El término psicostasis proviene del griego y hace referencia a ponderar, estabilizar o equilibrar (stasis) en una balanza las cosas del alma (psique). Para el cristianismo ese pesaje tendrá lugar en el juicio final, cuando el arcángel Miguel coloque en sendos platillos las acciones buenas y malas de cada uno, con objeto de ver si se salva o se condena. Como puede observarse en la ilustración, el diablo también interviene en el proceso, pero haciendo trampas, como no podía ser de otro modo, pues trata de inclinar la balanza a su favor incrementando el peso de las malas obras, empujando con su mano y también con la ayuda de un diablillo que situado adecuadamente tira hacia abajo de la cola que ha traído el vicio representado en el platillo. No es mala reflexión para estos días.

Centrándonos en el concepto de peso, digamos que a su vez esa palabra viene del latín pensum, del verbo pendere (‘colgar’), lo que nos resulta fácil de comprender a la vista de la escena. Las balanzas comparan pesos, y lo importante es que dan el mismo resultado sin importar el lugar donde se haga la pesada. Sea donde sea el juicio final. Digo esto porque, si se mide el peso con un dinamómetro de muelle o con una báscula de presión, esa medida no será la misma a nivel del mar que en lo alto de una montaña. Arriba se pesa menos, porque la fuerza de la gravedad allí es menor, y a estas alturas todo el mundo sabe que en la Luna se pesa seis veces menos. Sin embargo, si en una balanza un objeto se equilibra con la pesa de 1 kilo en el otro platillo, sucederá lo mismo en la Tierra que en la Luna, porque la variación de peso es igual para los dos platillos. La pesa y el objeto tienen la misma cantidad de materia; los físicos dicen que tienen la misma masa, y se preocupan de subrayar que masa y peso son cosas distintas. Las balanzas sirven para medir masas. También las balanzas romanas, que por cierto ya eran utilizadas por artesanos griegos en el siglo V antes de Cristo, incluso antes de que Arquímedes hubiera formulado cuantitativamente su ley de la palanca, en la que se basan.

El pesaje de virtudes y vicios de la ilustración medieval forma parte del mundo metafórico que tan rico es en lo concerniente al peso. Incluso hoy. Rara es la semana que no leemos noticias sobre personas que han de someterse al peso de la ley o de otras que se sienten aliviadas al quitarse un peso de encima, porque al fin se han disipado las sospechas judiciales. Llevar una carga es algo incómodo, y quizás por ello se asocia el peso al dolor, al disgusto e incluso al arrepentimiento, como cuando se afirma que algo pesa «de todo corazón». Pero hay otros pesos metafóricos que son positivos: por ejemplo, y a pesar de que la obesidad es temible en nuestra sociedad, se considera una garantía que nos digan de alguien que es una persona de peso, y por mucho que el boxeo pierda popularidad día a día, la expresión peso pesado tiene su prestigio cuando se refiere a alguien en su especialidad.

El peso es una medida de la valoración que nos merece algo porque tiene relación directa con la cantidad de sustancia, y la idea se extiende también a las cosas inmateriales, como los argumentos de peso o las razones de peso.

ipse dixit 

Es demasiado el peso que cae sobre la piel tras un concierto. Un peso enorme que cubre el alma. Es el peso de la soledad

Isabel «Chavela» Vargas (1919-2012)

Sé como el pájaro que deteniendo su vuelo en ramas demasiado débiles siente cómo ceden bajo su peso y, sin embargo, canta, sabiendo que tiene alas

Victor Hugo (1802-1885)

Nadie es inútil en el mundo mientras pueda aliviar un poco el peso de sus semejantes

Charles Dickens (1812-1870)

Las revoluciones nunca han aligerado el peso de las tiranías, solo lo han cambiado de hombros

George Bernard Shaw (1856-1950)

La gente empieza a darse cuenta de que el aparato del gobierno es costoso. Lo que aún no ven es que el peso recae sobre ellos

Frédéric Bastiat (1801-1850)

La magnitud del peso atómico determina el carácter de un elemento químico

Dmitri Mendeléyev (1834-1907)

Creo que lo más difícil es perder peso. Esa es la cosa más difícil, más que nada

Aretha Franklin (1942-2018)

 actividades

1 Calcular el peso de un ejemplar de La Voz de la Escuela (8 páginas de La Voz de Galicia). ¿Cuántos periódicos tendrás que pesar para obtener un resultado con dos cifras significativas?

2 Indica el intervalo de edad que estimarías para una persona de:

  • 80 kilos
  • 5 kilos
  • 20 kilos
  • 50 kilos

3 Hacer en la clase un histograma de frecuencias con el peso. ¿Cuál es el valor más frecuente entre las personas de tu edad?

4 A pesar de que no les gusta a los científicos, en el lenguaje ordinario se utilizan las palabra kilo y gramo (que son unidades de masa) para expresar pesos. El peso es una fuerza debida a la atracción gravitatoria, y por ello se debe indicar en newtons (N) y kilopondios (kp). ¿Cuál es tu peso en newtons sobre la Tierra? ¿Y cuánto sería en la Luna?

5 En muchas latas de conserva se indica el peso neto y el peso escurrido de su contenido. Calcula el porcentaje de líquido en una de esas latas.

6 Los antiguos quisieron ver una balanza en la zona del cielo donde se encontraba el sol en el equinoccio de otoño, cuando el día «pesa igual» que la noche. Es la constelación de Libra, la balanza. Averigua algún motivo semejante para la invención de otras constelaciones zodiacales.

Conoce toda nuestra oferta de newsletters

Hemos creado para ti una selección de contenidos para que los recibas cómodamente en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
0 votos
Comentarios

Sobre pesos pesados y pesadas