medio de difusión».

La Real Academia atribuye la palabra veraz al que dice, usa o profesa siempre la verdad. Esto es, si pasa un accidente en la carretera, surge en nosotros un pensamiento: «Hay demasiados accidentes». Y también puede ser que tengamos un sentimiento: «¡Pobres, para qué les habrá valido el correr tanto!».

Sin embargo, el objeto en sí, lo objetivo, no es solo lo que nosotros pensamos o sentimos, sino también qué pasó en realidad: quién iba en el coche, qué sucedió, cómo fue, por qué, dónde, cuándo. Informar es dar noticia de algo que ha sucedido realmente. Según el Libro de estilo de La Voz, «en la noticia, el periodista, como mero intermediario entre los hechos y el receptor de la información, debe ser absolutamente fiel a aquellos. Dará por cierto lo seguro, y por dudoso, posible o probable, lo no comprobado».

2. EL JUEGO DE LOS SINÓNIMOS

Existen unos cuantos sinónimos que explican qué es lo que entendemos por la expresión información veraz cuando hablamos de una noticia.

Autenticidad. Viene de la palabra latina authenticus, aquello que es original y que pueda reconocer un notario oficialmente como verdadero.

Certeza. Lo conocido como verdadero, seguro y sobre lo que no puede caber duda.

Exactitud. Puntual, reproducción perfecta, trabajo bien realizado y concluido.

Fidelidad. ¿Recuerdas eso de alta fidelidad en el sonido? Pues lo mismo en la reproducción de una noticia: suena a realidad.

Honestidad: La tiene el profesional que dice las cosas como las ve, sin dejarse llevar por presiones de otros.

Justicia. Que atribuye a cada uno lo suyo, ni más ni menos.

Realidad. Viene de la palabra latina res, ‘cosa’. Decir que una noticia es real equivale a informar de que así es la cosa, tal cual refleja el escrito.

Sinceridad. Sin mezcla, sano, intacto, verdadero, de buena fe.

3. LA SUBJETIVIDAD

Solemos decir que una persona da las noticias o nos cuenta las cosas de una forma subjetiva cuando, en vez de fijarse en el objeto, en lo que pasó (un accidente, por ejemplo), se deja llevar «por su propio modo de pensar o de sentir del sujeto, y no por el objeto en sí mismo», lo mezcla todo y, al final, no sabemos si lo que cuenta es real o no. ¿No te ha pasado alguna vez cuando intentas escuchar la radio y se te va la onda, aparecen otros ruidos, se mezclan los sonidos de otras emisoras y no te dejan oír con claridad tu música o noticia preferida?

Deformaciones. Cambiar la forma en que sucedieron las cosas.

Disimulo. Pasar por alto algún dato importante de la noticia, ocultar lo que se siente, se sospecha, se sabe o se hace.

Engaño. Falta de verdad en lo que se dice, trampa para que el otro pique y se fije en detalles que no interesa dar a conocer.

Manipulaciones. Utilizar medios y formas para llevar la noticia hacia los propios intereses.

Omisiones. No decir cosas que sean importantes para entender la noticia o dejar de hacer una investigación para comprobarla.

Pasión. A veces, la persona apasionada por algún tema o acontecimiento no es objetiva al contar una noticia.

Presentación. Con frecuencia la forma en que está presentada una noticia, el lugar que ocupa, el tamaño de la letra… pueden inclinarnos a darle mayor o menor importancia.

Reserva. Guardar datos de la noticia sin una razón justificada, como podría ser la dignidad, intimidad, el honor de una persona o el respeto al momento de decirlo.

Sensacionalismo. Dar una importancia exagerada a una noticia tanto en su formulación como en su contenido.

Silencios. No publicar noticias que de algún modo pueden ir en contra de las ideas e intereses propios.

En fin, vuelta al número 2: «información veraz». Con ella brindamos por la Constitución que en estos días está de fiesta. ¡Y que cumpla muchos más! A la Constitución española le dedicamos hoy la página 6 del suplemento.

Conoce toda nuestra oferta de newsletters

Hemos creado para ti una selección de contenidos para que los recibas cómodamente en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
0 votos
Comentarios

La información periodística