Recuerdos de Semana Santa

Los recuerdos vacacionales de Semana Santa son primaverales, cortos e intensos

«Santo entierro», de Caravaggio (1602-1604). Museos Vaticanos
«Santo entierro», de Caravaggio (1602-1604). Museos Vaticanos

El carácter festivo (no lectivo) de la próxima semana está motivado por la conmemoración de unos acontecimientos que son fundamentales en la historia del cristianismo. Como se sabe, culminan con la celebración de la Pascua de Resurrección, tras agrupar en el tiempo anterior el recuerdo de los sucesos narrados por los cuatro evangelistas sobre los últimos días de Jesús el Nazareno. El cuadro de Caravaggio representa, ya en clave barroca y forzando el claroscuro, la escena del enterramiento, que llevan a cabo el evangelista Juan y el sabio judío Nicodemo, mientras las tres Marías (la madre de Jesús, la Magdalena y la de Cleofás) muestran su dolor de modos diferentes. Es esta una de las innumerables creaciones con que la historia del arte, tanto en pintura como en escultura, ha ilustrado esta Semana Santa, dando lugar a imágenes que buscan conmover a las personas que participan de la fe o de la cultura cristiana.

La tradición popular ha servido también para cristalizar y versionar liturgias, dando lugar, con el paso de siglos, a las procesiones y otros rituales conmemorativos que abundan en toda nuestra geografía. Todavía recuerdo, de cuando toda esa semana disfrutaba de vacaciones, algún viaje a Sevilla y la profunda impresión que me causaron aquellas noches con difíciles salidas de pasos, intrigantes capirotes, incesantes redobles de tambores y escenas de emoción popular que estallaban en saetas, más o menos espontáneas, o con piropos a la Macarena. La memoria de otros años me lleva también a celebraciones más austeras, sobrias y silenciosas, castellanas, en Zamora o Valladolid, donde las preciosas tallas de los imagineros Juan de Juni y Gregorio Fernández han dado motivo para la ubicación del Museo Nacional de Escultura.

La Semana Santa varía todos los años en sus fechas; desde el Concilio de Nicea (año 325) está determinada por el Domingo de Pascua, que ha de ser el que sigue a la primera luna llena de primavera, que este año es el próximo martes, día 11. Ese criterio hace posible que el Domingo de Pascua pueda ser tan temprano como el 22 de marzo, lo que ocurrió en 1818, o que se retrase hasta el 25 de abril, lo que celebraremos en el 2038 quienes podamos llegar allá. Esta movilidad en el calendario parece que invita a una libertad de opciones a la hora de usar esos días festivos. He de reconocer que mientras pude disfrutarlas, como estudiante o como docente, estas fueron mis vacaciones preferidas del año. Quizás porque siempre eran más libres que las de Navidad, donde el programa oficial está muy consolidado, y también que las de verano, que se diluyen por extensas. Los recuerdos de Semana Santa son primaverales, cortos e intensos. Y variados, pues al lado de los ejemplos mencionados en relación con la conmemoración religiosa, están bastantes otros, incluso con días de sol y playa. También el de un año con escapada a París, para ver buenas películas de grandes directores como Bertolucci o Pasolini, que entonces estaban prohibidas en España. Fue a comienzos de los 70, y uno terminaba comprobando que eran muchos los españoles en la sala. En fin. Cada uno de los lectores tendrá también sus propios recuerdos de estas vacaciones y sus planes para las próximas. Que se disfruten en santa libertad.

El calificativo de santo tiene, por supuesto, muchas aplicaciones, incluso para otros períodos de tiempo, pues además de la semana, hay años santos y días santos, e incluso expresiones con retranca, como la de tener que esperar todo un santo día. Entre las numerosas acepciones que nos regala la RAE en su Diccionario, y que empiezan con el consabido «perfecto y libre de toda culpa», me llama la atención la número 13, que es indicativa de una realidad incuestionable, pero que equipara el adjetivo santo al de persona casada. Es curioso que ese grado de perfección no sea asequible más que en el matrimonio. Por algo será.

Palabras con historia

Si no se hubiera inventado la sociedad, el hombre seguiría siendo una bestia salvaje o, lo que es lo mismo, un santo.

Mijaíl A. Bakunin (1814-1876)

Quien no ha deseado por lo menos una vez en su vida ser santo es, todo lo más, una bestia.

Giovanni Papini (1881-1956)

Anatema para quien mercadea con las cosas santas y convierte la religión en puntal de la opulencia o en vía practicable solo para los cretinos.

Salvador Espriu (1915-1986)

Todos los hombres son a la vez pecadores y santos, cuando no son criminales y mártires.

Guillaume Apollinaire (1880-1918)

Hay un algo santo, divino, escondido en las situaciones más comunes.

Josemaría Escrivá de Balaguer (1902-1975)

Tres eses hacen dichoso: santo, sano y sabio.

Baltasar Gracián (1601-1658)

La única diferencia entre un santo y un pecador es que el santo tiene un pasado, y el pecador un futuro.

Oscar Wilde ((1854-1900)

 actividades

1. La técnica del claroscuro en el lienzo de Caravaggio «Santo entierro» hace resaltar con la luz los rostros y las manos de los personajes. Pueden verse nueve manos. Has de reconocerlas y comentar en cada caso la expresión que crees que comunican.

2. La Puerta Santa de la catedral de Santiago se abre solamente en año santo jacobeo, es decir, aquel en que la festividad del Apóstol coincide en domingo. Los próximos serán en el 2021, 2027, 2032, 2038 y 2049. Indica las variables de las que depende la irregularidad de esa secuencia. ¿Tiene algo que ver esa variación con la de las fechas de Semana Santa?

3. Entre los autores de las frases que se citan hay un santo, un jesuita, un catalán, un anarquista, un heterodoxo y un surrealista. Trata de adjudicar adecuadamente todos esos adjetivos. Busca también para cada una de esas personas otro calificativo que las represente mejor.

4. La sábana santa, o sudario de Turín, es una tela de lino que, según algunos defendían, era el lienzo que se colocó sobre el cuerpo del Nazareno en su enterramiento, pues parecía mostrar huellas de un hombre crucificado. Las pruebas realizadas por el método de carbono 14 en tres laboratorios independientes coincidieron en concluir que la tela fue elaborada en los siglos XIII o XIV. Describe en qué consiste la prueba del carbono 14.

actividades

Conoce toda nuestra oferta de newsletters

Hemos creado para ti una selección de contenidos para que los recibas cómodamente en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
0 votos
Comentarios

Recuerdos de Semana Santa