¿Superarías un reto por el bien de nuestros océanos?

Ya está abierta la inscripción para participar en el proyecto Mensaje en una Botella, cuyas actividades se pondrán en marcha a la vuelta de las vacaciones de verano

.Los atolones de Malosmadulu norte y sur de las Maldivas, posiblemente el país con menor altitud sobre el nivel del mar del mundo, en una imagen del Advanced Spaceborne Thermal Emission and Reflection Radiometer (Aster) del satélite «Terra»
Los atolones de Malosmadulu norte y sur de las Maldivas, posiblemente el país con menor altitud sobre el nivel del mar del mundo, en una imagen del Advanced Spaceborne Thermal Emission and Reflection Radiometer (Aster) del satélite «Terra»

Desde el pasado 8 de junio, jornada en la que se celebró el Día Internacional de los Océanos, está abierta la inscripción para participar en el proyecto Mensaje en una Botella. Se puede formalizar a través de la página web www.mensajeenunabotella.info. Es una actividad que se pondrá en marcha a nivel nacional a partir de finales del próximo mes de septiembre, y que tiene por objetivo crear una cadena de acciones sociales dirigidas a promover el conocimiento de las repercusiones que los océanos tienen en nuestra cultura y vida diaria; también busca incrementar la sensibilidad de las personas hacia los problemas ambientales que los amenazan.

CULTURA OCEÁNICA

«Qué inapropiado llamar Tierra a nuestro planeta, cuando es evidente que debería llamarse Océano». Arthur C. Clarke (1917-2008), uno de los grandes divulgadores científicos, fue el autor de esta frase que nos recuerda la importancia del océano y el poco caso que le hemos prestado. Efectivamente, la investigación científica ha demostrado que una gran parte de lo que sucede o ha sucedido en nuestro planeta tiene relación con los océanos. Entre otras cuestiones sabemos que de sus aguas surgió la vida y en ellas aún se encuentran las mayores reservas de biodiversidad, que sus corrientes determinan el clima mundial, que la mitad del oxígeno que respiramos lo producen las algas marinas o que las rutas comerciales más importantes atraviesan los océanos. Pero también es cierto que la mayor parte de su contenido y funcionamiento aún son desconocidos (han llegado más seres humanos a la Luna que al fondo de los océanos).

En la actualidad existe un proyecto europeo denominado Sea Change, en el que participan 17 socios de 9 países europeos, cuyo objetivo es precisamente incidir en estas cuestiones, creando lo que podríamos denominar una cultura del océano. Es decir, una cultura basada en el conocimiento sobre cómo influyen las aguas marinas en nuestras vidas, y cómo nuestras costumbres y comportamientos pueden alterarlas. Los responsables de este proyecto recuerdan que solo así seremos capaces de cambiar nuestra relación con los océanos. Submon, una asociación ambiental marina, es el socio español responsable de trasladar las actividades de este proyecto a nuestro país y el promotor y coordinador de la actividad Mensaje en una Botella.

MÁS INFORMACIÓN

La página web del proyecto incluye diferente información sobre su sentido y sus objetivos. También ofrece la posibilidad de apuntarse:

  • www.mensajeenunabotella.info

Mensaje en una botella

Esta actividad está especialmente orientada a la participación de colegios, institutos, grupos y asociaciones (naturalistas, de buceo, etcétera). Comenzará en septiembre y utilizará como vehículo de comunicación entre los diferentes centros inscritos una botella, que será portadora de un mensaje sobre un reto ambiental que deberá superar el participante que la reciba. Como si se tratara de la botella que el náufrago utiliza para enviar un aviso de socorro, esta propondrá retos ambientales concretos y activos que sirvan para mejorar la salud de los océanos. En la página web se sugieren algunas actividades aunque los centros participantes también pueden proponer las suyas: organizar la limpieza de una playa, lograr que la cafetería de un centro educativo deje de utilizar pajitas y otros elementos que acaban contaminando los mares, concienciar a la familia sobre la necesidad de evitar el uso de la taza del váter como basurero, poner en marcha una campaña de reciclaje, escribir una carta al alcalde para mejorar alguna actividad municipal, organizar una campaña de donación que reduzca el despilfarro de recursos, etcétera.

El proyecto pondrá en acción simultáneamente cinco rutas, con otras tantas botellas, que recorrerán toda España, pero cada una comenzará su andadura en un acuario diferente. Para cubrir el norte peninsular se ha planificado que la ruta cantábrica inicie su actividad en el coruñés Aquarium Finisterrae. Pero las botellas no solo viajarán entre poblaciones costeras, también llegarán a muchas zonas de interior para recordar que todas nuestras acciones, incluso cuando se realizan a miles de kilómetros de distancia de la costa, repercuten en el mar. De hecho, el acto final del proyecto se realizará el 24 de noviembre del 2017 en el Ceneam (Centro Nacional de Educación Ambiental) de Valsaín (Segovia).

Votación
0 votos
Comentarios

¿Superarías un reto por el bien de nuestros océanos?