Una semana de aires marinos

Hay que enamorarse del mar, y saber disfrutar de él con los cinco sentidos

«Viento del oeste en la isla de Shoals» (Childe Hassam, 1904). Galería de Arte de la Universidad de Yale, New Haven, Connecticut
«Viento del oeste en la isla de Shoals» (Childe Hassam, 1904). Galería de Arte de la Universidad de Yale, New Haven, Connecticut

El próximo viernes día 8, con la celebración del Día Mundial de los Océanos, vamos a cerrar una gran semana de toma de conciencia ecológica. Comenzó con la fiesta de Voz Natura el pasado sábado e incluyó ayer el Día Mundial del Medio Ambiente, así como el aniversario de la coruñesa Casa de los Peces. Fue la Asamblea General de la ONU la que estableció en el 2009 la celebración de un día dedicado específicamente al mar, para recordar el importante papel que los océanos juegan en nuestras vidas. En primer lugar, porque esos ecosistemas marinos absorben gran cantidad de dióxido de carbono y generan la mayoría del oxígeno que respiramos. Por otra parte, contribuyen a regular el clima y son una parte esencial de la biosfera. Además, son fuente importante de alimentos y productos farmacéuticos. Un objetivo de esta celebración es informar a la opinión pública de las consecuencias que la actividad humana tiene en ellos y estimular una gestión sostenible del medio marino. Es un día, también, para celebrar la belleza, la grandeza y la riqueza de los océanos.

El hecho de que los mares cubran el 70 por ciento de la superficie de nuestro planeta y de que estén interconectados entre sí hace que con frecuencia se hable de que existe en realidad un solo océano. En este medio apareció la vida en la Tierra y actualmente alberga todo tipo de organismos. Dado que se estima que solo se ha explorado el 5 por ciento del medio marino, los biólogos destacan que puede haber millones de especies que aún no han sido descubiertas. Esta gran arca de la vida sufre muchos tipos de agresiones por la actividad humana y en el 2018 se quiere prestar atención especial a la contaminación por plásticos. Cada año se arrojan ocho millones de toneladas al mar, el 70 por ciento de las cuales se van al fondo. Como consecuencia, se estima que en el 2050 habrá en el océano una masa mayor de plásticos que de peces. En la actualidad, los plásticos de un solo uso están afectando a más de 550 especies de animales marinos. Por ejemplo, hasta nueve de cada diez aves marinas, una de cada tres tortugas marinas y más de la mitad de las especies de ballenas y delfines han ingerido plástico en alguna ocasión. El 15 por ciento del plástico arrojado al mar se queda flotando, y así se han generado ya cinco grandes islas de basura, dos en el Atlántico, una en el Índico y dos en el Pacífico. Por eso debemos comprender la reciente legislación española sobre bolsas de plástico, por la que, entre otras medidas, dejarán de ser gratuitas el próximo día 1 de julio.

La educación ambiental tiene un gran componente afectivo. Por ello es importante saber disfrutar del mar, con los cinco sentidos. Las citas de la selección parecen incidir en la potencia de las percepciones olfativas de la brisa marina. ¿A qué huele el mar? De la misma manera que es difícil asignar a una sola sustancia química el sabor de un alimento, resulta prácticamente imposible sintetizar la esencia del olor de mar. Uno de los gases a los que se atribuye el aliento marino es el sulfuro de dimetilo, al que llamamos DMS tanto si uno quiere recordar su nombre en inglés (dimethyl sulphide) como si prefiere pensar que es el olor de mar salada. El fitoplancton del océano produce, cuando es metabolizado, ese gas que es el principal responsable del aroma marino y que permite a algunas aves localizar por el olfato su alimento desde el aire. Donde hay DMS hay plancton, y donde se encuentre este habrá peces y calamares, se dicen las aves con razón. El DMS tiene un olor tan intenso que basta una concentración de unas cien partes por trillón en el aire para que nuestro olfato nos avise de que estamos cerca del océano. El hecho de que la intensidad del olor dependa de la concentración de DMS (y por tanto, de la de fitoplancton) explica por qué las aguas del Caribe o del Mediterráneo huelen menos a mar que las de nuestro Finisterre. Que lo disfrutemos.

 palabras con historia

Decididamente, el mundo de la duda es un paisaje marino e inspira al hombre presunciones de naufragio

José Ortega y Gasset (1883-1955)

Menesteroso de silencio, pido tres palmos de la orilla desolada, de donde pueda regresar sencilla, como un fuego marino, la mirada

José Gorostiza Alcalá (1901-1973)

No se puede ser desgraciado cuando se tiene esto: el perfume marino, la arena bajo los dedos, el aire, el viento

Irène Némirovsky (1903-1942)

Me pregunto qué le falta a la vida cuando en una noche de verano el hálito de las estrellas abre las ventanas y exhala dentro la fragancia marina

Fabrizio Caramagna (1969-)

Los tres grandes sonidos elementales en la naturaleza son el de la lluvia, el del viento en un bosque y el sonido marino de una playa

Henry Beston (1888-1968)

Un vago olor marino, olor de algas y brea, mezclábase por veces al mareante de la campiña, y allá, muy lejos, en el fondo oscuro del horizonte, se divisaba el resplandor rojizo de la selva que ardía

Ramón María del Valle-Inclán (1866-1936)

 actividades

1. Realiza un inventario de todos los objetos de plástico (bolsas, envoltorios, botellas y demás) que entran en tu casa durante una semana como consecuencia de las compras realizadas. Redacta un relato corto sobre el hipotético futuro de una de esas piezas.

2. En Internet puedes encontrar información sobre las cinco islas de plásticos existentes en los océanos. Redacta tres titulares impactantes que sirvan para motivar el reciclaje de plásticos.

3. A finales del Paleozoico y comienzos del Mesozoico todos los continentes de la Tierra estaban unidos en uno, formando el Pangea, que estaba rodeado por un solo mar, el Panthalassa. Haz un resumen de cómo desde entonces se han formado los océanos actuales.

4. Explica con tres adjetivos cada una de las sensaciones que percibes al tener contacto con el mar con cada uno de tus cinco sentidos.

? El olor del mar es…

? La forma, el color, el brillo es…

? El sonido del mar es…

? El sabor del agua marina es…

? Al tocar el agua del mar siento…

5. No dejes de pasarte de nuevo por la Casa de los Peces, para ver una curiosa exposición hecha con residuos recogidos en la costa.

6. Identifica en qué mar u océano se encuentran las siguientes islas: Madagascar, Azores, Tahití, Sumatra, Barbados, Victoria.

Conoce toda nuestra oferta de newsletters

Hemos creado para ti una selección de contenidos para que los recibas cómodamente en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
2 votos
Comentarios

Una semana de aires marinos