Objetivo para este año: aprender a estudiar bien

Una buena organización y un método de estudio eficaz son los dos pilares básicos

Es importante fomentar el trabajo autónomo,
pero con supervisión
Es importante fomentar el trabajo autónomo, pero con supervisión

El día solo tiene 24 horas. Esta obviedad viene a cuento a la hora de hablar de la importancia de que los niños aprendan a planificar y a organizar sus estudios. Es verdad que sus jornadas están cada vez más cargadas, y deben repartir su tiempo entre las horas de clase, las actividades extraescolares, los deberes... y por supuesto los momentos de descansar, jugar a la Play, navegar por Internet, ver la televisión, wasapear, merendar, ir a casa del vecino o leer algún libro (¡haberlos, haylos!). Por eso, porque las jornadas de los niños cada vez están más cargadas de actividades, y con menos control por parte de los adultos, es importante enseñarles a ser responsables con el tiempo que dedican al trabajo escolar en casa. Lo que no tiene sentido es que, precisamente porque padres y madres somos conscientes de esa falta de tiempo, seamos nosotros los que acabemos subrayando los párrafos que se tienen que estudiar para el examen de Naturales o haciendo los esquemas para el control de Sociales… Hacer el esfuerzo de enseñarles para que lo hagan ellos mismos es, en realidad, una inversión a medio plazo muy rentable. Cada curso los contenidos escolares son más complejos, por lo que se precisa de un mayor grado de planificación y un mejor dominio de los métodos de estudio si queremos que obtengan resultados satisfactorios. Así que… ¡manos a la obra!

Lo primero es enseñarles a organizarse, lo que implica asignar tiempos a las diversas materias y actividades diarias, teniendo en cuenta que siempre pueden surgir imprevistos que obliguen a ajustar los planes.

Una buena programación debe hacerse en cuatro niveles:

A largo plazo: se trata de tener una visión global de lo que va a ser el curso, de los días en que ya están fijadas las evaluaciones o la recuperación de las materias pendientes.

A medio plazo: la referencia es el trimestre, en el que no se pueden perder de vista los días de los exámenes, los libros que hay que comprar o los trabajos que hay que entregar.

A corto plazo: se refiere a las previsiones que hay para una semana o quince días.

Diaria: consiste en organizar la sesión de estudio de cada jornada. Es preferible comenzar por las tareas de dificultad media, continuar con las más difíciles y dejar para el final las más sencillas, que requieran menos esfuerzo y concentración. Una vez finalizado el día, es importante registrar el tiempo real de estudio, que puede haber estado por encima o por debajo de las previsiones.

No hay que asustarse con tantos niveles de planificación… unos calendarios mensuales impresos en A3 y colgados frente a la mesa de estudio pueden ser suficientes para empezar a organizarse. A lo largo de las próximas semanas iremos analizando el método de estudio. Lo importante es ir poco a poco… pero con paso firme.

escuela de padres

  • Tema del mes: Aprender a estudiar.
  • Etapa: Educación primaria y secundaria.
  • La frase: “El éxito no se logra sólo con cualidades especiales. Es sobre todo un trabajo de constancia, de método y de organización” (J. P. Sergent)
  • Comportamientos que se deben evitar: Asumir como padres las responsabilidades que deben tener nuestros hijos (apuntar en la agenda, hacer esquemas, trabajos…).
  • Algunas claves: El aprendizaje es más fácil cuando los contenidos están ordenados, claros y con información precisa.
  • Para saber más: “Organiza tu tiempo de forma eficaz” es el título de una pequeña e interesante guía elaborada por el Servicio de Atención Psicológica y Pedagógica del Vicerrectorado de alumnos de la Universidad de Cádiz. Este es el enlace: https://goo.gl/R5WQvH

Conoce toda nuestra oferta de newsletters

Hemos creado para ti una selección de contenidos para que los recibas cómodamente en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
0 votos
Comentarios

Objetivo para este año: aprender a estudiar bien