Historias del reino animal

Las compañías animales más comunes son gatos y perros, pero también hay quien opta por iguanas y tarántulas

Azulejo valenciano del siglo XIX que representa a san Antonio Abad. Ermita urbana de San Antonio Abad. Segorbe (Castellón)
Azulejo valenciano del siglo XIX que representa a san Antonio Abad. Ermita urbana de San Antonio Abad. Segorbe (Castellón)

En el Flos Sanctorum se dedica la fecha del 17 de enero a la vida de Antonio Abad, natural de Egipto, explicando que se suele representar al santo con el hábito monástico, adornando el bastón con una pequeña campanilla y acompañado de un puerco. No está claro el porqué de la elección de un animal que tradicionalmente es signo de impureza, pero es el caso que ha dado motivo para que en numerosos pueblos de España se tuviese la costumbre de dedicar a ese santo un cerdo, que andaba suelto por las calles y era alimentado por los vecinos. Luego el animal se subastaba o vendía, y el importe recaudado servía para el culto del santo eremita. También sin motivos claros, hoy san Antón se ha convertido en patrono de todos los animales domésticos, y no falta quien en este día acude con las mascotas a un templo para que reciban una bendición. Las compañías animales son ahora de lo más variado, y existen referencias de que allí se presentan con sus dueños no solo perros y gatos, sino también loros y otros pájaros, roedores varios y hasta tortugas o serpientes. Como se ve, no es frecuente adoptar ninguna compañía comestible. Las estadísticas de veterinarios de todo el mundo manifiestan que los compañeros animales más comunes son los gatos, seguidos de los perros y a mayor distancia de los peces, pequeños mamíferos, aves, reptiles y anfibios. Seguro que los lectores podrán citar otros bichos que también andan por el entorno familiar gozando de aceptación e incluso de afecto. Entre las mascotas más extrañas se encuentran animales que son grandecitos, como burros y cerdos miniatura, y otros más manejables, como iguanas, tarántulas e insectos varios.

Dentro de esa gran variedad habrá que tener mucho sentido común para poder establecer relaciones no conflictivas. Veamos. Hace pocos meses fue aprobado por unanimidad en nuestro Congreso de los Diputados el admitir a trámite una proposición de ley para que los compañeros animales dejen de ser considerados «bienes muebles o semovientes» y que sean reconocidos jurídicamente como «seres vivos dotados de sensibilidad», lo que implica que los susodichos tendrán sus derechos y que sus amos pasarán a tener obligaciones legales con ellos. El problema podría radicar, como fácilmente se imagina, en que dentro del concepto animal se engloban criaturas de lo más diverso. Pero pudo ser peor. Hasta el siglo XIX los organismos naturales se clasificaban simplemente en animales o plantas, pero actualmente se reconocen (no sin polémica) cinco reinos para ordenar adecuadamente los seres vivos. Además del reino animal están el reino de las plantas, el de los hongos, el de las bacterias y el variado reino de los protistas, donde se incluyen, por ejemplo, algas y protozoos. Biodiversidad.

De todas las ideas filosóficas utilizadas para explicar el maravilloso fenómeno de la vida, la que tuvo más éxito es la idea de alma, o principio vital, y no es de extrañar que habiendo tantos seres vivos diferentes y vidas tan complejas, hubiera que adjudicar respectivamente distintos tipos de almas. Pero siempre se cumpliría el requisito que imponían Platón, Aristóteles y demás para entender la vida: los que llamamos seres animados estaban dotados de un alma (psyche?). Por cierto, que el mismo Aristóteles se inventó también aquello de que el hombre era por naturaleza un zoon politikón, es decir un animal político, tratando así de establecer una diferencia entre los otros animales, que pueden vivir en sociedades sin mayores problemas, y los seres humanos, que las organizan participando en ellas, y por ello tienen la manía de hacer leyes. El caso es que para el estagirita no somos realmente humanos si no estamos relacionados en esa sociedad. Pero con los hermanos animales hay muchas otras diferencias. Las creencias religiosas nos permiten marcar distancias cuando hemos de compararnos usando una sutileza exclusiva del gallego: os animais son coma nós, fóra a alma.

Palabras con historia

El proceso cultural es un proceso de domesticación que no puede llevarse a cabo sin rebeldía por parte de la naturaleza animal, ansiosa de libertad

Ernesto Sábato (1911-2011)

El dominio de sí mismo es lo que distingue al hombre de los entes animales, y ciertamente nadie es hombre si no sabe ejercitarlo, pues es la raíz de todas las virtudes

Johann N. Gotz (1721-1781)

De todas las criaturas animales, el hombre es el único que bebe sin tener sed, come sin tener hambre y habla sin tener nada que decir

John Steinbeck (1902-1968)

Las fieras animales no matan nunca por placer. Solo al hombre divierte la tortura y la muerte de sus semejantes

J. A. Froude (1818-1894)

Creo haber encontrado el eslabón intermedio entre los seres animales y el Homo sapiens: somos nosotros

Konrad Lorenz (1093-1989)

Actividades

1. La palabra «animal», como otras, puede funcionar como adjetivo o como sustantivo. Cuando dos de esas palabras se utilizan juntas, el orden de las mismas puede ser clave para diferenciar cuál es el calificativo. Es un caso paradigmático el chascarrillo reciente de que no es igual un político preso que un preso político. Algo parecido podríamos pensar con la definición aristotélica de animal político. Con la siguiente lista de adjetivos que pueden ser también nombres, forma parejas que sean ejemplo de lo antedicho: diario, médico, plano, periódico, golfo, estrecho, marrón, horario, esférico.

2. Las fábulas son relatos cortos donde los personajes pueden ser animales que adoptan características humanas, y así sirven para establecer moralejas. Averigua qué característica suelen representar los protagonistas de las siguientes fábulas:

  • la zorra y el cuervo
  • la cigarra y la hormiga
  • el gato y el ratón
  • la rana y la gallina

3. Entre las distintas acepciones que recoge el Diccionario para el término «animalada» no hay ninguna que pueda ser realizada por animales. Pon ejemplos de hechos que aparezcan en el periódico de hoy que puedan designarse con ese nombre.

4. Por mucho que lo parezca, el mustélido que aparece en el retrato de Cecilia Gallerani, amante de Federico Sforza, no es un animal doméstico. Su función en el cuadro es simbólica, quizás para representar belleza y pureza, cualidades que se atribuyen a ese carnívoro, sobre todo con su pelaje de invierno. Muchos otros animales se utilizaron de modo simbólico. Busca ejemplos donde a un santo se le represente acompañado de un lobo, un perro, un león, un toro, un águila, un cuervo, un caballo.

Conoce toda nuestra oferta de newsletters

Hemos creado para ti una selección de contenidos para que los recibas cómodamente en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
1 votos
Comentarios

Historias del reino animal